Leigh Whannell batalló durante meses con el estudio y la productora, Blumhouse, para conseguir que no se revelase demasiado en la publicidad de su nueva película. Y lo consiguió hasta cierto punto…

Nos quejamos cada vez más de que los tráilers revelan demasiada información y es cierto. Hay películas que tenemos la sensación de haber visto antes de que se estrenen, debido a la cantidad de escenas y sorpresas inesperadas que aparecen en los tráilers. Podríamos indicar alguno reciente como Un Lugar Tranquilo 2 o Fast and Furious 9, pero sólo son dos ejemplos. Al parecer, con El Hombre Invisible, la lucha ha sido considerable para evitarlos, y aun así, se ha colado alguno que ha enfadado a los fans y enfadó al propio director Leigh Whannell. El tráiler final fue lanzado el 7 de febrero y una de las grandes incógnitas se revelaba… pero Whannell evitó que se mostrase aún más.

Conocido por su trabajo en la saga Insidious y Saw, además de su papel como actor en producciones más o menos conocidas, Leigh Whannell ha sido el guionista responsable de crear ambos universos junto a James Wan, pero además dio el salto a la dirección con la tercera entrega de Insidious y con Upgrade, una película de ciencia ficción más que recomendable. Ahora de nuevo en Blumhouse, es el encargado de traer de vuelta a El Hombre Invisible, y además tiene en el futuro el proyecto de remake de 1997: Rescate en Nueva York… De todo ello nos habló a su paso por Madrid.

¿Qué nueva perspectiva o qué nuevo punto de vista querían aportarle al clásico? ¿En qué se parecen y en qué se diferencian?
Creo que lo que quería era hacerla de verdad aterradora para las nuevas audiencias. Creo que la audiencia hoy en día ha visto muchas películas, y está muy preparada para descubrir los trucos, para ver los hilos especialmente en el cine de terror. Quería hacer algo que les aterrase de una forma muy real, usando este personaje que lleva un tiempo ya por aquí. Y espero haberlo conseguido.