La compra final del estudio Metro Goldwyn Mayer por parte de Amazon no cambia los planes para estrenar en cines la nueva película de James Bond y las siguientes de la franquicia del espía inglés.

      Como bien sabe todo el mundo, la compra de MGM por parte de Amazon ya es oficial. Tras varios días de rumores, de idas y venidas, de medios asegurando que era algo hecho o que quedaban meses de negociaciones, ambas compañías han salido a la luz para dar la cara y confirmar la situación. La compra será efectiva en breve por la nada desdeñable cantidad de 8750 millones de dólares. Otras compañías que se interesaron por el estudio no pudieron hacer frente a la costosa operación que incluye un catálogo de 4000 películas y más de 17000 horas de televisión. Un catálogo que la compañía Amazon quiere colocar como gran pieza y poner como lo más valioso del mercado streaming. Y una operación que nos deja varias dudas.

El gigante norteamericano parte como favorito para hacerse con Metro Goldwyn-Mayer, la mítica empresa de Hollywood, dueña de franquicias como James Bond o Rocky.

      Desde hace unos meses ronda por Hollywood el rumor de que Metro Goldwyn Mayer estaba en venta. Con una considerable deuda y con un estreno enorme retrasado durante un año y medio, como es el caso de la última entrega de James Bond, Sin tiempo para morir, que perdía millones cada día que no se estrenaba, la mítica compañía parecía necesitar ponerse en el mercado para poder seguir existiendo, por lo que los rumores de dicha compra empezaron a circular desde finales de 2020, aunque se aseguraba que la MGM pretendía, primero, estrenar la película de Daniel Craig para poder hacer caja y no sólo mejorar el trato de venta, sino también poder sanear sus maltrechas cuentas. Unas cuentas en las que, pese a todo, se han reportado unos beneficios de 29 millones de dólares en 2020, pese a la pandemia.

El próximo proyecto para Netflix y Apple, no sería una serie o una película, parecer ser que la siguiente jugada de estos dos ´colosos´ del streaming sería la adquisición de la MGM.

Igual que una partida de ajedrez, con estrategias bien calculadas y movimientos lentos pero efectivos. Así  podrían estar ocurriendo los hecho entre Netflix,  Apple y MGM, y  los directivos de estas tres compañías estarían echando humo. Es más que obvio que el formato ´streaming´ es uno de los más demandados en la actualidad, y cada vez son más las personas que eligen estas plataformas para disfrutar de películas y series desde su casa. Con esto, es normal que estas plataformas quieran contar con entre sus colecciones con estrenos de grandes industrias del cine.