Salvador del Solar reflexiona sobre la imposible relación amorosa entre un violador y su víctima. Con imaginación e introspección psicológica, el director sudamericano explora los aspectos más oscuros de la Dictadura militar en Perú, así como sus consecuencias en los supervivientes de las torturas llevadas a cabo.

Harvey Magallanes es un tipo callado y solitario, cuyo trabajo diario consiste en acompañar a dar un paseo a su antiguo y avejentado coronel del ejército (ahora impedido en una silla de ruedas), y en ejercer como taxista ilegal para un excompañero de cuartel que regenta un bar. Marcado por un pasado violento y dado a los desmanes de fuerza, este hombre siente que su mundo se tambalea, cuando una joven sube a su taxi. Sin que la dama lo note, el protagonista no le quita el ojo de encima. Ella parece no reconocer al individuo, pero él sí que se acuerda de la muchacha. La chica es la misma persona a la que el otrora coronel de HM retuvo hace años en sus dependencias, sometida en todo momento a los abusos sexuales del alto mando del ejército.