Crítica Marea Negra ****

Noviembre 23, 2016
Sólida y competente actualización de las claves del cine de catástrofe con buena textura dramática.

Apoyándose en los hechos reales y en un buen reparto, Peter Berg pone al día la fórmula del cine de catástrofe para públicos actuales con una película que consigue meternos de lleno en el incendio de una plataforma petrolífera a través de un despliegue visual que está en el momento que debe estar sin devorar a los personajes, cosa que sí sucedía en el cine de catástrofe más tradicional.

Berg ha esquivado ese y todos los lastres de la fórmula de cine catastrofista, mucho más simplón y superficial que su propuesta. Partiendo de hechos reales, hace que toda la capa de melodrama esquemático y tópico que marcaba el sustrato de amenaza milenarista que tradicionalmente impregnara el cine catastrofista en su estrutura trdicional, incluso en sus mejores propuestas, que sin duda son La aventuras del Poseidón y El coloso en llamas, desaparezca con todos sus excesos de musicodepedencia exageraciones y estereotipos varios para dejar paso a la recreación de los acontecimientos previos a lo que ocurrió realmente en la plataforma Deepwater Horizon en abril de 2010. De ese modo consigue establecer una fórmula dominante sobre la del catastrofismo propiamente dicho en la que prima cierto aire documental de intento de reconstrucción y denuncia delo ocurrido, pero incluso en la misma pretende y consigue casi en la totalidad del metraje mantener una saludable objetividad y una limitada manipulación del espectador que contribuyen a aportar más interés al conjunto de su película. El alarde melodramático se lo guarda para el desenlace, pero en una clave contenida.