Mesa 19 **

Marzo 30, 2017
Irregular comedia, en la que las situaciones disparatadas quedan diluidas por un humor demasiado simple y escasamente efectivo.

¿Quién no se ha sentido alguna vez un bicho raro en una boda a la que haya asistido? Tras las preguntas relativas al estado civil y al trabajo, el momento de ser alojado en una de las mesas del banquete puede ser más determinante de lo que parece. Por lo menos, en el bodorrio montado por Jeffrey Blitz así queda reflejado, cuando la protagonista baja de la categoría de ser la dama de honor a sentarse en el sitio reservado para los catalogados como “mejor que no hubieras venido”.

El director monta el arranque con este supuesto realmente prometedor, pero la idea pronto queda hundida en un lodazal de diálogos sin chispa, y de escenas que pivotan sin solidez entre las metáforas existenciales de naturaleza a lo Virgen a los 40 y los dramas de mercadillo.