Crítica de la película Molly's Game

Muy buena. Una de las mejores películas del año que acaba de comenzar.

En su carrera como guionista, Aaron Sorkin ha demostrado ya su eficacia para devolverle al cine su estilo más elegante y a los actores sus mejores armas de diálogo para hacer frente a la construcción de sus personajes. Series como El ala oeste de la Casa Blanca, Studio 60 o The Newsroom y películas como Algunos hombres buenos, La red social, Moneyball: rompiendo las reglas o Steve Jobs así lo demuestran. Pero ahora, ejerciendo como director en Molly´s Game completa ese viaje que inició en el guión consiguiendo que esos diálogos trepidantes, esa creación brillante de personajes y conflictos y, no lo olvidemos porque es lo más importante, la capacidad de sus fábulas de poder para definir los puntos débiles y los puntos fuertes de nuestra realidad, lo bueno y lo malo trabajando sin maniqueísmo en el territorio gris de la ambigüedad, se acoplen como un guante al desarrollo visual de su propuesta. Era el paso final. Y es un paso que ha dado con decisión y pericia en este primer donde además demuestra que domina la dirección de actores desde la propia creación de los personajes. Se diría que ya estaba dirigiendo a los actores cuando estaba escribiendo sus personajes. Ojo porque esto nos sitúa en el arranque de una filmografía como director de Aaron Sorkin que a primera vista se presenta con muy buenas perspectivas de futuro. Si todo va como puede deducirse después de ver Molly´s Game, nos espera muy buen cine de este director. Y tal como está el paisaje de fabulación cinematográfica en los últimos años, eso siempre es buena noticia.