Crítica de la película Rogue One: Una Historia de Star Wars

Mejor que el Episodio VII y con más personalidad a la hora de tratar la mitología de la saga.

Hace meses, cuando salió el primer tráiler de este largometraje, me mojé en un vídeo y dije que podría llegar a ser mejor y gustarme más que el Episodio VII, y lo cierto es que mis expectativas se han cumplido y precisamente por el camino que yo aventuré en aquel momento. Más libre que la película de J.J. Abrams a la hora de abordar la mitología de Star Wars, Rogue One consigue explorar aspectos realmente novedosos de la misma sin apartarse del espíritu de la franquicia. Es más, incluye numerosos guiños e incluso varios personajes clave que sirven para enlazar perfectamente este largometraje con el Episodio IV, una nueva esperanza. Y de hecho la palabra clave de esta historia es precisamente esa, la esperanza como motor de la Rebelión. Lo que hace Gareth Edwards es sacar el máximo partido a la libertad para contar una historia que se instala cómodamente desde el primer momento en la corriente narrativa de Star Wars pero busca incesantemente y con éxito darle otra vuelta de tuerca a la misma.

Crítica de la película Doctor Strange 

Marvel cine sale con sobresaliente de su mayor reto. Una de las mejores de superhéroes.

Doctor Extraño era para muchos de nosotros un enigma en su traslado al cine. La propia materia prima de viñetas de la que partía era todo un reto para su traslado a la pantalla, pero finalmente la película resultante está entre las mejores producidas por la Marvel en cualquiera de sus fases y además anuncia mayor solidez y madurez para la fase tres de los planes de la compañía.

Hay que aclarar además que es una de esas pocas películas contadas con los dedos de una mano, que merecen la pena verse en 3D. De hecho, es de las películas que mejor defienden una identidad para lo tridimensional que forme parte como un elemento más de la historia. El concepto de lo tridimensional en el cine necesitaba un personaje de las características del Doctor Extraño, con su mezcla de psicodelia, viajes astrales, psicotrópicos y despliegue visual apabullante, para encontrar una justificación plena de sus capacidades. Puede decirse por tanto que, hoy por hoy, y en ausencia de más entregas de Avatar dirigidas por James Cameron, Doctor Extraño ha pasado a ser, con toda coherencia, el mejor embajador del 3D en el cine tomando el testigo de Origen, de Christopher Nolan. Ojo, no es que no vayan a disfrutarla en 2D, pero sí es cierto que parte de la película ofrece una experiencia visual que queda más completa con un visionado en 3D.

Crítica de la película El contable

Muy buena película de intriga y acción. Merece cada euro que inviertan en verla.

Primero: Ben Affleck tapa muchas bocas con su trabajo en esta película, después del cual sólo pondrán en duda sus cualidades para interpretar a Bruce Wayne y a Batman quienes estén empeñados, con maledicencia, en ponerle en cuestión.

Segundo: Jon Bernthal, el Castigador/Punisher de Netflix, lo borda una vez más y demuestra que tiene ya más que ganados papeles protagonistas en el cine.

Tercero: la película es un curioso ejercicio de cine de intriga que trabaja las principales claves del relato de superhéroes trasladándolas al cine de intriga policial. Tenemos una alternativa a Bruce Wayne/Batman con el pasado infantil maltratado por una pérdida. Tenemos un remedo del comisario Gordon (casualmente interpretado por el mismo actor que se hará cargo del personaje en el universo cinematográfico de la DC, J.K. Simmons), y hasta tenemos un remedo o alternativa de antagonista inevitablemente unido, casi como la otra cara de la moneda, al protagonista, que es el papel que interpreta Bernthal. No me extraña que Anna Kendrick se haya postulado como posible Robin a la vista de sus escenas con Affleck/Batman.

Criminal ★★★

Septiembre 02, 2016

Crítica de la película Criminal

Entretenida y competente película de acción con fondo de ciencia ficción.

Tomando a ratos una identidad prestada de películas como Cara a cara de John Woo y la saga de Jason Bourne, Criminal es más divertida de lo que me esperaba y, salvo por su empeño en meter con calzador una subtrama sentimentaloide que no viene al caso y además es difícil de tragar, me parece que funciona muy bien como título de evasión. Bien, muy bien defendida por sus actores, con un Kevin Costner que tira de veteranía para sujetar y construir el personaje protagonista por encima de todos los tópicos que le han echado encima, y sobreviviendo incluso a una desnaturalización del personaje de partida que le lleva a convertirse de villano ejemplar en antihéroe a la fuerza, respaldado eficazmente por los siempre infalibles Gary Oldman y Tommy Lee Jones, con Jordi Mollá completando el cuarteto en clave de villano muy solvente. Incluso Gal Gadot, a la que le toca el papel más tontorrón y con menos recursos argumentales, un topicazo de cuidado, esquiva el manto de llorona simplona y edifica como mejor puede algo más asumible por el espectador, luchando con un momento de subtrama promocional de los valores de la familia que francamente se podían haber ahorrado porque es un panfleto moñón y además poco currado que no entra ni con calzador en el resto de la trama.

Ben-Hur ★★

Septiembre 01, 2016

Crítica de la película Ben-Hur de Timur Bekmambetov  (2016)

Sin la épica de las dos versiones cinematográficas anteriores. Una película equivocada.

Adaptación equivocada de la novela de Lewis Wallace, no llega a alcanzar el tono épico de la versión muda dirigida por Fred Niblo ni de la versión en color que dirigiera William Wyler y protagonizara Charlton Heston. Es una revisión no sólo innecesaria sino absolutamente sin brújula temática de la trama original. El tema de la novela de Wallace y de sus anteriores adaptaciones al cine fue siempre el de la venganza del protagonista y su camino hacia la redención y el perdón. No es algo que parezca interesar en exceso a esta nueva versión para el cine que manifiesta tener una visión muy reductora y simplista de lo que es realmente Ben-Hur. Da la sensación de que Timur Bekmambetov y el resto de los responsables de esta nueva visita del cine a las peripecias del príncipe judío Judá Ben Hur han decidido que lo más interesante y definitorio de la historia es la carrera de cuadrigas (con la que de hecho comienzan la historia), y como mucho la batalla en el mar. Es decir: la acción.

Crítica de la película Star Trek: Más allá 

Relevo. Cambio. Estas son las dos palabras que me vienen a la cabeza a la hora de juzgar el tercer largometraje del relanzamiento de la saga de Star Trek que llega esta semana a la cartelera española. Más allá es además un buen acompañamiento del título para explicar la verdadera personalidad de esta nueva propuesta de aventura de space opera que nos propone ésta curiosa franquicia, una de cuyas más carismáticas características es la de regirse argumentalmente por rasgos propios de la ciencia ficción militarista – los conflictos sobre el liderato y el mando y la delegación de responsabilidades están en el epicentro de la saga desde el primer largometraje que dirigiera J.J. Abrams- que conviven con planteamientos de humanismo moralizante. La tercera película, ya sin Abrams como director, aunque indudablemente mantenga cierta influencia como productor, al menos por lo que se refiere a las líneas generales del proyecto, se propone precisamente lo que indica su complemento del sello Star Trek: ir más allá, meternos finalmente en ese viaje de exploración de cinco años de duración de la nave Enterprise. De ese modo, en un ejercicio de coherencia en su propuesta, la película se acerca más que nunca a la serie de televisión original protagonizada por William Shatner y Leonard Nimoy, que en España conocimos con el título de La conquista del espacio. Los guiños y homenajes a la tripulación original y al fallecido Leonard Nimoy que introduce Simon Pegg en los diálogos son un rasgo distintivo de este intento de acercarse más a la serie y buscar de ese modo una apertura con personalidad propia para las nuevas entregas diferenciándolas de las dos películas que a modo de obertura del relanzamiento de la franquicia dirigiera J.J. Abrams: Star Trek (2009) y Star Trek: en la oscuridad (2013). De manera que la primera reflexión o apunte que cabe hacer sobre Star Trek: Más allá, es que es la más cercana al ritmo y el tono viajero de space opera que presidía la serie original creada por Gene Roddenberry para la cadena de televisión NBC y que se emitiera entre 1966 y 1969. Y aclaro que me refiero concretamente a esa primera singladura de la nave Enterprise en la pequeña pantalla, no a la heredera televisiva de la misma, Star Trek: la nueva generación, lo cual es interesante, porque marca un sendero por el que podrían seguir los pasos de esta serie en una rama del árbol genealógico de la franquicia que claramente está en relación a las aventuras de Kirk y Spock, tanto en la pequeña como en la gran pantalla, y no a la posterior versión del universo Star Trek que protagonizara el capitán Picard encarnado por Patrick Stewart.

Crítica de la película Escuadrón Suicida

Una de las películas de superhéroes y variantes más divertidas y dinámicas que he visto.

Al acabar la proyección tuve claro que iba a volver a verla más de una vez. Esa es buena señal en mi caso. Divertida y sólida en su propuesta argumental, con una Margot Robbie que se hace reina de la fiesta desde su primera aparición y un Will Smith que está mucho mejor de lo que me esperaba y de lo que ha estado en sus incursiones en el cine de evasión y entretenimiento en los últimos años. En cuanto al Joker de Leto, imagino que algunos van a coger la madeja de hilo por donde no toca –las comparaciones con sus precedentes- y van a ponerlo a parir, pero no es el caso. Siempre me inclinaré ante ese monstruo de Nietzsche que construyo sobre el personaje de Joker Heath Ledger en El Caballero Oscuro, pero lo bueno del JokerLeto es precisamente que no pretende dar más de lo mismo, ni imita, ni homenajea, ni recicla, ni guiña… Al contrario. David Ayer y Jared Leto han construido un Joker totalmente diferente, una alternativa sólida, competitiva, cuyo acierto es precisamente desarrollar su propia personalidad y su propio camino en esta enésima reinvención del personaje en lugar de repetir lo ya visto y lo ya conocido. Este Joker se mueve por una clave distinta a la que le conocemos en el cine hasta ahora, que es su vínculo con el personaje de Harley Quinn. Habría sido fácil para el director poner a Leto a seguirle la pista a lo hecho anteriormente con el Joker, pero ha preferido arriesgarse, como lo ha hecho con todos los demás elementos de su propuesta de cine de entretenimiento y evasión en Escuadrón Suicida. Además la película tiene la mejor versión del personaje de Amanda Waller que hemos visto hasta el momento, finalmente liberada como el tipo de personaje que es en las viñetas.

Vuelve el mejor Spielberg con una gran película de espionaje. Si están pensando en cine tipo James Bond, Jason Bourne o Mission Impossible, ya pueden ir olvidándose, claro. Esto está más cerca de una novela de John LeCarré, algo donde lo que importa siempre son los personajes, no los actos, y una carta de amor al cine clásico, pero como es habitual en el caso de Spielberg, con personalidad propia, con su propio sello narrativo y un ritmo que no diremos que sea trepidante, pero que va en aumento hasta un soberbio final donde la tensión se siente en la sala gracias a la maestría del director. Empieza a sonar como seria candidata en la temporada de premios, y la verdad es que más de una nominación puede llevarse.

Una historia basada en hechos reales que nos lleva a la época de la Guerra Fría y al descubrimiento de un espía, interpretado soberbiamente por Mark Rylance, y un abogado que debe defenderle en un juicio, con la intención de que el mundo sepa que Estados Unidos respeta los derechos incluso de los espías… Pero la cosa se complicará, hasta llevarnos a un intercambio en la Alemania dividida que convierte la película en dos en realidad, la primera cine de juicios, la segunda cine de espías de la vieja escuela. Tom Hanks se echa encima el protagonismo casi exclusivo de la película con la solvencia habitual, con un personaje que tiene ecos del cine de Frank Capra, un hombre recto, honrado, justo y valiente, que ve como todo su mundo se tensa ante una situación más que inesperada.

Hay otra cosa que me ha llamado la atención en lo referido a cómo mostrar o no mostrar la violencia, aspecto en el que Villeneuve es muy cuidadoso y trabaja bien la dosificación para dejar al espectador un papel de co-autor de la parte más inquietante de sus películas y que también aparece en Sicario. El director tiene muy claro lo que quiere mostrar y lo que no quiere mostrar en su película, es decir, aquello que prefiere que el espectador imagine. Pese a ese tono cercano al cine de Capra, la película tiene un tono ácido y cínico por momentos que nos lleva a sentir mayor simpatía por el espía ruso, un gigante Rylance, que se ha ganado la nominación al Oscar desde ya, que por los supuestos “buenos” americanos, la CIA, el poder judicial, los propios amigos y colegas del protagonista o, incluso, el propio pueblo anónimo, muy llevado al linchamiento público desde el anonimato… Brilla así con personalidad propia la parte judicial, como también lo hace el viaje a Alemania, la parte de cine de espías, donde el peligro (real o no) ronda a la vuelta de la esquina.

La personalidad del director, con esa bellísima fotografía, se nota en momentos como el tren cruzando entre las dos Alemanias (una secuencia brillante), la reunión en la embajada rusa, la ironía del relato, la relación de amistad entre Rylance y Hanks… Tampoco perdamos ojo a miembros del reparto como Alan Alda, capaz de que no le olvidemos en apenas un puñado de escenas, o Amy Ryan. Con casi dos horas y media de duración, la película te mantiene pegado a la butaca, impecable en su factura técnica y su narración, maravillosa en casi todos los ángulos (aunque el personaje de Hanks es demasiado… perfecto, no sé si me entienden). El resultado es un gran thriller, con aroma a clásico y que seguramente dejará a los cinéfilos más que satisfechos.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Página 4 de 4