Steven Spielberg construye una efectiva y emocionante película, en la que recuerda los tiempos en que cabeceras como The Washington Post se convirtieron en auténticos azotes del poder político en USA.

Hubo una época en la que el llamado cuarto poder ejercía como tal, y amedrentaba a la Casa Blanca con sus incendiarias portadas y exclusivas. Dentro de ese equipo de rotativos aguerridos, The Washington Post protagonizó los episodios más decisivos para acabar con la administración del irascible y poco carismático Richard Nixon.

Antes de producirse el escándalo del Watergate (investigación histórica llevada a cabo por dos periodistas de The Washington Post, la cual es estudiada obligatoriamente en las facultades de Ciencias de la Información de todo el mundo), el citado diario capitalino inició su campaña en favor de la libertad de prensa, con la aparición de los llamados “papeles del Pentágono”.