El final de la franquicia Tron llega casi antes de despegar. La película fallida de los ochenta, convertida en título de culto a lo largo de los años, sobre todo por sus avances en el campo de los efectos especiales, tuvo un resurgir con la secuela Tron Legacy, que sin convertirse en una película que reventase las taquillas en todo el mundo, lo hizo muy bien y se esperaba una secuela desde su estreno, tras recaudar 400 millones de dólares en todo el mundo. Lo curioso es que hace apenas unas semanas su director, Joseph Kosinski, y sus dos protagonistas Garrett Hedlund y Olivia Wilde, anunciasen que la película estaba en fase de preproducción, algo que según The Hollywood Reporter había comenzado ya a hacerse realidad en Vancouver, justo antes de que Disney haya cortado de golpe la producción y cancelado el proyecto, una circunstancia de lo más peculiar que ha dejado a todo el mundo compuesto y sin novia.

El problema parece claro. Según explica The Hollywood Reporter, el motivo de que Disney cancele la película cuando empezaba a prepararse para el rodaje, se encuentra en el fracaso comercial de Tomorrowland, la película estrenada hace apenas una semana y protagonizada por George Clooney, que apenas ha conseguido atraer al público en el mercado doméstico e internacional, y que ha hecho que la casa del ratón Mickey se replantee el rodaje de más películas de ciencia ficción por el momento, centrándose en la adaptación de sus películas de animación clásicas convertidas en cine de carne y hueso, como La Bella y la Bestia, con Emma Watson, que han probado ser mucho más rentables en taquilla, como puede comprobarse por los resultados de Maléfica, Oz o la reciente Cenicienta. No sé si habría muchos fans de Tron en el mundo, pero se han quedado sin nueva película…

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine