Crítica de la película Mamma Mia: Una y otra vez

Buena secuela musical, en algunos aspectos incluso superior a la original. Los fans de ABBA y del musical Mamma Mia están de enhorabuena con esta secuela que ofrece más música del grupo sueco y una profundización en el universo creado para el musical. Y los fans de la película, con la vuelta de todo su reparto al completo más alguna incorporación de lujo, también deben estar de celebración. Además porque era muy sencillo equivocarse, hacerlo mal completamente, caer en errores de secuelas y segundas partes varias. La mayor parte del tiempo no lo hace, y así, Mamma Mia Una y otra vez, se convierte en una más que digna película musical. Secuela, sí, pero con identidad propia y con su propia forma de acercarse a los personajes.

Se nota la mano del gran Richard Curtis, ausente por completo en la primera película, para dar nueva vida a la historia. Mamma Mia fue un éxito, pero bebía demasiado de su versión musical, dejando poco o nada como elemento cinematográfico. Era el musical, pero con muy pocos elementos propios personales, más allá de su genial reparto. No había nada realmente único. Que la autora del libreto lo fuese del guión también, explica esa situación. Aquí el guión, basado en una historia de Curtis, corre a cargo del ol Parker, el autor de los guiones de la saga Hotel Marigold. El humor brilla en la película, más que en la anterior. El tono de autoparodia, las ganas de todos de reírse de sí mismos… Todo funciona a la perfección.

En ese sentido es mejor, igual que en lo visual. La película parece tener más presupuesto, pero también más recursos visuales por parte de su autor. El hecho de que sean dos historias en realidad, presente y pasado, ayuda al uso de más colores y a sacar la historia de la pequeña isla para hacerla recorrer mundo de forma acertada. A eso hay que sumar un reparto sensacional, que incorpora nombres como Lily James, Cher o Andy García. Tanta estrella hace que alguno tenga menos tiempo en pantalla de lo deseable, y que alguna historia secundaria pierda fuerza. Pero con tanto talento en el reparto, con casi todos ellos cantando de forma maravillosa, el éxito parece garantizado.

La película prefiere emplear canciones del grupo ABBA mucho menos conocidas, exceptuando un par de temas, que repetir todo lo escuchado y cantado en la primera película (alguna sí, se repite, pero tiene su lógica). Los problemas son de guión con la película. Hay considerables agujeros en las tramas tanto del presente como del pasado, y se nota que tiene dos películas que quiere contar en una sola, lo que limita una de las historias, mucho menos potenciada que la otra. Necesitaba un guión más elaborado en lo dramático, que no quedase tan cojo ni diese tantas vueltas (musicales o no) alrededor de lo mismo. Podía ser mejor, claro, pero es una digna secuela. Superior a la original, sin lugar a dudas, aunque no sea perfecta.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

VENGADORES: LA GUERRA DEL INFINITO XXXXX

BURLESQUE **

Diciembre 17, 2010

Muchos de los que vayan al cine este fin de semana, al ver la cartelera pensarán “otra con una cantante que se mete a actriz…” cuando se encuentren con Burlesque. No son pocos los ejemplos, desde los continuos fracasos de Madonna, a la olvidable película de Britney Spears o la risión que provocó Mariah Carey. También lo hemos visto en el caso de los hombres, con multitud de raperos pasándose a la pequeña y gran pantalla, aunque quizá el caso más recordado sea el de Eminem con 8 Millas, que seguramente sea a lo que todas estas películas deberían parecerse, o quisieran, tanto en calidad como en la taquilla.

Siempre he dicho que lo peor que le puede pasar a una película es la mediocridad. Quedarse en tierra de nadie, no ser ni buena ni mala. Ser regular, del montón. No destaca, no deslumbra, no aturde. Si una película es al menos buena, pues eso que te llevas. Si es rematadamente mala, seguro que al menos podrás reírte a conciencia. Y recomendarla en plan venganza. Pero si es mediocre… si es regular, del montón, te olvidas de ella a los 10 minutos de verla. No te ha insultado ni ofendido, pero no hay nada por lo que debas recordarla.

Volviendo a las películas sobre cantantes metidos a esto de interpretar, 8 Millas será recordada como una buena película, bien narrada, bien estructurada, entretenida. La mano de Curtis Hanson se le notaba por todas partes. Mientras que la película de Mariah Carey, Glitter, era tal despropósito que la gente se partía la caja continuamente de lo mala que era, produciendo el efecto inverso de lo que sus responsables creían. Algo similar a Barridos por la Marea, con Madonna. A veces son más divertidas que cualquier comedia al uso.

burlesque-movie

Burlesque cae en el territorio de lo común, de lo mediocre, de lo regular. Nunca será mala, la verdad. Pero dudo mucho que emocione a alguien realmente. Ni siquiera a los/las fans más incondicionales de Cher y de Christina Aguilera se les pasará por alto que la película es más bien del montón y que las cosas a destacar son más bien poquitas. Y, de nuevo, la culpa es del guión.

No importa lo mucho que se esfuerce un reparto, un director, un diseñador… Si no hay un sólido guión debajo, no hay mucho que hacer. Esa es la base sobre la que se construyen las grandes historias, las mejores películas. El punto de partida de la película no es que sea el más original del mundo, chica de pueblo que llega a la gran ciudad deseando triunfar. Lo hemos visto mil veces y lo veremos mil más. Pero si el guionista es bueno o el esfuerzo es el adecuado, traerá un nuevo punto de vista, nuevas situaciones, nuevas oportunidades. Aquí, de eso, no hay.

Han tomado El Bar Coyote como punto de partida y la han calcado escena a escena. Jamás creí que se pudiese plagiar esa película, que no era tampoco el colmo de la originalidad. Pero aquí lo han hecho. Hay un momento al inicio de la película en la que vemos a la protagonista esconder su dinero y sabemos acto seguido qué va a suceder. Es un mal comienzo, la verdad. Una lástima.

burlesque-2-408461

Así todo el resto de la película se diluye como un azucarillo. No hay emoción, no hay drama posible. Sabemos de antemano lo que va a suceder, cómo y cuándo. Los esfuerzos del equipo por sacar adelante el proyecto se tambalean. Queda una película digna, apañada, olvidable.

Y eso que la Aguilera no lo hace mal y demuestra que tanto rodar videoclips y dar conciertos son siempre una buena escuela de interpretación. Para no hacer el ridículo, que era lo que todo el mundo esperaba. Saca adelante su papel con dignidad y con momentos en los que uno no puede evitar mirarla embelesado. Algo más de problemas tiene Cher para gesticular un poco, pero hay alguna secuencia en la que demuestra que el que tuvo, retuvo, como la discusión con Kristen Bell a la salida del local.

Lo que me lleva a un grupo de secundarios que no tienen donde rascar en su papeles y que hacen lo que pueden con ellos. Peter Gallagher con sólo tres o cuatros frases de guión se cree su papel y hace que nos lo creamos (ese hombre es un excelente actor), lo mismo que Bell, que no tiene el papel más agradable de la función, pero lo saca como puede gracias a su talento y sus ganas. Más problemas tienen Eric Dane o Cam Gigandet, que pueden contar sólo como rostros bonitos, aunque el segundo tira de carisma como puede. Eso sí, Stanley Tucci está, como siempre, soberbio. Deberían crear una categoría de Oscar sólo para él. Qué monstruo… Y Alan Cumming está desaprovechado a más no poder…

Burlesque-Movie-2010-Poster-and-Review2

LA música y las coreografías cumplen con su papel. Hay de todo y para todos los gustos, aunque algunos números sean más interesantes que otros (la entrada de Aguilera en el Burlesque contra el prescindible número a solas de Cher). Si eres fan de la cantante o del tipo de música que ofrece la película, eso te hará ganar puntos.

Seguramente leeréis por ahí que la cinta está destinada al público femenino o gay, y la verdad, me considero un heterosapiens, como dice mi compañero Payán, y salí más que feliz con la cantidad de bellezas y carne que aparece en la película. Quizá demasiado maquillaje en la protagonista, pero no creo que cualquier novio o marido se vaya a quejar por lo que ve en pantalla. Más bien lo contrario.

En resumen, Burlesque es una película que no molesta ni aturde, no ofende ni emociona. Como primer proyecto en cine de Christina Aguilera, no está mal, pero tampoco bien. Tiene cosas a favor, como la música o el esfuerzo del reparto, el decorado y ciertas coreografías. Pero es una película que acaba por naufragar debido a su insulso guión, carente de cualquier originalidad o interés. Una película para pasar el rato y olvidarla en menos tiempo del que se tardó en verla.

Jesús Usero