Deadpool ★★★★

Febrero 12, 2016

Crítica de la película Deadpool

La primera gran comedia gamberra de superhéroes da en el blanco.

Risas: muchas. Acción: mucha. Diversión: mucha. Ritmo: perfecto. Chistes: muchos. Guiños y autoparodia: una carreta completa. Capacidad para entretener: garantizada. Respeto por el original: total.

Deadpool se aplica a la tarea de cerrar una etapa y abrir otra en lo que a cine de superhéroes se refiere, o al menos eso me parece a mí. Para empezar es la primera comedia gamberra de calidad del subgénero de superhéroes. En el humor va más allá de lo que Ant-Man sólo podía insinuar muy ligeramente y a pinceladas, así que podemos decir que Fox le ha ganado esta mano de la comedia disparatada a la Disney, porque obviamente Disney, con su producción “para toda la familia”, no puede ni asomarse a olisquear lo que han hecho en esta divertida película de Masacre. De paso aclaro que para mí, como para muchos otros aficionados al cómic españoles, el mercenario bocazas es y siempre será Masacre. Tal y como he escrito en las redes sociales, tres horas después de ver la película me sigo sorprendiendo a media sonrisa al recordar algunas de sus gamberradas.

Crítica de la película Resacón 3

Divertida y con algunos momentos desternillantes, pero más floja que las dos anteriores.

El cierre de la trilogía de Resacón en Las Vegas se me antoja agridulce. Por un lado esta tercera entrega sigue teniendo algunos momentos hilarantes que reposan esencialmente en los personajes del señor Chow (Ken Jeong) y Alan (Zach Galifianakis), tiene el chiste de la jirafa y un epílogo totalmente gamberro. Por otro se ha quedado lejos del grado de hilaridad conseguido por el viaje de los protagonistas a Tailandia en la segunda entrega, la mejor de la saga, y privada de la sorpresa y algo más domesticada, tampoco alcanza el nivel de la primera. Es por tanto la entrega más floja de Resacón, lo cual no es óbice para que, comparada con otras comedias que nos llegan a la cartelera, siga siendo mejor que la mayoría de ellas. Lo que ocurre es que no da la talla ante sus dos predecesoras. Pero no debemos olvidar que tanto la 1 como la 2 pertenecían a otra galaxia por comparación con las humoradas del cine americano que llegan a nuestras pantallas.

Dicho de otro modo más claro: que te ríes en casi todo el metraje, pero está algo por debajo de las dos entregas previas. Esa sensación se acentúa por varios aspectos. El primero es que los personajes de Stu (Ed Helms) y Phil (Bradley Cooper) parecen una versión más domesticada de los que conocimos en las dos entregas anteriores. En ellos se refleja cierto agotamiento de la fórmula que no tiene mucho sentido, porque otro aspecto es que la película tiene algunos chistes y elementos que quedan algo desperdiciados. Ejemplos para que quede claro: los perros, que parecen prometer más juego pero quedan sin chiste, el personaje de Melissa McCarthy (su choque de titanes con Galifianakis merecía más desarrollo y más aprovechamiento a golpe de gag), ese mazo rompeparedes, el encuentro de Alan con el niño, que se deriva en momento entrañable cuando debería buscar el disparate, como en la primera entrega), la fiesta de Chow en el hotel de Las Vegas, el asalto a la misma desde la azotea, la persecución por las calles (¿recuerdan la trepidante persecución de puro disparate en la segunda?), John Goodman tampoco está bien explotado, como los personajes del niño y el amiguete heavy invitados a esa charla inicial para convencer a Alan, que están pidiendo a gritos más juego humorístico… Además la película lucha consigo misma, o mejor dicho, con su desternillante gag de la jirafa, un principio prometedor, uno de esos arranques que nunca debes meter al principio de la película a menos que estés seguro de que tienes más munición y mucho más poderosa para poder equilibrar y mantener las carcajadas del público al mismo nivel. Eso no ocurre en esta ocasión. Es lo que me lleva a pensar que en primer lugar la película anda algo falta de ritmo y por otra parte no tiene ni la frescura de la primera ni esa vocación por instalar el caos y el disparate de la que hizo gala en la segunda entrega… al menos hasta llegar a esa píldora final después de un primer arranque de títulos de crédito, un fragmento absolutamente genial, perfectamente a tono con las dos entregas anteriores, del nivel de caos disparatado de la segunda entrega, o lo que es lo mismo: del nivel de la apertura con la jirafa. Se echan además en falta fotos finales, un chiste recurrente en las dos películas anteriores que te hacía salir del cine con una sonrisa de bobo optimista en la boca y la sensación de haber participado realmente en la despedida de soltero como uno más de la Manada de Lobos pringados que protagonizan la saga. Otro tema a tener en cuenta es la reiteración de chistes relacionados con los afectos de Alan por Phil, que son un mecanismo de eco repetitivo de las dos películas anteriores y deberían haber encontrado ya en esta tercera entrega alguna fórmula para sorprendernos algo más o romper en algún gag. Frente a estas carencias hay que decir que, como presagia el arranque carcelario de esta tercera entrega, Kim Jeong se echa sobre las espaldas toda la película y en mi opinión se ha ganado a pulso su propia saga como protagonista absoluto, participando en casi todos los momentos más hilarantes de esta tercera entrega. Jeong sí hace honor a su naturaleza en las dos entregas anteriores y merece tomar las riendas de su propia historia, que promete sería incluso más disparatadas que las entregas de Resacón que conocemos hasta el momento. Se necesita de urgencia un spin off ya mismo para este actor y este personaje, por favor. Lo está pidiendo a gritos y se lo ha ganado a pulso, aunque los guionistas no hayan estado tampoco muy afinados a la hora de sacarle todo el jugo a su volcánica e imprevisible naturaleza como agente del caos. Pero lo cierto es que la película está ya vendida simplemente porque los seguidores de las dos entregas anteriores no creo que puedan pasar sin disfrutar algunos hilarantes momentos de Jeong o perderse el desenlace del gag de la jirafa o ese epílogo que me ha hecho pensar que realmente lo que quiero ver es lo ocurrido con estos personajes que tanto me han hecho reír en estas tres entregas para haber llegado hasta ese disparatado desenlace. Así que incluso con su nivel de hilaridad algo por debajo de las dos anteriores, Resacón 3 me sigue pareciendo una excelente propuesta para ir a echarse unas risas al cine este fin de semana, y tal como está la vida, eso es decir mucho. Las risas están garantizadas. Y aprovecho esta última línea de texto para insistir en mi petición de que el señor Chow tenga su propia película cuanto antes. Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK



Crítica de la película Resacón 2, ¡Ahora en Tailandia!

Siempre se dice que segundas partes nunca fueron buenas. Tampoco hay que ser un experto cinéfilo que se sabe de carrerilla todas las secuelas cinematográficas de la historia para saber que esa afirmación tiene mucho de cierto. Que muchas de las secuelas que vemos no valen para mucho más que para llenar salas de cine y arcas de las distribuidoras. Películas sacacuartos que acaban decepcionando hasta a los más fervientes seguidores de la película original. Sea por falta de originalidad, por excesos visuales o por simple agotamiento de la fórmula. Las secuelas no suelen gustar. (Otra cosa es que sigamos viéndolas o no…)

Pero también hay secuelas brillantes, dignas sucesoras de la original y excelentes películas que saben enganchar al público y que a veces incluso superan al original. Películas como El Padrino 2, El Imperio Contraataca, Aliens El Regreso o Zombie, de la que hace no mucho hablábamos en uno de nuestros debates, son películas que demuestran que se pueden hacer buenas segundas partes. Muy buenas de hecho. No hace mucho en estas mismas líneas, les hablaba de Kung Fu Panda 2. Y me juego unas cañas a que Cars 2 es tan buena o más que la original. Pues algo muy parecido sucede con Resacón 2… Que es muy buena, y, por momentos, más salvaje y divertida aún que la original.

Eso sí, muchos la han despellejado ya por ser un calco de la original. Una copia que repite paso por paso todos y cada uno de los elementos de la primera película, pero situándola en un nuevo escenario, el de la ciudad de Bangkok. Y sí, es cierto, lo hace. Es un calco de Resacón en Las Vegas. Pero descarado, además. Seamos serios. O, mejor, no lo seamos tanto. Cuando en una comedia como ésta, resulta que nos repiten toda la trama de la película original, ¿no será que es un chiste más? ¿Otra broma dentro de la película? Se ve a la legua que lo que buscan los guionistas y el director Todd Phillips, es conseguir que el espectador sonría por inercia, por el mero hecho de pensar “Pero que sinvergüenzas que son…”. Es un guiño de los propios autores del asunto para con el espectador que se refleja hasta en los diálogos (como la conversación telefónica inicial). Y nosotros aceptamos ese guiño y aprovechamos para pasárnoslo en grande.

Porque Resacón 2 es una de las películas más esperadas del año, como demuestra su brutal carrera comercial en USA. Y eso que la primera parte empezó como una película algo desapercibida en nuestro país, pero gracias al boca a boca se mantuvo. Y el DVD y la televisión (y la piratería, para que engañarnos), la han convertido en una de las comedias más respetadas por la audiencia de los últimos años. Porque no tomaba prisioneros. Porque era salvaje, bestia, políticamente incorrecta y muy divertida. Y sin hacer bromas escatológicas, aunque aprovechando muy bien el cuarto de baño, hacía reír a la gente a base de bien.

La segunda parte hace reír tanto o más. De hecho es aún más salvaje, bestia y políticamente incorrecta, y ataca lo último que le quedaba por atacar. Chistes sobre la disparidad racial. No, no son chistes racistas. En manos de los tres pringados que protagonizan la cinta no podían ser racistas. Son chistes sobre el choque cultural entre Oriente y Occidente. O sobre las cosas que, pese a barreras como el idioma, nos unen a todos.

Y además se aprovecha algo que ya ocurría en la película anterior. Bangkok, como Las Vegas, aparece como pocas veces la habíamos visto en pantalla, con su cara oculta y su cara más dedicada al turismo. Y allí aparecen Bradley Cooper, Ed Helms y Zack Galifianakis (qué brillante química hay entre los tres o cuatro cuando se suma Justin Bartha), que despiertan sin recordar nada de la noche anterior y con un amigo al que encontrar. Y tendrán que revivir la noche paso a paso para recuperarle. Aunque suponga ser perseguidos por la mafia o entrar en conflicto con agentes del gobierno, sin olvidarnos de un curioso grupo de monjes y un mono para llegar a una boda, la de Stu (Helms) esta vez.

Y no importa que sepamos cómo va a transcurrir la historia porque de eso se trata. La sorpresa no está en lo que sucede a continuación, sino en cómo sucede. La sorpresa no es ver al Mr. Chow interpretado por Ken Jeong, sino cómo, dónde y cuándo aparece. La sorpresa no es que se las tengan que ver con un animal, sino lo que ése animal hace. Y la sorpresa no es que haya fotos en los títulos de crédito, sino ver las fotos y que las de la primera entrega parezcan parte de una película infantil.

Escenas como las del autobús, el monasterio, la venta de drogas o el local de striptease, hacen que se te salten las lágrimas de la risa, y siempre encuentras motivos para sonreír, al menos, durante todo el metraje. Sí, Todd Phillips no es el director con más inventiva visual de la historia, y sí, podían haberse arriesgado más y haber hecho una película diferente, menos intrascendente, más… especial. Pero entonces ya no sería Resacón 2 y quizá no hiciese reír tanto. Porque, además, esa es la única pretensión de la cinta. Hacer reír. Nada más. Y encima lo consigue. Aunque Heather Graham no aparezca por ningún lado. Todos y todo lo demás están presentes (pero todos, todos…).

Como les decía, muchos críticos la han atacado por el hecho de la falta de originalidad en lugar de aceptarlo como una broma más, otra de las muchas que aparecen en la película. Yo sólo sé que en una sala llena de periodistas las risas no escasearon durante la hora y media de proyección. Así que alguien quizá miente… Lo mejor que pueden hacer es juzgar ustedes mismos. Con un grupo de amigos y unas cervezas hay pocas películas que puedan ofrecer tanto por tan poco. Y no olviden quedarse hasta ver todas las fotos.

Estos tipos son tan buenos, que encima guardan lo mejor para el final…

Jesús Usero

COMENTARIOS