Miles de usuarios reciben cartas exigiendo dinero por las descargas ilegales

La guerra a las descargas que comenzó hace más de dos años en el País Vasco está ampliando la zona de cobertura y las personas implicadas. Estamos hablando del envío de cartas a cientos (¿miles?) de clientes de Euskaltel, Movistar y seguramente muy pronto a otros del resto de operadoras. Y es que a éstos se les acusa de infracción de derechos de propiedad intelectual de series como Ash vs. Evil Dead o de las películas Dallas Buyers Club, Lady Bloodfight, Wind River, Un hombre de familia o Desaparecido en Venice Beach, al realizar actos de difusión no autorizada a través de servicios P2P (Peer-to-Peer) como torrent o emule (mientras un usuario descarga desde su ordenador un contenido lo está compartiendo con otros).