Sin duda puede tratarse de la noticia cinematográfica más importante del año. The Walt Disney Company ha anunciado la compra de Lucasfilms a George Lucas, poseedor del 100% de la compañía, por un valor total de 4050 millones de dólares, lo que supone la friolera de alrededor de 3125 millones de euros por hacerse con los derechos de explotación de Star Wars, principalmente. La compañía del ratón Mickey ha adquirido una empresa cuyas películas, sólo en cines, han recaudado alrededor de 4300 millones de dólares en todo el mundo y que han incorporado a la cultura cinematográfica sagas tan emblemáticas como la antes mencionada de Star Wars o Indiana Jones, aunque de momento a ésta no pueden hincarle el diente desde Disney, porque Paramount tiene un acuerdo aún vigente para la explotación comercial del personaje. Eso ha provocado que desde Disney se hayan centrado en Star Wars, con una noticia bomba que ha tardado bien poco en correr como un reguero de pólvora. Tendremos nueva trilogía, con la idea de lanzar una película cada dos o tres años, algo que ha comentado el presidente de Disney, Bob Iger, en un vídeo que, a modo de comunicado de prensa, lanzaba la notica en todo el mundo. El propio George Lucas aparece en el vídeo comentando que llevaba tiempo pensando en retirarse e incluso había cedido el mando de la compañía a Kathleen Kennedy, junto a la que llevaba un tiempo trabajando y buscando guionistas para los mencionados episodios VII, VIII y IX, además de otras películas basadas en este universo y la tan esperada serie de televisión. Al parecer, según Lucas, desde que cedió el liderazgo de la compañía a Kennedy en junio de este año, lo único que le quedaba por hacer era encontrar un nuevo hogar para Star Wars, y lo ha hecho con Disney, algo que también sirve de plan de jubilación para Lucas, pues el dinero recibido por Lucasfilms se divide en la mitad en dinero y la otra mitad en 40 millones de acciones de Disney. No está mal como plan de jubilación.