“Hay un paralelismo entre la situación de crisis de hoy y la que llevó a los españoles a emigrar en los años 60”, comentó el director y actor Carlos Iglesias ante una veintena de periodistas con los que celebró el final del rodaje de 2 francos, 40 pesetas!, la segunda parte de la exitosa “Un franco, 14 pesetas”.

“Sólo en el cantón suizo donde hemos rodado –añadió- han vuelto ya 23.000 españoles. Por eso, también, esta película es un canto a la esperanza, una forma de explicar que si de aquella crisis salimos, de esta también lo vamos a hacer”.

Más allá del dramatismo de estas palabras, la película es, sobre todo, una comedia. Así, con tono festivo y divertido, El Café Gijón reunió a buena parte del equipo en un encuentro con los medios en el que se comentaron los grandes y pequeños detalles de esta película producida por Juan Gona. Café, churros y croissants, sonrisas y muchas ganas de compartir con todos la alegría de haber terminado la primera parte de un proyecto cargado de ilusión.

La historia se sitúa en 1974, un año marcado por la crisis del petróleo. Dos jóvenes, Pablo (Adrián Expósito) y su amigo Juan (LuisBer Santiago) deciden viajar en interrail a Suiza. En paralelo, los padres de Pablo, Martín (Carlos Iglesias) y su mujer hacen otro viaje a Suiza para ver si pueden volver como emigrantes. Pero la Suiza que se encuentran ya no es la misma. Personajes ya conocidos, nuevas incorporaciones (entre otros Lolita Flores), un mayor toque de humor y la colaboración de un gran equipo han conseguido que este proyecto se pusiera en marcha, y se realizara en tan sólo 6 semanas, a caballo entre Suiza y España.