El gato con botas ***

Noviembre 21, 2011

Si de una forma tenía que haber continuado la saga Shrek hace tiempo, es sin duda con la fórmula de El Gato con Botas. En lugar de exprimir como posesos la gallina de los huevos de oro como hasta dejarla irreconocible y con serias dudas sobre la calidad en general de la saga (sobre todo la cuarta entrega me parece la más floja de todas, hasta el punto de resultar aburrida y sin gracia, cosa que las dos primeras entregas no eran…). La nueva película aprovecha el personaje más carismático que ha aparecido en el universo Shrek para muchos, el mencionado gato del título, y sabe sacarle partido con frescura y mucho sentido del humor.

{youtube}UH7Iim46Z0I{/youtube}

Porque, ante todo, la película parece consciente de las limitaciones que da el mundo de cuentos de hada en el que se mueve. Sabe que todo lo relacionado con ese universo está casi contado en cuatro películas anteriores, por mucho que ésta sea un spin off, y que ya no se puede sorprender al espectador por ese camino. Así que lo que hace es tomar el camino del humor descacharrante y de aprovechar el carisma del personaje central para narrar una aventura para toda la familia.

Y sí, tiene demasiados tópicos, abunda esa eterna confusión americana sobre la procedencia del personaje y de la cultura hispana, aquí como siempre pensando que España está al sur de México, con ese pueblo de la frontera y sus personajes. Y luego, como para dejar claro que Antonio Banderas, la voz del gato en medio mundo, es español, le ponen a bailar flamenco. Con arte y salero. Toma ya. Sin tópicos ni desvaríos… Ese es el mayor punto negro de la película. Una cosa es falta de originalidad y otra caer en tópicos bastante ridículos…

Pero sabe sobreponerse a ello con una aventura continua en la que siempre están pasando cosas, muy bien enlazadas y muy entretenidas, desde persecuciones a peleas a espada, con desiertos, calles y habichuelas mágicas. Siempre está sucediendo algo de un lado a otro. Con flashback incluido para que descubramos la infancia en un orfanato de El Gato con Botas y como conoció a Humpty Dumpty, personaje capital en esta película. Todo ello salpicado con lo mejor de la película, un surrealista, efectivo, gamberro y refrescante sentido del humor que arranca verdaderas carcajadas, como ese gato sorprendido que sale de la nada detrás de los personajes, la infancia del gato y la primera vez que le oímos hablar, la taberna… Te ríes y te ríes a base de bien.

Además Banderas controla a su personaje a la perfección, tanto en inglés como en castellano, donde ya ha hecho famoso el acento malagueño que luce durante todas las películas. Un acierto de película familiar que tiene un 3D espectacular y que puede ser vista por toda la familia, grandes y pequeños, que seguramente encontrarán más de un motivo para sentir que han disfrutado de la experiencia y no han tirado su dinero. Un éxito garantizado.

Jesús Usero

{youtube}mCs4vfBaABI{/youtube}