María Ripoll firma la adaptación al cine de la exitosa novela de Laura Norton, sin humor de múltiples lecturas y un sentido de la armonía romántica realmente encomiable. Una obra en la que brilla especialmente la enérgica interpretación de Verónica Echegui.

Una chica, que no ha tenido mucha suerte en la vida, ve cómo su tienda de plumas en Madrid presenta visos de quiebra anunciada. Mientras la joven intenta cuadrar cifras, ésta recibe la noticia de que su hermana se va a casar, pero la sister no cuenta con el apoyo de sus padres. Motivo por el que la futura esposa se traslada al piso de la protagonista, junto al que será su marido. Una concentración a la que se añade el progenitor de ambas, quien abandona el domicilio conyugal por la infidelidad de la madre. Y si todo esto no era suficiente, la dueña del establecimiento de plumas descubre que el prometido de su hermana es el mismo chico del que ella estuvo colgada durante el instituto.

Tales líneas argumentales son las que conforman la historia orquestada por María Ripoll (Ahora o nunca), la cual se inscribe a la perfección dentro del tipo de comedias hispanas y románticas que han triunfado en las carteleras de la llamada Piel de Toro durante la última década, con títulos del calado taquillero de Ocho apellidos vascos.