Esta mañana finalmente he visto Avatar.

Dos horas cuarenta de maravilla visual sin comparación posible con nada que podamos haber visto antes en el cine.