Han pasado varios meses desde que la serie creada por Álex Pina, la primera de su recién nacida Vancouver Media, para Atresmedia, terminase su singladura en nuestro país de la mano de Antena 3. 15 episodios, divididos en dos entregas que algunos han llamado dos temporadas, pero que en realidad fueron dos tandas de 9 y 6 episodios, de unos 70 minutos de duración (lo habitual en las series españolas) y con un discreto éxito, que arrasó en su estreno con más de 4 millones de espectadores, pero fue perdiendo fuelle poco a poco y su final contó con un discreto 12,1% de share y menos de 1,8 millones de espectadores. Álex Pina aseguró que la serie no tendría segunda temporada, que la historia era cerrada y que la serie no necesitaba alargar innecesariamente las tramas, algo que el creador sentía que perjudicaba a cualquier serie y que no sería un error que iba a cometer con La Casa de Papel. Así que… ¿cómo la serie se ha convertido en un fenómeno de masas en todo el mundo y en un referente de la televisión nacional e internacional hasta el punto de que ya se habla de un posible spin off? No ha sido un camino sencillo, pero si uno muy satisfactorio en el que ha tenido mucho que ver la plataforma Netflix, que se hizo con los derechos de la serie y la estrenó el pasado diciembre en todo el mundo. ¿El resultado? Un éxito sin precedentes…