La película de Quentin Tarantino, se reestrena este fin de semana en Norteamérica con diez minutos de metraje adicional.

Aún no sabemos qué pasará con Érase una vez en Hollywood en China, debido a la exigencia de eliminar ciertas escenas de la película, algo a lo que Quentin Tarantino se niega. Más bien quiere añadir nuevo metraje eliminado de la película, y así lo va a hacer en Norteamérica desde el próximo viernes, tal y como ha anunciado SONY en un comunicado de prensa que ha encantado a los aficionados del director.