El cine está a partir de hoy un poco más huérfano de fantasía e imaginación. Ha muerto en Londres a los 93 años Ray Harryhausen, maestro del fantástico, figura esencial en la animación de criaturas imposibles fotograma a fotograma, responsable de las imágenes más impactantes de muchas películas que con seguridad han marcado la imaginación de varias generaciones de cinéfilos, como El monstruo de tiempos remotos (1953), Surgió del fondo del mar (1955), La Tierra contra los platillos volantes (1956), 20 Million Miles to Earth (1957), Simbad y la princesa (1958), Los viajes de Gulliver (1960), La isla misteriosa (1961), Jasón y los argonautas (1963), La gran sorpresa (1964), Hace un millón de años (1966), El valle de Gwangi (1969), El viaje fantástico de Simbad (1973), Simbad y el ojo del tigre (1977) o la primera versión de Furia de titanes (1981).