×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 104
- AccionCine - Tu revista de cine y series

Nuestros críticos más dicharacheros Miguel Juan Payán y Jesús Usero debaten sobre Las Mercenarias

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Nuestros críticos más dicharacheros Miguel Juan Payán y Jesús Usero debaten sobre Los Mercenarios 3

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Nuestros críticos más dicharacheros Miguel Juan Payán y Jesús Usero debaten sobre Noé de Darren Aronofsky

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Nuestros críticos más dicharacheros Miguel Juan Payán y Jesús Usero charlan sobre Operacion Dragón el clásico de artes marciales de Bruce Lee.

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Nuestros críticos más dicharacheros Miguel Juan Payán y Jesús Usero debaten sobre True Detective

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Nuestros críticos más dicharacheros Miguel Juan Payán y Jesús Usero debaten sobre el cine de Martin Scorsese

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Nuestros críticos más dicharacheros Miguel Juan Payán y Jesús Usero debaten sobre la saga de Robocop

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Nuestros críticos más dicharacheros Miguel Juan Payán y Jesús Usero debaten sobre las nominaciones Oscar 2014.

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Tarantino está triste y deprimido. Escribió el primer borrador de guión de su próximo western, The Hateful Eight, que tenía pinta de ir a ser algo así como un nuevo homenaje al espagueti western mezclado con su puntito de Los siete magníficos y en clave de variante de Malditos bastardos. Pero cometió el error de confiar en el prójimo. O, mejor dicho, en algunos actores de “confianza”, uno de los cuales le ha agradecido su candidez filtrando el guión, cosa que el director conoció cuando su agente, Mike Simpson, empezó a recibir llamadas de otros agentes que querían meter a sus representados en el reparto.

Así que ahora, más mosqueado que un gato en una peletería cutre, Tarantino dice que no va a dirigir la película, al tiempo que ha dado comienzo lo que Jack Nicholson en Infiltrados habría denominado “la caza de la rata”, o lo que es lo mismo: la investigación para averiguar quién ha sido el chota que se ha ido de la lengua, filtrando el asunto. Las sospechas giran en torno a los representantes de alguno de los actores que recibieron el guión, y un servidor no puede evitar imaginarse a Tarantino imitando a Humphrey Bogart para averiguar quién tiene el Halcón Maltés, con gabardina, sombrerito y cigarro en la boca, por supuesto.

A ver, que un tipo como Tarantino, que se ha pasado la vida escribiendo y haciendo películas sobre la falta de lealtad y la malevolencia de nuestra especie haya sido tan ingenuo como para mandarle el guión de su película a un grupo de actores en esta era de chivateo generalizado por internet me produce dos sensaciones encontradas: la primera es de risa. Porque a estas alturas, el ya veterano realizador debería saber que no te puedes fiar ni de tu sombra, aunque te estés acostando con ella. La segunda es de sospecha, porque esto de las filtraciones y los avisos de intenciones de actores, directores, etcétera a través de páginas y foros en internet puede ser, y de hecho ha sido, utilizado en reiteradas ocasiones como otra forma de propaganda anticipada del producto que se va a ofertar.

En cuanto a la pataleta de Tarantino, no me parece el tema central del asunto. Todo esto no es más que otra muestra de cómo el ser humano hace lo que ya nos anticipó en los años cincuenta Ray Bradbury en el último cuento de sus Crónicas marcianas (si no lo han leído, ya están tardando, y si lo han leído, ya están tardando en darle otro repaso), a saber: “La ciencia se nos adelantó demasiado, con demasiada rapidez, y la gente se extravió en una maraña mecánica, dedicándose como niños a cosas bonitas: artefactos, helicópteros, cohetes; dando importancia a lo que no tenía importancia, preocupándose por las máquinas más que por el modo de dominar las máquinas”.

Tarantino ha declarado que no rodará la película pero mete el guión en un cajón para darle una vuelta al asunto en los próximos cinco años, que es como aquello que le decía Doña Inés a Don Juan en la versión chistosa del trágico romance: “¡Ay, Don Juan, Don Juan, la puntita nada más, que soy doncella!”

Mientras, los sospechosos que recibieron el guión deben estar preguntándose quién de entre ellos es el Judas traidor, al tiempo que el Judas en cuestión se pregunta cómo salir de este asunto más o menos limpio, teniendo en cuenta la que se ha liado.

En la lista de sospechosos, Tarantino tacha a Tim Roth, del que afirma que sabe que no ha filtrado nada, pero cita a Michael Madsen y Bruce Dern, nominado recientemente al Oscar por su trabajo en Nebraska, de los que afirma que uno de ellos pudo haberle dado el borrador a su representante. Tarantino, que afirma que le pasó el guión a seis personas, dice que tiene mucho más material para trabajar con otras historias, así que de momento pasa de rodar la película.

Pues vale. Tampoco tengo claro que encadenar dos western fuera lo más interesante para su filmografía.

Miguel Juan Payán

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Nuestros críticos más dicharacheros Miguel Juan Payán y Jesús Usero debaten sobre Quentin Tarantino y el Spaguetti Western.

"¡Cuchillo se va!"... Esa frase gritada por Tomás Milian en El halcón y la presa se convirtió en mítida para quienes, sumidos en plena adolescencia, allá por los años setenta acudíamos al cine en sesión continua y programa doble para ver las películas de espagueti western rodadas en Italia y España principalmente. Almería se nos convirtió en nuestro paisaje de aventuras favorito mientras Lee Van Cleef hacía justicia con su cara de buitre paciente dispuesto a picotear en los despojos de sus enemigos tras abatirlos a tiro.

Lo bueno de Cuchillo, que fue una especie de rebelde antisistema con un cachondeo de pícaro mejicano dispuesto a reírse del poder que le otorgaba una personalidad muy bien acogida por el púlblico. Era el representante de los perdedores en ese género de triunfadores anglosajones con pistola. El resto de los personajes iban armados hasta los dientes.

Él sólo necesitaba un cuchillo metido en la bota para hacer justicia, y de paso divertirse.

Mítico.

Miguel Juan Payán

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp