Nuestros críticos más dicharacheros Miguel Juan Payán y Jesús Usero debaten sobre series de TV .

Esta mañana, las 14:40 hora española, Chris Hemsworth –sin martillo de Thor-, ha anunciado las nominaciones a los próximos premios Oscar desde el Teatro Samuel Goldwyn de Beverly Hills acompañado por la presidenta de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, Cheryl Boone Isaacs.

Vaya por delante que no creo ni nunca he creído que los premios en general, estos o cualquier otros de los que se entregan a lo largo del año, sean otra cosa que una práctica para promocionar el cine, lo cual por otra parte me parece muy bien, ni pienso que definan qué es lo mejor y lo peor del año (si quieren, pueden revisar también qué pienso de las listas de las mejores del año y otros asunto en mi sección Hollywood en el próximo número de la revista Acción en papel, que está ahora mismo cociéndose en el horno mágico de la imprenta para llegar a tiempo a su cita mensual en el quiosco con nuestros lectores).

No obstante entiendo que estos premios constituyen uno de los máximos puntos de interés informativo para los aficionados al cine así que voy a permitirme dar mi opinión sobre los candidatos nominados este año por si a alguien le interesa conocerla.

Eso sí, antes de hacer un repaso a las principales candidaturas, quiero aclarar que es la edición número 86 de los premios, y por otra parte, en contra de lo que llevo leyendo toda la mañana y seguramente seguirá apareciendo el resto del día, no son los Oscar de 2014, sino en realidad los de 2013, porque premian la producción de dicho año. Los Oscar de 2014 se entregarán en 2015.

Bueno, pues me voy a mojar, pero aviso que en esta quiniela no repartimos jamones a cambio de aciertos.

Mi opinión sobre las nominadas a mejor película es que todas son muy buenas porque estamos teniendo en los últimos meses una cartelera con mucho gancho y están entre lo mejor del año (aunque no son lo único bueno del año, por otra parte, me faltan algunos títulos en esa lista). Sobre 12 años de esclavitud, pienso que la película es buena, pero como casi siempre, el libro es mejor. Lo tengo, así que confíen en mi palabra. Creo que se va a quedar con las ganas. No por lo que ha ocurrido en el reparto de Globos de Oro, sino porque tiene una competencia brutal. Gravity nos hizo pasar un rato estupendo a todos, pero tampoco lo tiene claro, porque se enfrenta a pesos pesados con más recursos para competir en este tipo de premios, lo mismo que le ocurre a Capitán Phillips, Nebraska, Philomena y Her, buenas película, pero convidadas de piedra al guateque de los próximos Oscar. Mis favoritas para llevarse premio son Dallas Buyers Club (enfermos de SIDA, transexuales traficantes, superen eso…), El lobo de Wall Street (Scorsese haciendo comedia a base de trasladar la fórmula de sus películas de mafia a la economía corrupta y feroz que nos ha hecho la puñeta a todos, superen eso…), y sin duda mi favorita: La gran estafa americana, absolutamente inmensa. Me da igual si gana el Oscar o no: esta película es la que más me gusta de la selección. Yo ya le he dado el premio. Mi favorita de la lista. Aunque sospecho que le van a dar el premio a Dallas Buyers Club (¿he dicho ya que va de enfermos de SIDA, transexuales, etcétera?).

Mejor actor principal, pues miren ustedes, se lo van a dar casi con toda seguridad a Matthew McConaughey, pero creo que Christian Bale por La gran estafa americana o Leonardo Di Caprio por El lobo de Wall Street también se lo merecen. En la lista está también un gran veterano que igualmente se ha ganado a pulso llevarse el bicho a casa, Bruce Dern, por Nebraska. Lo de Chiwetel Ejiofor en 12 años de esclavitud es notable, pero se mide con gente de sobresaliente y matrícula de honor. En mi opinión, a Tom Hanks le ha birlado la nominación, Bruce Dern. Antes de que éste apareciera en las listas, el protagonista de Capitán Phillips era un nominado casi fijo en las quinielas. Además yo echo de menos en la lista de nominados a Idris Elba por su trabajo como Mandela.

En Mejor actriz principal me gustaría que se lo dieran a Amy Adams por La gran estafa americana, porque además su papel en la película es capaz de volver loco a cualquier hetero con la dotación de hormonas convenientemente formada para pasar revista, pero creo que Cate Blanchett tiene más posibilidades por Blue Jasmine. Sandra Bullock por Gravity y Meryl Streep por Agosto están de dama de honor en este baile. Y lo de Judi Dench en Philomena puede dar la campanada en plan sorpresa emotiva y tal, pero veo más a Blanchett agarrando el Oscar.

Mejor actor de reparto se lo va a llevar Jared Leto por Dallas Buyers Club, y no me parece mal. Michael Fassbender, que en 12 años de esclavitud me recuerda a Ralph Fiennes en La lista de Schindler, hace un trabajo impresionante y además este año tenía también El consejero y le ningunearon con Shame, pero no creo que pueda con el despliegue de Leto. Creo que el trío de mayores merecimientos en esta edición se completa con Barkhad Abdi por Capitán Phillips. Por detrás se me quedan Bradley Cooper por La gran estafa americana y Jonah Hill en el trabajo que más me ha gustado de él hasta el momento en El lobo de Wall Street.

En cuanto a las nominadas a la mejor actriz de reparto, si no le dan el premio a Jennifer Lawrence por La gran estafa americana, me parecería eso precisamente: ¡una estafa! Julia Roberts por Agosto, Sally Hawkins por Blue Jasmine, June Squibb por Nebraska o Lupita Nyong´o por Doce años de esclavitud creo que no tienen nada que hacer. Dicho sea de paso, puestos a reformar la lista, echo de menos a Naomie Harris por Mandela, del mito al hombre.

Alfonso Cuarón parte como favorito para el premio al mejor director por Gravity, pero a fuerza de ser sincero, aún siendo notablemente esforzada su labor, mi favorito es David O. Russell por La gran estafa americana. Scorsese se ha marcado un trabajo impresionante en El lobo de Wall Street, pero no exactamente a la altura de Taxi Driver, Toro salvaje o Uno de los nuestros. Para mi gusto por detrás se quedan Steve McQueen por Doce años de esclavitud y Alexander Payne por Nebraska. Seguramente se lo darán a Cuarón o a McQueen.

En el guión original los nominados son Eric Singer y David O. Russell por La gran estafa americana, Woody Allen por Blue Jasmine, Spike Jonze por Her, Bob Nelson por Nebraska y Craig Borten junto a Melisa Wallack por Dallas Buyers Club. Si fuera apostador repartiría mí apuesta entre Allen y Jonze, pero mi abuela me dijo que apostara pero no porfiara, así que les confieso que en esta categoría no tengo favoritos, aunque sí tengo el pálpito de que nos pueden sorprender a todos y dárselo a Bob Nelson por Nebraska. Vamos que aquí no me mojo… aunque Jonze siempre me ha parecido un gamberro muy majo.

En el guión adaptado los nominados han sido Antes del anochecer, de Richard Linklater, Capitán Phillips, de Billy Ray, 12 años de esclavitud, de John Ridley, El lobo de Wall Street, de Terence Winter (la película es mejor que el libro, y tengo y he leído el libro, así que háganme caso) y Philomena, de Steve Coogan. Creo que Antes del anochecer tiene todas las papeletas para llevarse el premio, con todo mi apoyo.

Las nominadas a mejor película de animación… bueno, la verdad es que el cine de animación está siendo flojo en los últimos tiempos. Los Croods, Gru, mi villano favorito 2, Ernest y Celestine, Frozen, el reino de hielo, Se levanta el viento… No tengo favorita, y premien lo que premien me da lo mismo. Estamos lejos de Up o Toy Story y Toy Story 3 en todo caso.

Mejor película extranjera tiene para mi gusto dos firmes favoritas: La caza, de Thomas Vinterberg, danesa, y La gran belleza, de Sorrentino, italiana. Confieso que no he visto ni la palestina, Omar, ni la de Camboya, L´image manquante, ni la belga, Alabama Monroe, así que mejor me callo.

Del resto de las categorías, sólo tengo que decir que me sigue dando mucha risa no ver a El hombre de acero en los efectos visuales.

Carcajadas.

Miguel Juan Payán

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Nuestros críticos más dicharacheros Miguel Juan Payán y Jesús Usero vuelven a hablar del cine de mazmorra, del cine de catástrofes coreano. .

Mis 10 mejores del año son:

1.- La noche más oscura (Kathryn Bigelow)
2.- The Master (Paul Thomas Anderson)
3.- El hombre de acero (Zack Snyder)
4.- Stoker (Park Chan-wook)
5.- Gravity (Alfonso Cuarón)
6.- El consejero (Ridley Scott)
7.- 12 años de esclavitud (Steve McQueen)
8.- Prisioneros (Denis Villeneuve)
9.- 2 guns (Baltasar Kormákur)
10.- Pacific Rim (Guillermo del Toro)

¿Ha sido un buen año de cine? Pues yo diría que sí. La oferta de entretenimiento y reflexión que nos ha ofrecido este año está bastante equilibrada, y si bien no he tenido grandes problemas para señalar mis diez favoritas hasta el número 9, al llegar al diez han empezado a amontonarse todos los títulos que no he podido meter en los anteriores. Si la lista fuera más larga habría entrado todo ese otro cine que nos ha proporcionado buenos ratos de evasión, al que he homenajeado poniendo en el punto diez de mi lista a la película más friqui del año, la más gamberra y desinhibida, Pacific Rim, una gozada salvaje de homenaje desatado al cine de programa doble, sesión continua a dos películas y monstruos gigantes con la que Guillermo del Toro vuelve a demostrarnos que es uno de los nuestros infiltrado en la industria del cine americano. Nuestro particular comando ninja mejicano dispuesto a sacarle a Hollywood la pasta para poner en pantalla las fricadas más salvajes que se nos puedan ocurrir.

Las que he puesto en la lista son en mi opinión imprescindibles, lecciones de cine en toda regla que ningún buen aficionado debería perderse. Son de las que recomiendo ver a los alumnos que tienen que aguantarme en mis clases de historia del cine, géneros o literatura dramática. Pero junto a ellas, el friqui que llevo dentro tendría que elaborar otra lista paralela donde entrarían el cine de evasión pura y dura, que este año ha sido mucho y de buena calidad, empezando por dos películas españolas: Grand Piano (Eugenio Mira), una de las mejores películas de suspense del año y Las brujas de Zugarramurdi (Álex de la Iglesia), una de las gamberradas con las que más me he reído. Junto a éstas añadiría la tradicional ración de evasión con superhéroes de la Marvel, destacando Thor el mundo oscuro (Alan Taylor) e Iron Man 3 (Shane Black). Continuaría con Guerra Mundial Z (Marc Forster), que no tiene casi nada que ver con la novela de Max Brooks pero me parece muy divertida y en su primera hora bastante buena, seguiría con Star Trek en la oscuridad (J.J.Abrams), y remataría la faena con ese encuentro de dos iconos del cine de acción de los ochenta, Arnold Schwarzenegger y Sylvester Stallone, en Plan de escape (Mikael Hafstrom). Todo eso por puro friquismo. En cuanto a mi película maldita del año, que me gusta mucho aunque a casi nadie más le guste, me quedo con Sólo Dios perdona (Nicolas Winding Refn), posiblemente lo más pedante que pueda haberse visto este año en un cine, pero sin duda mágica.

Finalmente no puedo acabar este repaso sin señalar tres películas que considero esenciales para entender el cine como algo más que evasión: La caza (Thomas Vinterberg), Diamantes negros (Miguel Alcantud) y Un amigo para Frank (Jack Schreier) nos hablan de lo mejor y lo peor que llevamos en nuestras tripas. Y el cine, amigos, también está para recordarnos esos rincones oscuros ligeramente iluminados en sus miserias por las pocas luces de épica cotidiana que iluminan los escombros de nuestra existencia.

Miguel Juan Payán


Mis 10 mejores del año son:

1.- Gravity
2.- 12 Años de Esclavitud
3.- Man of Steel
4.- Pacific Rim
5.- Stoker
6.- Star Trek En la Oscuridad
7.- Django Desencadenado
8.- Mucho Ruido y Pocas Nueces
9.- La Gran Familia Española
10.- La Vida de Adele

Aunque muchos se hayan quejado de 2013, la verdad es que ha sido un año bastante completo para el espectador que nos ha dejado un puñado de películas memorables, inteligentes, poderosas y que permanecerán en el recuerdo mucho tiempo. Cine comprometido o comercial, a veces ambas, con rasgos de obra maestra, desde la ternura, tristeza y poesía de la francesa La Vida de Adele, al humor inteligente y el análisis incisivo de La Gran Familia Española. Hemos tenido un Shakespeare contemporáneo brillante rodado en apenas 12 días, pasando por el último Tarantino, que se estrenó en España en 2013. El cine comercial nos ha brindado obras sensacionales y portentosas como la nueva entrega de Star Trek, mejor que la previa, el espectáculo difícilmente superable de Guillermo del Toro y Pacific Rim, y una de las mejores muestras de cine de superhéroes (es mi opinión, no tiene que compartirla nadie) y de cine en general vistas este año, como es Man of Steel. Eso sin dejar de lado esa bellísima rareza y escuela de cine que fue Stoker y que todo el mundo debiera ver. O la rabia nada contenida de 12 años de Esclavitud, de la que muchos deberían aprender, que encumbra a su director como uno de los grandes de nuestros tiempos. Como lo hizo Gravity, la mejor película del año, una obra maestra del cine desde su estreno, y que en hora y media nos convirtió a todos en astronautas en medio de una lucha por la supervivencia física y espiritual. Un relato vibrante y perfecto que tendrá mucho que decir todavía en años venideros. En definitiva, un gran año de cine, mejor que otros que permanecerán olvidados para el público, aunque parezca lo contrario. 2013 nos ha entregado muchas películas para volver a ver y guardar en la memoria. Esperemos que 2014 sea incluso mejor.

Jesús Usero


Mis 10 mejores del año son:

1.- 12 Años De Esclavitud (Steve Mcqueen)
2.- Gravity (Alfonso Cuarón)
3.- La Mejor Oferta (Giuseppe Tornatore)
4.- Elysium (Neill Blomkamp)
5.- Renoir (Giles Bourdas)
6.- Capitán Phillips (Paul Greengrass)
7.- Blue Jasmine (Woody Allen)
8.- La Mirada Del Amor (Arie Posin)
9.- Frozen: El Reino Del Hielo (Chris Buck, Jennifer Lee)
10.- La Vida De Adèle (Abdellatif Kechiche)

No se puede decir que este año que nos deja haya sido especialmente resaltable en el terreno cinematográfico. Aunque tampoco es lícito afirmar que estos 365 días hayan sido peores que los de otras temporadas del tercer milenio, siglo poco dado a los productos de calidad infranqueable en sus primeras boqueadas de existencia. Así, aciertos y fiascos han campado por la cartelera con desigual fortuna, lamentablemente mediados en sus beneficios por las acciones de subidas de un IVA castrador (hijo maligno alumbrado por tipos a los que el Séptimo Arte les importa más bien poco).

Entre las sorpresas agradables, bien podría citarse la del descubrimiento efectivo de dos actores de calambre escénico y costuras de verosimilitud: un par de tipos que –si nada se tuerce en su camino- están llamados a copar muchos de los mejores proyectos de la industria europea y hollywoodiense. Ellos son Michael Fassbender y Léa Seydoux. Fassbender es uno de los hombres del momento, tras los elogiosos comentarios que ha levantado su caracterización como el psicótico hacendado de 12 años de esclavitud. Un reconocimiento merecido a un señor que ya había dejado su impronta en títulos como Shame y Jane Eyre. Por su parte, Seydoux es la sensación procedente de Francia; aunque la joven aún tiene que apuntalar el brote talentoso de La vida de Adèle.

Eso por la parte de los componentes del equipo artístico; ya que por el lado fílmico, lo más llamativo de 2013 ha sido el renacimiento de una ciencia ficción más social, lejana a la de los vacuos superhéroes y a las fanfarrias de movies tan distorsionadoras como Pacific Rim. En este apartado, dos cintas de innegable factura e interés se han llevado todos los piropos: Gravity (Alfonson Cuarón) y Elysium (Neill Blomkamp).

Tras esto, sólo queda desear que 2014 sea mucho mejor en cuestiones de fotogramas en movimiento. ¡Felices fiestas!

Jesús Martín


Santiago de Bernardo

Mis 10 mejores del año son:

1.- Capa Caída (2013, Santiago Alvarado)
2.- Milius (2013, Joey Figueroa, Zak Knutson)
3.- Drug War (2012, Johnnie To)
4.- Blue Valentine (2010, Derek Cianfrance)
5.- Los últimos días (2013, David Pastor, Àlex Pastor)
6.- Star Trek: En la Oscuridad (2013, J.J. Abrams)
7.- Una vida sencilla (2011, Ann Hui)
8.- Oblivion (2013, Joseph Kosinski)
9.- La última llamada (2013, Brad Anderson)
10.- Rewind This! (2013, Josh Johnson)

En 2013 se ha estrenado mucha película, pero ha sido uno de los años más flojos en cuanto a novedades se refiere: Demasiados remakes totalmente innecesarios como Carrie o Posesión Infernal, cintas de animación que pasan por repetir la misma fórmula una y otra vez y un cine en general anodino que sólo ha conseguido funcionar en taquilla cuando se ha ofrecido a mejor precio de lo habitual, normalmente demasiado caro para un país en crisis en el que gran parte de la cultura tributa al 21% de IVA. Y es que queda más que patente que a los gobernantes lo de la cultura (la educación, la sanidad, etc.) no les interesa en absoluto, así que han abandonado el cine a su suerte con cierre de distribuidoras, cadenas de exhibición y numerosas salas (con la pérdida de trabajos que eso conlleva), proliferación masiva de la Piratería tanto en DVD como en Blu-ray… En definitiva, un año para olvidar, del que apenas se pueden destacar algunos filmes para la gran pantalla, varios incluso que no son de 2013, es el caso de Blue Valentine o Una vida sencilla. Otros sólo se han pasado por festivales, como los thrillers La última llamada o Drug War, y los documentales Rewind This!, o cómo el VHS aún tiene su público (y su encanto), o la grandiosa Milius, una más que merecida reivindicación del cineasta John Milius, cuyo visionado invita a conocer toda su filmografía. La ciencia-ficción ha tenido un lugar destacado con Oblivion, Star Trek: En la Oscuridad o Los últimos días, esta última, una propuesta nacional nada desdeñable. Aunque la gran sorpresa de 2013 la ha dado también una película española, en este caso de mínimo presupuesto y memorables resultados (y que espera fecha de estreno), Capa Caída, la verdadera historia de una superhéroe patrio (casi) olvidado.


Mis 10 mejores del año son:

1.- Stoker 2.- Django Desencadenado 3.- Nameless Gangster 4.- Pacific Rim 5.- The Berlin File 6.- La Cabaña En El Bosque 7.- El hombre de acero 8.- Bienvenidos Al Fin Del Mundo 9.- El Lado Bueno De Las Cosas 10.- Amor

Este 2013 que acaba nos ha traído mucho cine y muy variado y si hay que destacar algo han sido los regresos. Es el año del regreso de Superman, de Tarantino, Park Chan-Wook, Haneke, Del Toro o de los estrenos en cines de películas asiáticas. Muchos nombres que han demostrado que se puede hacer cine para todos los gustos pero sin olvidar la calidad, ya sea cine de autor o de puro entretenimiento. En este sentido, “Pacific Rim” o “El Hombre de Acero” son las dos piedras angulares. A pesar de las críticas recibidas, el Superman de Zack Snyder logra entretener de forma brillante, lo mismo que hace Del Toro con sus Jaeggers y sus Kaijus. Historias que aguantan dentro de los límites de los géneros que tocan, ya sea ciencia-ficción y Kaiju-Eiga (cine de monstruos gigantes) o el de los superhéroes, y muestra un espectáculo de evasión perfecto y espectacular, algo que necesitamos al menos de vez en cuando. Pero sin duda, la película más redonda del año ha sido “Stoker”, una historia muy bien contada, visualmente impecable, con un tempo que transforma un thriller psicológico en una historia de terror con la maestría de Park Chan-Wook en su debut en Norteamérica. “Django Desencadenado”, el regreso de Tarantino en este homenaje al spaguetti western con su inimitable estilo, o “El lado bueno de las cosas”, películas muy diferentes pero revulsivas en sus respectivos géneros, mismo caso que “Bienvenidos al Fin del Mundo” o “La Cabaña en el Bosque”, paródicas de géneros pero respetuosas y brillantes en sus planteamientos. Y el regreso del cine oriental no podía haber sido más acertado con títulos que unen calidad con entretenimiento, cine surkoreano como “The Berlin File” o “Nameless Gangster”, grandes éxitos en su país natal que demuestran que el cine con mayúsculas no entiende de nacionalidades.

Iván E. Fernández


Alfonso Alarcón

Mis 10 mejores del año son:

1.- El hombre de acero
2.- La Mejor Oferta
3.- Tesis Sobre Un Homicidio
4.- Grand Piano
5.- Séptimo
6.- Django Desencadenado
7.- Fast & Furious 6
8.- Gru 2
9.- Guerra Mundial Z
10.- El Hobbit: La Desolación De Smaug

En un año en el que parece que el final de Breaking Bad ha sido lo más destacado, en el que queda una vez más patente que la Comic Con se está convertiendo en la principal pasarela cinematográfica, dejando los festivales para el lucimiento de modelitos, el regreso de Superman ocupa la primera posición en un difícil ranking en el que algunas de las grandes apuestas de los estudios se quedan fuera, dejando paso a producciones más modestas pero que recuperan el gusto por el suspense y las buenas interpretaciones. Que Tarantino esté en la lista no es una sorpresa; su pasión y entrega en su trabajo merecen reconocimiento, porque logra despertar el interés por cada género que toca. Dos de las grandes superproducciones del año también están entre lo mejor, aunque es muy significativo que ocupen los dos últimos puestos, y no sorprende tampoco que la saga protagonizada por Vin Diesel y el tristemente fallecido Paul Walker siga adelante y a todo gas después de su sexta entrega.

Debo rendirme ante Superman, porque es mi héroe desde siempre, y porque por fin tiene una película a la altura de lo que su competencia exige. El trabajo de actualización del héroe es excelente, las licencias tomadas por su director son arriesgadas pero efectivas, y la inevitable oscurización tanto del traje como del tono de la historia son simplemente fruto de esta nueva tendencia al tenebrismo desde que Christopher Nolan decidiera poner un nuevo punto de partida al género de super héroes. Pero si tuviera que recomendar a cualquier amante del buen cine un título de 2013, sin duda propongo La mejor oferta, un filme complejo lejos de las grandes superproducciones que sin poder catalogarlo fácilmente nos ofrece intriga, romance, drama y un genial protagonista. E inmediatamente después tres intrigas, que incluyendo a dos directores españoles entre las tres no solo confirman la buena marcha de algunos realizadores de nuestro país, si no la importancia de seguir apostando por lo más sencillo y lo más difícil en este arte: contar buenas historias.

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Diana, melodrama romántico disfrazado de biopic con Naomi Watts luciéndose.

Lo confieso: nunca me importó un comino lo que hiciera o dejara de hacer Diana de Gales. Su peripecia vital me es totalmente ajena. Afortunadamente encontré otras cosas mejores que hacer con mi vida que seguirle la pista a los pasos de esta señora o de su ex marido en la prensa amarilla. Así las cosas, podrán suponer ustedes que ver un trozo de su biogfrafía en el cine, no me entusiasmaba en exceso. Menos aún porque experimento un antinatural cinismo que me impide disfrutar de las historias románticas en el cine… a menos que estén bien construidas. De manera que, por mis antinaturales inclinaciones, estaba absolutamente mutilado para sacarle algo de jugo a esta película. Pero, amigos, aquí es donde entra eso que repito siempre en mis críticas: que me pagan por separar lo que me gusta y lo que no me gusta, lo que me interesa y lo que no me interesa, de la calidad, o no, de lo que veo. Y a Oliver Hirschbiegel le reconozco que ha hecho un abordaje de los enredos sentimentales de Diana de Gales bien dirigido y que saca el máximo partido de sus dos actores principales. Naomi Watts con este papel se monta una especie de one woman show de lucimiento interpretativo que quizá la pueda poner en el camino de ser nominada a los Oscar del año. A este tipo de premios suelen gustarle este tipo de personajes míticos, icónicos, y la fantasía cinematográfica de poder entrar en los entresijos de sus vidas privadas como si fueran personajes de ficción, en lugar de figuras arrebatadas a la realidad. Así que no es arriesgado decir que Watts podría optar a premios con este trabajo, que desde la contención y la solvencia, es notable. Otro tanto se puede decir de su compañero de reparto, Naveen Andrews, que inevitablemente va a estar siempre ligado al personaje que interpretó en la serie Perdidos en el inconsciente colectivo de los cinéfilos y serieadictos, pero cambia de registro paras, igualmente contenido, zambullirse en esta reconstrucción del romance de Diana con un cirujano.

A Hirschbiegel le valoro justo lo contrario de lo que suele esperarse de una biografía. Y es lo mismo que le valoré en El hundimiento, que aunque no lo parezca, desde el punto de vista de la reconstrucción de un personaje icónico, tiene muchos puntos en común con Diana. Más que intentar reconstruir la verdad del personaje que retrata, Hirschibiegel es bueno robándole ese personaje a la realidad para convertirlo en ficción. Aquí eso queda muy bien definido cuando parte desde el momento mítico previo a la muerte mitificadora de Diana, sin cebarse morbosamente en el accidente, que trata en elipsis, pero define al personaje no con ese momento mitificador, sino cuando la protagonista se pone una peluca para ir a encontrarse con su ligue. Es ese robo de la realidad para construir una historia de amor condenado lo que mejor funciona en la película.

No obstante, el ritmo del relato se frena y decrece tras la visita de Diana a la India, que creo no ha aprovechado  del todo, y se afloja mucho con ese plano excesivamente tópico de romance al estilo trasnochado con la cinta de casete en el automóvil durante la escapada al campo de los dos protagonistas.

Miguel Juan Payán

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

El español Juan Antonio Bayona, director de El orfanato y Lo imposible, es el elegido para poner en pantalla la segunda entrega de la franquicia de Guerra Mundial Z, que volverá a contar con Brad Pitt como protagonista. La primera entrega, estrenada el pasado verano, se convirtió en la película más taquillera de toda la filmografía del actor, con una recaudación de 540 millones de dólares, lo que ha llevado al estudio Paramount a acelerar la puesta en marcha de la producción de la secuela.

Lo paradójico es que Brad Pitt, que en esta saga ejerce no sólo como actor sino también como productor, tuvo que enfrentarse en la primera entrega a todo tipo de problemas para poder sacar el proyecto adelante, incluyendo un proceso de reescritura del guión y rodaje de nuevas escenas. Ciertamente la primera entrega no tiene mucho que ver con el libro de Max Brooks del que toma el título, más allá de eso, del título. Pero en todo caso se ha convertido en la película de zombis más taquillera de la historia y ha abierto nuevas posibilidades al subgénero de muertos vivientes en clave épica y con película de gran presupuesto, sacando este asunto del gueto de la serie B con una probada eficacia en la taquilla.

Ahora que Juan Antonio Bayona se pone al frente del proyecto y cuando todavía no se ha señalado quien será el guionista de la segunda parte, los que disfrutamos del libro de Max Brooks sólo esperamos que establecido ya el gancho comercial del título y la idea argumental con la primera entrega, puedan acercarse más en la segunda a las claves esenciales, las historias, los planteamientos y personajes que hacen de la novela una de las más interesantes entre la oferta de libros sobe zombis.

La otra pregunta es si además de Pitt, y contando obviamente con más presupuesto tras el éxito conseguido, finalmente aplicarán la fórmula de protagonismo coral de la novela, abriendo paso así a la incorporación de más nombres de estrellas en el reparto. Aunque la primera no puede quejarse, porque incluso contó con el nuevo Doctor Who (Peter Capaldi) en sus filas… Miguel Juan Payán

Miguel Juan Payán

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Los 80 millones de dólares que recaudó en su explotación en cines estadounidenses han sido suficientes para que Paramount dé luz verde a la continuación de las peripecias de Jack Reacher, el personaje creado por Lee Child. Tom Cruise volverá a encarnar al personaje continuando con la explotación de esta nueva franquicia que comenzó en 2012 con el estreno de Jack Reacher, dirigida por Christopher McQuarrie. En esta ocasión el largometraje se basará en la novela número 18 de la serie escrita por Child, Never Go Back, cuyo argumento sitúa al héroe errante interpretado por Cruise de retorno en los cuarteles de Virginia donde estaba su unidad, un retorno a los orígenes que va a salirle muy caro, porque es detenido acusado de un crimen cometido dieciséis años antes que Reacher no recuerda.

La primera película tenía un tono setentero interesante e incluso se permitió el lujo de homenajear la secuencia de persecución de un clásico del cine de acción, Bullitt, protagonizada por Steve McQueen. Pero además contaba a su favor con el guión y la dirección de Christopher McQuarrie, de probada solvencia como narrador y cuya continuidad al frente de este segundo proyecto sería deseable para mantener un tono similar. Sin embargo cuando entrevisté a Rosamund Pike para esta misma revista durante la promoción en Madrid de Jack Reacher, la actriz ya aclaró que en las versiones cinematográficas los productores quieren respetar la dinámica de las novelas, según las cuales cambia paisaje, ciudad, co-protagonista femenina y personajes secundarios en cada nueva aventura de Reacher. Eso no sólo elimina la posibilidad de que ella vuelva al reparto, sino que ya en este momento en que todavía no hay confirmado ningún guionista y/o director para esta segunda película, hace temer que los artífices del proyecto puedan optar por cambiar también al guionista y director.

Recuerda que en el número de enero de 2013 publicamos el póster de Jack Reacher

Miguel Juan Payán

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Los rumores de Hollywood afirman que Jason Momoa, el Khal Drogo de Juego de tronos, reciclado luego en un Conan fallido en la taquilla, podría estar en negociaciones para incorporarse al reparto de esa secuela de la secuela de El hombre de acero, interpretando posiblemente el papel de villano que se mide con Batman y Superman. El hecho de que hayan circulado informaciones que señalan la posible presencia de Doomsday como antagonista de esta nueva aventura de los superhéroes de la editorial DC ha hecho deducir a algunos aficionados que Momoa podría ser el encargado de dar vida al temible supervillano capaz de vencer al mismísimo Hombre de Acero.

Aunque no está confirmada la presencia de Momoa en el papel de Doomsday, todo indica que esa película que inicialmente comenzó como El hombre de acero 2 de la que finalmente se oye con mayor frecuencia el título de Batman contra Supermán, está incrementando sus efectivos de reparto de manera que al final tiene pinta de ir a convertirse más que en una secuela de El hombre de acero en el paso intermedio para pasar al largometraje de la Liga de la Justicia, especialmente ahora que finalmente se ha confirmado que junto al Superman interpretado por James Cavill y el Batman al que dará vida Ben Affleck, encontraremos también al tercer personaje más longevo en los cómcs de la DC, Wonder Woman, la princesa de las amazonas, que finalmente será interpretada por la israelita Gal Gadot, la ladrona de coches Gisele de la saga Fast and Furious. La otra opción señala que Jason Momoa podría estar en conversaciones con Zack Snyder y la productora de la película para encarnar a algún personaje más de la Liga de la Justicia entre los que Warner parece decidida a incorporar al reparto y apariciones especiales de este largometraje.

Miguel Juan Payán

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Bryan Singer ha vuelto para quedarse una larga temporada en la franquicia de mutantes de la Marvel que nunca debió abandonar para irse a rodar Supermán Returns. Se confirma que el director de X-Men y X-Men 2, que en 2014 estrenará X-Men: Días del futuro pasado, será también el encargado de poner en pantalla la siguiente entrega de la franquicia mutante, X-Men: Apocalypse, que llegará a la cartelera el 27 de mayo de 2016.

Además este nuevo largometraje será una secuela de X-Men: Días del futuro pasado, continuando con sus claves argumentales. No obstante algunos rumores indican que en este otro largometraje, que juega igualmente con las realidades paralelas como Días del futuro pasado, ya no coincidirán los repartos dobles de Xavier y Magneto en sus versiones jóvenes y maduras, sino que sólo aparecerán los personajes en su fase más joven, esto es, interpretados respectivamente por James McAvoy y Michael Fassbender, sin Patrick Stewart ni Ian McKellen.

La continuidad de Bryan Singer al frente de la franquicia de los X-Men es un decidido paso al frente en la competición por ganar relevancia en la explotación del cine de superhéroes de la productora 20Th Century Fox, que gana puntos en su duelo con Buenavista y Los Vengadores y Warner Bros. y su secuela de El Hombre de Acero con Supermán y Batman. Los mutantes liderados por Xavier, Magneto y Lobezno, se imponen así como un tercer jugador a tener en cuenta en la competición por poner en pantalla personajes de superhéroes salidos de las viñetas del cómic, que se ha convertido en producto estrella del mercado de ocio audiovisual.

Además el trabajo de continuidad se amplía al propio argumento de Días del futuro pasado, con una posible aparición del personaje de En Sabah Nur que será la encargada de vincular esta película con la siguiente, aplicando la misma fórmula que habitualmente está aplicando la Marvel en sus películas sobre Iron Man, Thor o Capitán América para enlazarlos entre sí y con Los Vengadores.

Miguel Juan Payán

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Los estudios Disney dan otro paso para forjar un monopolio cinematográfico sobre las franquicias más rentables del cine en los últimos años. Disney ha abonado a Paramount una cifra para poder rodar y comercializar nuevas películas de la saga de Indiana Jones. Los derechos de las cuatro primeras entregas de la saga, dirigidas todas ellas por Steven Spielberg y protagonizadas por Harrison Ford, siguen siendo de Paramount, que podrá continuar explotándolas. Además dicho estudio recibirá una cantidad a modo de comisión por los beneficios de las nuevas películas que puedan producirse en el seno de Disney.

La franquicia de Indiana Jones ha generado hasta el momento 1,9 mil millones de dólares de beneficio en todo el mundo. Junto a su gancho en la taquilla, Disney valora muy positivamente la posibilidad de explotación del personaje en mercados paralelos, para lo cual los planes de la productora consisten en poner en marcha el rodaje de un nuevo largometraje con el buscador del Arca perdida, aunque por el momento no han aclarado si será una nueva secuela o un reboot del personaje y su mundo en toda regla. De momento Harrison Ford, que está muy interesado en repetir en el personaje, Steven Spielberg y George Lucas tienen la palabra respecto a cómo podría continuar la explotación de la franquicia, pero todo indica que Disney tiene también pensado poner en marcha una nueva serie de televisión sobre las aventuras del personaje, y naturalmente junto a esos planes de explotación audiovisual más tarde llegaran nuevos videojuegos, figuras coleccionables, juguetes y posiblemente nuevas incorporaciones en las atracciones de los parques de la compañía.

Sea como fuere, hay dos cosas que deberán plantearse tarde o temprano. La primera es cómo van a formular la participación de Harrison Ford en esos planes, dado que no es precisamente un chaval y tiene ya una edad provecta como para que sea difícil mantenerle en la brecha a pleno rendimiento físico en aventuras trepidantes como las que son propias del personaje. Dicho esto la segunda duda, derivada de la anterior, es si tendrán que plantearse un relevo generacional retrocediendo argumentalmente en el tiempo a algún momento de la juventud del personaje, cosa que ya hiciera la serie de televisión producida por Lucas en los años 90 con Las aventuras del joven Indiana Jones, que protagonizó Sean Patrick Flannery. En ese sentido, la peor alternativa, vista la cuarta entrega de la saga, Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal, de 2008, es buscarle heredero a Indiana en el personaje de su hijo, especialmente si ese hijo está interpretado por Shia LaBoeuf… Quien esto escribe cruza los dedos para que se planteen este negocio de manera similar a como se ha planteado J.J. Abrams El episodio VI de Star Wars, esto es: fichando al guionista de la mejor entrega de la saga original, que además es el mismo de En busca del Arca perdida: Lawrence Kasdan.

Miguel Juan Payán

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp