El establecimiento del requisito impuesto por la Junta de Andalucía de tener el domicilio fiscal en territorio andaluz para poder acceder a las ayudas es inconstitucional y contrario al Estatuto de Andalucía.

La decisión de la Junta de Andalucía, dejando fuera de las ayudas a la mayoría de los cines, pone en grave riesgo la viabilidad de las empresas.

      Los circuitos de exhibición Cines Yelmo, MK2 Cinesur, Multicines La Estación, Ocine, Cinesa y Kinepolis han interpuesto un recurso de alzada contra la Resolución de la Dirección de la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales de 8 de septiembre de 2020, ante la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico alegando discriminación en las ayudas al sector de salas de cine en Andalucía.

      Más concretamente, las salas de cine anteriormente citadas con presencia en Andalucía que representan 30 cines en el territorio para un total de 278 pantallas, 52 millones de euros de recaudación y más de 10 millones de espectadores (datos 2019), han sido excluidas como posibles beneficiarios de las ayudas por no tener su domicilio fiscal en Andalucía, lo que supone que para la Junta de Andalucía, “andaluces” no son los establecimientos radicados en Andalucía, ni sus trabajadores, ni sus espectadores habituales, ni su radicación cultural, urbanística, económica y empresarial, de todos los establecimientos que ahí permanecen, se hallan a disposición del público andaluz y tributan en Andalucía.