Crítica de la película La maldición del guapo

Bella Docampo Feijóo presenta una confusa trama de engaños y estafas a gran escala. Un film en el que brilla la solvente interpretación de Gonzalo de Castro.

     Las películas sobre timadores con encanto suelen funcionar bien en pantalla. Dentro de este subgénero cinematográfico, El golpe (George Roy Gil, 1973) es sin duda uno de los puntales en el que se fija la mayoría de títulos que siguen este tipo de argumentos. Sin embargo, no disponer de dos actores como Paul Newman y Robert Redford es un dato lo suficientemente contundente para explicar el fracaso de muchas de las obras del mencionado estilo. Esto deja como conclusión que una de las máximas a la hora de plantear una película de semejante naturaleza es contar con intérpretes con el suficiente poder de seducción, para que no se noten los trucos; y ahí es donde tropieza Bella Docampo Feijóo, en La maldición del guapo.