Se ha hecho oficial el nuevo proyecto de la saga Transformers que pretende llevar la misma en una nueva dirección, a las órdenes de Steven Caple Jr. e inspirada en la serie de animación Beast Wars.

      La franquicia Transformers, después de convertirse en una de las de mayor éxito en las últimas décadas y que más beneficios había dado a Paramount, entró en dique seco tras una quinta entrega que no convenció a la audiencia y que, debido al alto coste de las mismas películas, hizo replantearse la estrategia en torno a la franquicia, con la marcha de Michael Bay, quien había dirigido todas las películas hasta la fecha. En ese momento llegó Bumblebee, considerada por muchos la mejor de la saga, un spin off sobre el carismático robot que redujo el coste de producción de la saga y sirvió como reinicio para la misma. Con varios proyectos para relanzar la marca, ahora su productor principal, Lorenzo di Bonaventura, ha hecho un par de anuncios interesantes…

Alejada de la línea temporal central de la saga, la nueva película estará escrita por Marco Ramírez y dirigida por Ángel Manuel Soto, expandiendo el universo de la franquicia Transformers.

      Cinco películas dirigidas por Michael Bay y un spin off protagonizado por Bumblebee y dirigido por Travis Knight, son el reciente legado de la saga Transformers en cine, que ha llenado las salas casi siempre pero que debido a sus muestras de cansancio necesitaba en las últimas entregas, aunque su spin off demostró que lo audiencia sigue interesada en ese universo pero por otros caminos. En ese sentido la saga contará con una nueva entrega en Paramount que dirigirá Stephen Caple Jr. el responsable de Creed II, y que ahora contará con otra nueva película de la que no se sabe prácticamente nada, aunque estará alejada de la línea temporal de la saga principal, como Bumblebee.

El gigante del streaming ha hecho público hoy el primer tráiler de la serie y la fecha de lanzamiento que será el próximo 30 de Julio en una serie que nos lleva de vuelta al inicio.

    Los Transformers a día de hoy son una de las líneas de juguetes más populares del mundo, gracias a su llegada hace más de 30 años como serie de animación que dio comienzo a todo apoyando la primera línea de juguetes de la saga. Convertida en el nuevo milenio en una franquicia multimillonaria en las salas de cine gracias a seis películas, y con varias nuevas series de animación, mientras que el mundo del cine se decide a la hora de lanzar las nuevas entregas de la franquicia, en animación Netflix ha dado un paso adelante anunciando su nueva serie de televisión animada, que llegará el próximo 30 de julio, y que será una vuelta a los orígenes argumentales de los personajes, Transformers: War For Cybertron.

Una nueva película de la saga tiene ya fecha de estreno prevista, 24 de Junio de 2022 al menos en Norteamérica, mientras se preparan otros dos proyectos más de la franquicia.

La saga Transformers necesita reinventarse. Creo que en eso estamos casi todos de acuerdo. Tras cuatro películas de éxito arrollador entre la audiencia, pero despreciadas por la crítica, con Michael Bay al frente del proyecto, la quinta entrega que dirigió Bay, El Último Caballero, falló a la hora de alcanzar al público, y sin ser un descalabro absoluto (gracias al mercado internacional) sus 607 millones de dólares, con un coste de 217 millones, supieron a muy poco, la verdad. Especialmente cuando la anterior película, La Era de la Extinción, había recaudado más de 1100 millones en todo el mundo. Casi el doble. Por eso la sexta entrega de la saga fue paralizada y se dio prioridad a Bumblebee, spin off mucho más modesto en presupuesto, 135 millones de dólares, pero que recaudó más de 467 millones en todo el mundo.

Paramount confirma a los guionistas y la separación de ambas películas en desarrollo e historia

Los fans de los guerreros Autobots ahora podrán dormir tranquilos, ya que se ha dado a conocer la noticia de dos entregas más de "Transformers". Serán al parecer dos proyectos por separado que conducirán a la antigua franquicia de Michael Bay a un esperado reinicio/ reboot.

Según el dato que ha ofrecido "Variety" al resto de medios, Paramount ha decidido no parar la maquinaria con respecto a una de sus sagas que más beneficios le ha dado en los últimos años. Tras el spin-off de Bumblebee, que consiguió remontar las críticas positivas y recaudar 467 millones de dólares en todo el mundo, les dieron a entender que aún quedaba vida y esperanza en la gran pantalla para estos robots alienígenas. Pero ahora, la estrategia será diferente a lo planeado y visto desde 2007. Dos películas, separadas en argumento y con diferentes guionistas entre sus filas, los cuales se han garantizado con dos nombres de bastante trayectoria. El primero James Banderbilt, una carrera que cuenta con títulos de Zodiac (2007) , las dos entregas de The Amazing Spiderman y la nueva película de Netflix,- Murder Mistery (2019). El segundo, Joby Harold, las cuales películas como John Wick Parabellum y la nueva Army of the Dead de Zack Snyder llevan su firma. Ambos guionistas tienen carreras sólidas de bastante referencia pero, ¿será suficiente para volver a explotar todo lo posible a Transformers?
 

Los fans de la saga Transformers andan preocupados porque pese al anuncio de ambas películas ni siquiera se conoce la fecha de estreno. ¿Sabemos algo de las películas? ¿Corren peligro?.

Podemos decir que nadie esperaba el éxito de Bumblebee. Concebida como un spin off pero también un reboot de la saga Transformers, la película se ganó el apoyo de la audiencia y además el de la crítica, consiguiendo unos más que saludables 467 millones de dólares en todo el mundo con un presupuesto de apenas 135 millones de dólares, mucho menos que las entregas anteriores de la saga. La primera de 2007 costó 150 millones hace 10 años antes que ésta, y las siguientes rondaron o superaron los 200 millones de presupuesto. Lorenzo Di Bonaventura aseguró en primavera que tanto Transformers 6 como Bumblebee 2 estaban en desarrollo, pero… por ahora no hay rastro de ninguna de ellas.

 

Lorenzo Di Bonaventura ha confirmado que la sexta entrega de Transformers sigue en fase de desarrollo, al igual que la secuela de Bumblebee.

Nadie sabe si llegará a los cines realmente, porque Paramount ha retirado la película de su calendario de estrenos, mientras que la secuela de Bumblebee es muy fácil esperarla, aunque lo lógico es que Paramount se pronuncie en algún momento sobre la segunda parte de la que para muchos es la mejor película de toda la saga, dirigida por Travis Knight.

Crítica Transformers el último caballero

Mejor que las dos primeras de la saga, que me entretiene más con Wahlberg de protagonista.

Me ha extrañado la floja calificación y acogida a esta quinta entrega de la saga de Transformers porque no sólo considero que es de las más entretenidas de la saga y claramente inclina mi preferencia en la misma hacia las películas protagonizadas por Mark Wahlberg, sino que además empieza a traslucir que hasta el propio Michael Bay está ya bromeando descaradamente sobre las limitaciones de esta franquicia que tanto dinero le ha dado hasta el momento. A ver, sigue siendo Transformers, y diré una vez más que el propio concepto cinematográfico de Transformers me ha parecido siempre absurdo, porque su traducción del juguete al cómic y a las viñeta del cómic es una cosa, pero en el cine ha sido siempre para mí el sinónimo de la materialización de los principales defectos del cine de blockbuster. Vamos que no soy lo que se diría un entusiasta de la saga. Quizá por eso en esta quinta película he apreciado esa ligera tendencia a reírse de sí misma que tiene, junto con etapas del relato que me llevan a pensar en un capítulo de la serie de animación de Transformers o en los cómics –el prólogo de los mitos artúricos, la persecución entre las ruinas, el amanecer en la chatarrería, todo el personaje de Izabella, el viaje a Inglaterra, el robot mayordomo-ninja, el submarino-, y por ahí me ha resultado más entretenida que las dos primeras entregas. La caza de Transformers me parece una idea entretenida que lamentablemente no se desarrolla más, como la guerra de sexos entre el personaje de Wahlberg y Laura Haddock, o los de Josh Duhamel y Santiago Cabrera. Tal como suele ocurrir en toda la franquicia y en buena parte del cine de Michael Bay, la acción por la acción y el exceso de pirotecnia de efectos visuales acaba por devorar todo lo demás, principalmente arco de desarrollo de personajes y conflictos. Pero al menos aquí, sin aportar nada nuevo ni sobre personajes ni sobre situaciones o trama, principalmente porque ya, de partida, toda la saga está bastante limitada en ambos aspectos como producto cinematográfico, la subtrama de viajes al pasado y la aportación de Anthony Hopkins, junto a la novedad en el paisaje británico y la manera que tiene de asumir sus propias limitaciones, la convierten en una de las películas que más me han gustado de la saga. Eso sí, en el final se le vuelve a ir la mano a Bay con una batalla demasiado larga, se pasa de metraje, cansa montón en el territorio de la acción y el personaje de Mark Wahlberg no avanza en ningún sentido, como tampoco avanzaba prácticamente nada en la primera trilogía el personaje de Shia LaBeouf. Carece de ritmo porque es un mero encadenado de acciones trepidante con muy poco argumento o cosas que contar más allá de la pirotecnia visual y las acciones circenses. Y vuelve cansina en su parte final.

Miguel Juan Payán

 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Crítica de la película Transformers: La Era de la Extinción

Puro espectáculo y entretenimiento veraniego, no le den más vueltas. Quien busque algo más que eso en Transformers, anda muy, pero que muy equivocado. Porque otra cosa no será, pero la franquicia dirigida por Michael Bay es honesta con todos y cada uno de sus millones de seguidores a lo largo y ancho del mundo. Y ya van cuatro películas como para empezar a llevarse las manos a la cabeza y sorprenderse ahora o esperar algo distinto a lo que esta película es. Robots gigantes, humanos que pasaban por allí, ruido, explosiones, épica de baratillo, más explosiones, acción trepidante, más acción todavía, y, en esta ocasión, un cambio de decorado muy acorde con los tiempos que corren en Hollywood, que nos lleva de Estados Unidos a China para finalizar la película y convencer al espectador de aquél país de que merece la pena ir al cine a ver películas americanas. Y vaya si lo han conseguido.

Michael Bay genera entre los cinéfilos más exquisitos una especie de sensación de urticaria incómoda que les hace sentirse atacados y ofendidos con casi todas sus películas. Como si fuese un insulto a sus personas. Y lo entiendo, es lo más normal del mundo. Los guiones sobre los que suele trabajar son malos, sin remisión ni excusas. Cargados de chistes absurdos, frases lapidarias y sin el desarrollo dramático o de personajes suficiente como para que nos preocupe qué les sucede a los protagonistas, que los humanos nunca terminan de serlo, realmente le interesan (o parece que le interesan) los asteroides, los robots gigantes o similares más que los humanos. Salvo contadas excepciones (Dolor y Dinero, La Roca), no encontramos muchas cosas dentro del guión a las que aferrarse en el cine de Michael Bay. Pero tiene sus fans y es honesto con lo que ofrece. Porque, a veces, es muy sano dejar el cerebro en la calle y entrar en una película a disfrutar sólo del espectáculo audiovisual. Nada más. Puro entretenimiento. Evasión pura. Pero nada más. Y eso es más que suficiente.

Y sí, hay formas distintas de hacer las cosas. Mejores. Mejores guiones, incluso en los blockbusters veraniegos. Y este año ha sido un buen ejemplo de ello. Películas mejor construidas, con mejores guiones, actores o directores. Por supuesto que las hay, y las respetamos todas. Y las disfrutamos también. Pero dejémonos de monsergas, cuando entramos a ver Transformers 4 ya sabemos perfectamente a lo que venimos todos. Relájense, dejen los prejuicios fuera, pasen y disfruten de una de las películas con más acción y mejores efectos visuales del verano, que en esta ocasión sigue los hechos de la tercera entrega, tras la destrucción de Chicago, con un nuevo grupo de protagonistas humanos. La película nos traslada a una situación en la que los Transformers, Autobots y Decepticons, son perseguidos por las autoridades americanas, que los cazan sin piedad. Una familia recoge un abandonado camión que resulta ser Optimus Prime y comienza la aventura, entre quienes buscan cazar a Optimus y su grupo, los Decepticons y los Autobots que intentan evitar el fin de nuestra civilización.

El reemplazo de actores es quizá lo que mejor funciona en esta película, que es muy superior a las dos primeras entregas en absolutamente todo, y anda a la par con la tercera parte, aunque por un camino distinto. Mark Wahlberg tiene más carisma que cualquiera de los protagonistas anteriores, juntos o por separado, y también mejor actor. Nicola Peltz, la joven que sustituye a bellezas como Megan Fox, es mejor actriz (vean Bates Motel) que las anteriores sin levantarse de la cama. Y nombres como Titus Welliver, Kelsey Grammer, Sophia Myles o Stanley Tucci ayudan a dar peso dramático a la trama, que en muchos puntos copia la historia padre/hija que tenía Armageddon, lo cual da más desarrollo de personajes. Siempre apoyado por actores, que, con dos líneas, son capaces de dar cierta miga a sus personajes. El humor también ayuda cuando Bay se dedica a reírse de sí mismo y de sus tics y manías, o de las cosas de las que suelen acusarle, como el tema de las chicas guapas que parecen modelos.

Además Bay parece haber heredado la forma de rodar y editar las escenas de acción de la anterior entrega de Transformers, debido al 3D, que obliga a que haya planos de mayor duración para que el público pueda entender lo que sucede en las batallas, que son muchas y son gigantescas. Y que tienen cada vez más planos a cámara lenta, que en 3D se disfrutan bastante. Incorpora nuevos robots, algunos realmente brillantes (los Dinobots, espectaculares, Hound, con una batalla sensacional, o Lockdown, el villano cazarrecompensas de la película). La batalla final en Hong Kong es una pasada que nos convierte en críos de nuevo, como lo es el asalto a la nave de Lockdown, la caza de Ratchet o la entrada de los Dinobots en la ciudad con Optimus a lomos de Grimlock. El resultado, pese a todos sus defectos, son casi tres horas de película que pasan volando ante nuestros ojos si hacemos lo que se supone que tenemos que hacer, ser adolescentes de nuevo, sentarnos con los amigos y disfrutar con el espectáculo. Ni es muy complicado, ni la película exige más. Ni busca más. Se encuentra a caballo de la primera y la tercera entregas, y sabe explotar las cualidades de este tipo de películas. Entretiene y nos olvidamos de los chistes malos, de algunos diálogos imposibles, de los personajes desdibujados como el de Bingbing Li o el de Sophia Myles, algunos traspiés con el ritmo, sobre todo en la granja, o que Bumblebee empiece a resultar algo… cargante (también hay que cuidar a los robots). Pero como relanzamiento de la saga con una nueva trilogía, es puro escapismo servido en bandeja de plata con grandes efectos especiales, grandes batallas y mucha acción. No le den más vueltas, no busquen más explicaciones. Es Transformers. Sorprenderse ahora suena ingenuo. O quizá alguno quiera ponerse intelectual con algo que no es precisamente Haneke. Pasen y disfruten.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Nuevas batallas, nuevos Transformers, nuevas alianzas y enemigos más poderosos que nunca. Humanos y Autobots tendrán que proteger a la humanidad de la extinción. Cade Yeager, tendrá que salvar a su familia.

Transformers: la Era de la extinción, el próximo 8 de agosto en cines. Protagonizada por Mark Wahlberg, Nicola Peltz, Jack Reynor, Li Bingbing, Stanley Tucci.

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Jesús Usero

Página 1 de 2