Crítica La Unidad T1 ★★★★

Crítica de La Unidad Temporada 1

Acción, intriga, realidad y actualidad se citan en una excelente serie policial.

     La unidad tiene todos los ingredientes necesarios para atrapar al espectador en una montaña rusa de intriga que además se asienta sobre hechos reales siguiendo la pista de los agentes de la policía española que integran la primera línea de la lucha contra el terrorismo yihadista en Europa.

     Es así. Lo dicen los datos y de ello da buena cuenta la frase que encabeza el primer capítulo de esta serie creada por Dani de la Torre y Alberto Marini. Lo que nos proponen es abordar sin complejos y con un ambicioso despliegue de producción que se desarrolla en varios países a la vez, un drama de ficción televisiva que no tiene nada que envidiarle a las propuestas que nos llegan de otros países en el género de intriga policiaca.

     La unidad se despliega en sus seis capítulos como un muy bien ajustado mecanismo de relojería que abarcando todas las claves propias de este género -acción, intriga, incorporación de lo privado a las tramas de la investigación policial para humanizar a los personajes, etcétera-, no deja que el ritmo de cada capítulo decaiga en ningún momento.

     Serie adictiva por su construcción argumental desarrollada en varias subtramas y personajes al mismo tiempo, mostrando así el complejo entramado de las investigaciones reales de la policía española en la que se basan sus guiones, conduce al espectador por un laberinto en el que al mismo tiempo nos mete de lleno en la vida de los infiltrados y confidentes de la policía, los agentes que conducen distintas líneas de investigación en distintos países y los enfrentamientos de lucha por el poder.

      Acierta en hacer que lo privado y familiar nunca sea un lastre para la intriga que domina cada capítulo. Se nos dan los mimbres esenciales para conocer la vidas y conflictos privados de personajes centrales cuidadosamente dosificados para que ello sea un aporte y no una distracción para la propuesta central. Eso es esencial, y está manejado con gran inteligencia por los creadores de la serie.

      No es una sorpresa que el otro gran acierto de la serie sea su reparto con unos personajes que están inspirados en figuras reales pero al mismo tiempo se construyen con todas las claves de los arquetipos esenciales del género. Nuevamente aquí encontramos un factor que, como en el caso de lo privado como complemento de lo público, suma, no resta.

      Nathalie Poza capitanea el reparto con tanta autoridad como actriz como la que tiene su personaje en la ficción de la serie. Tras ella, el protagonismo está articulado necesariamente en clave coral que le otorga importancia a todos los personajes en un momento u otro, lo que le da por ejemplo a Marian Álvarez la oportunidad de tener su propio capítulo de protagonismo más, a Luis Zahera el papel de ser esencial y poderoso enlace de continuidad entre todos los capítulos, y convierte a Fele Martínez en un personaje de antagonismo muy curioso y definitorio de las peores características del “trepa” que todos conocemos en nuestras vidas reales, en diferentes versiones (están por todas partes estos pájaros). Raúl Fernández de Pablo tiene cancha para desarrollar el conflicto de su personaje en la segunda parte de la temporada. Michel Noher tiene el difícil reto de ser el arquetipo de protagonista masculino de serie policial esquivando todos los tópicos de este tipo de personajes.

      A todo eso hay que añadir las breves pero contundentes apariciones de Francesc Orella (institución del género policíaco en España) en sus encuentros con Poza, y un notable despliegue de actores entre los antagonistas liderado por Hamid Krim.

      Ya trabajan en la segunda temporada, y eso es una buena noticia.

Miguel Juan Payán

 

Add to Flipboard Magazine.

 

 

 

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Lunes, 11 Mayo 2020 15:23
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática