Crítica Elegidos para la gloria ★★★

Octubre 20, 2020 120

Crítica de la serie de televisión Elegidos para la gloria

El contenido adulto comienza a desembarcar en Disney+ con un nuevo e interesante acercamiento a la historia de los “Mercury Seven”.

      Las dos cosas que más se le han echado en cara a Disney+ en los últimos meses ha sido su lento ritmo de estrenos, muy lejos del que siguen otras grandes plataformas como Netflix o Amazon, y la escasez de contenido adulto. National Geographic ha intentado subsanar esto último con el estreno de la adaptación televisiva del libro Elegidos para la gloria de Tom Wolfe, un drama que gira en torno a los siete astronautas que formaron parte del Programa Mercury, el primer programa espacial de la NASA, con el que pretendían adelantar a la Unión Soviética en la carrera espacial, que ya les sacaba cierta ventaja tras el éxito del Sputnik 1.

      Las hechuras de drama adulto se notan desde el comienzo, especialmente en su forma de aproximarse a los astronautas, donde no se corta en mostrar adulterios o problemas matrimoniales y de alcoholismo. La serie pone el foco esencialmente en tres de ellos, cuyos conflictos seguramente fueran los más interesantes: Sephard (Jake McDorman), Glenn (Patrick J. Adams) y Gordon (Colin O’Donoghue). Esa intención de explorar más la vida de los astronautas que las vicisitudes de la carrera espacial queda patente desde la primera secuencia que, aunque acontece en el mismo día del lanzamiento del Mercury, se centra en las desavenencias entre Shepard y Glenn y asienta sus respectivas personalidades y el conflicto que veremos en el pasado. Ese lado más humano se hace notar también en los diálogos, que huyen de ininteligibles aspectos técnicos, y en el hincapié que hace la historia en las familias y, especialmente, en las esposas. Estas se erigen como las actrices secundarias que estuvieron a la sombra de los héroes, pero que también tuvieron que sufrir los efectos adversos de su meteórico ascenso a la fama. Porque la serie también muestra la exposición pública a la que estuvieron sometidos los astronautas y cómo afectó a sus familias el espectáculo mediático en el que se convirtió su hazaña. Los siete pasaron a ser una suerte de héroes para la sociedad y referentes para las nuevas generaciones en un plan perfecto confeccionado para publicitar la recién creada NASA, fidelizar a la gente y crear expectación en torno a la misión, pero, sobre todo, para amedrentar a los soviéticos. Con el paso de los capítulos, vemos cómo la fama de los pilotos va creciendo hasta descontrolarse, quedando al descubierto los egos, miedos y miserias de cada uno de ellos.

      Otorgándole un mayor protagonismo al lado humano y mediático, la serie consigue distanciarse de la película homónima de Philip Kaufman de 1983, cuya factura técnica y formal nada tiene que envidiar a la de esta nueva versión. Disney no ha escatimado en gastos y les ha salido una serie correcta en todos los sentidos. Muy clásica en su estructura de biopic y agradable de ver para quienes quieran conocer un poco más de esta importante proeza. Sin embargo, hoy en día se necesita algo más de riesgo en los personajes y de garra en la narrativa si se quiere destacar entre la apabullante oferta seriéfila.

Alejandro Gómez

 

 

Add to Flipboard Magazine.

  

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

©accioncine

 

Revista ACCION

haga clic en mí para abrirlo

cierre la etiqueta tanto en la parte superior como en la parte inferior

texto dentro del spoiler

Modificado por última vez en Martes, 20 Octubre 2020 16:52
Alejandro Gómez

Todo en uno: cinéfilo, seriéfilo, melómano, lector voraz y tragaldabas.