Crítica de la serie Jurassic World: Campamento Cretácico

Una aventura de animación para toda la familia que está a la altura de la saga jurásica.

      Cuando el año pasado Netflix anunció que una serie de animación de Jurassic World estaba en camino, muchos fans se echaron las manos a la cabeza. Por un lado, había miedo de que un producto de animación dirigido a todos los públicos edulcorara la aventura hasta el punto de que los dinosaurios resultaran ridículos. Por otra parte, la experiencia previa de Spielberg con los dinosaurios en televisión no era muy alentadora, pues Terra Nova fue un estrepitoso fracaso económico y de audiencia; al igual que tampoco lo era la de uno de sus creadores, Lane Dueras, que ya trabajó para Dreamworks en las discretas series spin-off Las aventuras del Gato con Botas o Kung Fu Panda: La leyenda de Po. Con semejante background, la sorpresa ha sido mayor, pues una vez devorados los ocho capítulos de veinte minutos que componen la primera temporada, solo puedo decir que Jurassic World: Campamento Cretácico es una nueva aventura trepidante e imprescindible para los amantes de la saga que, en muchos aspectos, supera a Jurassic World.