Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 115
Diversión y humor para toda la familia. Una auténtica pasada. La gente de Aardman Animation produce películas cada cierto tiempo, no como una máquina de hacer churros, sino con espacio debido al estilo artesanal que tienen a la hora de realizar sus proyectos, que nos ha brindado películas tan memorables como Evasión en la Granja, Piratas y, la joya de la corona, los personajes de Wallace y Groomit. Ahora vuelven a la carga con una versión en cine de una de sus series de cortos de animación, La Oveja Shaun, que aglutina algunos de los mejores detalles de la compañía amplificando más si cabe el humor, con mucho en común con Evasión en la Granja, de la que podía pensarse que es su versión muda.

Porque aquí los animales, los protagonistas de la historia, no hablan. Emiten sonidos peculiares, pero no hay diálogos, y los pocos que emiten los humanos, no son diálogos comprensibles, son más bien murmullos. Pero no le hace falta más. No han perdido esa seña de identidad de la serie de animación y me alegro, porque mantiene su esencia, su estilo inconfundible y el carisma de unos personajes que no necesitan hablar para conquistarnos. Con una historia que parece que no da para más de un rato, pero que logra ir enlazando tramas y giros para mantenernos enganchados, a unos, los más pequeños, con la aventura de sus protagonistas, a los mayores, con su humor referencial descacharrante. A todos con sus momentos gamberros. El resultado es un magnífica película familiar.

Como con Piratas, el mensaje no es tan obvio, más allá de hacer referencia a la madurez y el hogar, a que saltarnos a la torera ciertas normas puede traer consecuencias, pero nunca se excede con él. Prefiere que nos riamos de lo lindo con Shaun y compañía, con su viaje para traer de vuelta al granjero, a la gran ciudad. Con su crítica a la fama y a lo que hace a la gente moverse hoy en día (ese peinado), con sus guiños cinéfilos (el paseo por la perrera es demencial, hilarante y único), con sus momentos gamberros o incluso escatológicos (esa visita al restaurante por parte de las ovejas hambrientas y… camufladas). Todo encaja de maravilla en la película y nos presenta este mundo tan peculiar como brillante.

Se van a reír a gusto y se van a reír mucho con la película. Van a soltar carcajadas inesperadas con los guiños incluso a películas anteriores de la productora, a ese humor tan peculiar, que a veces es como una apisonadora y otras como un bisturí. Van a disfrutar con personajes como el tipo que intenta atrapar animales, como la estrella de turno, como los peluqueros… Y por supuesto con Shaun, las ovejas, los cerdos y el resto de animales de la granja (la entrada de los cerdos en la casa o el plan para tener un día libre de Shaun son brillantes…). Como dije en su momento con Piratas, no es una película sólo para llevar a la familia. Es una película que podemos disfrutar todos. Y mucho además.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 05 Mayo 2015 10:57
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp