Vuelve el mejor Spielberg con una gran película de espionaje. Si están pensando en cine tipo James Bond, Jason Bourne o Mission Impossible, ya pueden ir olvidándose, claro. Esto está más cerca de una novela de John LeCarré, algo donde lo que importa siempre son los personajes, no los actos, y una carta de amor al cine clásico, pero como es habitual en el caso de Spielberg, con personalidad propia, con su propio sello narrativo y un ritmo que no diremos que sea trepidante, pero que va en aumento hasta un soberbio final donde la tensión se siente en la sala gracias a la maestría del director. Empieza a sonar como seria candidata en la temporada de premios, y la verdad es que más de una nominación puede llevarse.

Una historia basada en hechos reales que nos lleva a la época de la Guerra Fría y al descubrimiento de un espía, interpretado soberbiamente por Mark Rylance, y un abogado que debe defenderle en un juicio, con la intención de que el mundo sepa que Estados Unidos respeta los derechos incluso de los espías… Pero la cosa se complicará, hasta llevarnos a un intercambio en la Alemania dividida que convierte la película en dos en realidad, la primera cine de juicios, la segunda cine de espías de la vieja escuela. Tom Hanks se echa encima el protagonismo casi exclusivo de la película con la solvencia habitual, con un personaje que tiene ecos del cine de Frank Capra, un hombre recto, honrado, justo y valiente, que ve como todo su mundo se tensa ante una situación más que inesperada.

Hay otra cosa que me ha llamado la atención en lo referido a cómo mostrar o no mostrar la violencia, aspecto en el que Villeneuve es muy cuidadoso y trabaja bien la dosificación para dejar al espectador un papel de co-autor de la parte más inquietante de sus películas y que también aparece en Sicario. El director tiene muy claro lo que quiere mostrar y lo que no quiere mostrar en su película, es decir, aquello que prefiere que el espectador imagine. Pese a ese tono cercano al cine de Capra, la película tiene un tono ácido y cínico por momentos que nos lleva a sentir mayor simpatía por el espía ruso, un gigante Rylance, que se ha ganado la nominación al Oscar desde ya, que por los supuestos “buenos” americanos, la CIA, el poder judicial, los propios amigos y colegas del protagonista o, incluso, el propio pueblo anónimo, muy llevado al linchamiento público desde el anonimato… Brilla así con personalidad propia la parte judicial, como también lo hace el viaje a Alemania, la parte de cine de espías, donde el peligro (real o no) ronda a la vuelta de la esquina.

La personalidad del director, con esa bellísima fotografía, se nota en momentos como el tren cruzando entre las dos Alemanias (una secuencia brillante), la reunión en la embajada rusa, la ironía del relato, la relación de amistad entre Rylance y Hanks… Tampoco perdamos ojo a miembros del reparto como Alan Alda, capaz de que no le olvidemos en apenas un puñado de escenas, o Amy Ryan. Con casi dos horas y media de duración, la película te mantiene pegado a la butaca, impecable en su factura técnica y su narración, maravillosa en casi todos los ángulos (aunque el personaje de Hanks es demasiado… perfecto, no sé si me entienden). El resultado es un gran thriller, con aroma a clásico y que seguramente dejará a los cinéfilos más que satisfechos.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Lunes, 28 Diciembre 2015 11:39
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp