A la venta en quioscos

A la venta en quioscos

También podéis ojear la revista, incluso desde desde dispositivos móviles:

o bien pinchad aqui para verla a pantalla completa

La comedia más salvaje y gamberra del año. Posiblemente una de las burradas más increíbles que uno pueda ver en una sala de cines y que le lleva a preguntarse durante todo el metraje si podrán ir a más, tras la última salvajada, y lo consiguen todo el rato. El grupo de amigos y colaboradores de Seth Rogen, con Evan Goldberg a la cabeza, han puesto en marcha un película tan única como bizarra, tan peculiar como desternillante y tan adulta que convierte al resto de comedias adultas del año en películas Disney, casi. Quizá el mundo políticamente correcto en que nos movemos no permite que en imagen real se haga una barrabasada como ésta, y por eso la animación es el lugar perfecto donde enfrentarse a esta película.

Una historia donde los alimentos y objetos de consumo de un gran supermercado están deseando que los compradores se acerquen y les lleven a casa, al más allá, detrás de las puertas, donde el paraíso les aguarda y donde llegarán al cielo. A su particular cielo, dependiendo del tipo de comida que se sea, porque todos están separados en diferentes zonas (comida mexicana, alemana, china, italiana…) y cada uno de ellos ha creado su propia idea del cielo y de lo que es el más allá (¿les suena de algo?). En ese mundo tan peculiar una salchicha y el panecillo del que está enamorado emprenderán una aventura épica con singulares compañeros, donde descubrirán la verdad, la terrible verdad, mientras intentan liberar a los alimentos.

Hay muchas historias secundarias más (ese grupo de salchichas que sí llega a un hogar y la que consigue escapar, ese villano, esos compañeros de viaje…), pero al final pueden imaginar que lo que hace la película es una sátira de la sociedad y la religión en nuestro mundo, sin preguntarse nunca si está llegando demasiado lejos o está pasándose de la raya. Nunca miran atrás, nunca se preocupan de si están ofendiendo. Ofenden porque la sátira, el humor negro, el gamberrismo, tiene que ofender a propios y extraños. Y la película no duda que ese es su camino. No deja de atacar a todos, incluidos ellos mismos, de un modo similar al que lo hizo Juerga hasta el Fin, pero con menos limitaciones.

Si aquella ya les pareció salvaje sobre todo hacia el final, esta lo es mucho más. Los últimos diez minutos de película son simplemente inenarrables, irrepetibles si no los han visto. Como una puñalada al hígado de la corrección política. La suma de todo lo anterior, de esa crítica a la sociedad, a la política, a la deshumanización, a los radicales (no sólo religiosos) que está tan vigente que uno solo puede reírse a carcajadas y luego repasar en qué estado está nuestro mundo. Quizá esa crítica feroz al final queda algo aguada por el hecho de ser animación, pero no importa. La película es una maravillosa muestra de dónde puede llegar la comedia cuando no le ponen barreras. Eso sí, no apta para estómagos sensibles o gente que se ofende con facilidad… Repito, en La Fiesta de las Salchichas hay palos para todo el mundo. Sensacional.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 15 Noviembre 2016 09:24
Valora este artículo
(0 votos)
H

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
Telf. 91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp