Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Homenaje al cine clásico que se queda algo acartonado. Y mira que el regreso de Warren Beatty delante y detrás de las cámaras apetecía bastante y podía llevarnos a un nuevo clásico moderno, una película diferente a lo que vemos hoy en día en salas de cine, con un reparto espectacular y revisando la historia de uno de los grandes mitos de Hollywood, Howard Hughes, en sus años de declive personal, cuando la enfermedad comenzaba a afectarle seriamente. Todo ello desde el punto de vista de un joven, Alden Ehrenreich, que llega a la empresa de Hughes como chófer y va acercándose poco a poco a la figura de quien fue leyenda en la meca del cine pese a sus muchas extravagancias.

Las aspiraciones del joven conductor se complican cuando conoce a una de las aspirantes a actriz de la productora de Hughes, Lily Collins, a la que suele llevar por la ciudad y de la que se enamora, aunque eso supondría romper una de las principales normas de la empresa, no pueden tener relaciones de ningún tipo con las jóvenes aspirantes. A lo largo de los años veremos cómo esa relación va cambiando según se siguen los sueños y aspiraciones, o según se rompen, en un viaje siempre ligado a la figura de Hughes y sus muchos conflictos internos y externos, debido a las peculiaridades que le provocaba su enfermedad. Algunos adorables incluso (lo del helado) otros completas locuras que ponían en serios problemas a su empresa y a aquellos que le rodeaban.

Todo ello narrado con un fuerte aroma a cine clásico, en música, en fotografía, en dirección o diálogos. Y con un enorme reparto que incluye a Matthew Broderick, Candice Bergen, Martin Sheen, Annette Bening, Haley Bennett, Megan Hilty, Taissa Farmiga, Ed Harris, Oliver Platt, Alec Baldwin, Steve Coogan o el propio Beatty, que vuelve a dirigir y actuar tras quince años apartado de las cámaras. Todo eso es maravilloso, como algunos momentos de cine de enredos clásico, o de screwball comedy. Pero nunca termina de funcionar y nunca termina de convencer. Primero porque una cosa es cariño por el clásico, y otra que todo parezca acartonado por querer ser más clásica que las películas de la época. Le falta frescura.

Y le falta saber claramente qué película quiere ser, qué quiere contar. Empieza con una clave romántica, para dar el salto a los enredos, cediendo el protagonismo al personaje de Hughes interpretado por Beatty, para pasar a una clave más dramática, primero en el romance, luego en la propia historia general. No sabe si quiere ser biopic o contar la historia de un joven y sus sueños, o contar la de una pareja que lucha por su amor… Así va dando tumbos de un lado a otro, sin terminar de convencer o arrancar del todo, haciendo que algunos personajes desaparezcan durante parte del metraje o por completo, y que la presencia de algunos actores (Harris, Sheen…) sea poco más que un cameo. Sabe a poco, y sabe a demasiadas cosas. Correcta, pero nada más.

Jesús Usero.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Viernes, 02 Junio 2017 13:11
Valora este artículo
(0 votos)
H

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.