El cineasta está a cargo del relanzamiento del personaje tras su contrato con Warner Bros. y producirá la película. El proyecto no tiene director ni se sabe qué sucederá con Henry Cavill.

      J.J. Abrams y su compañía productora, Bad Robot, alcanzó en septiembre de 2019 un contrato de exclusividad con WarnerMedia por valor de 500 millones de dólares que ligaba a la empresa de Abrams como el universo Warner y DC, y de hecho un primer proyecto ya había surgido de todo ello, en fase de desarrollo. Una franquicia ligada a Justice League Dark en HBO Max como película y serie de televisión que sería el primero de una serie de proyectos ligados a DC. El siguiente puede cambiar el rumbo de la propia compañía en cines al tratarse de un reboot de Superman, uno de los superhéroes más importantes de la historia del cine y el primero para DC, que hasta hace poco tenía los rasgos de Henry Cavill. ¿Se ha terminado esa relación?

El prolífico escritor ya ha colaborado con Abrams en diversas ocasiones, y ahora prepara una serie de televisión que será una antología de pequeños horrores en la que llevan tiempo trabajando.

      Stephen King sigue siendo uno de los escritores de terror más reputados del mundo, con una legión de seguidores incomparable, y con decenas de adaptaciones de su trabajo en cine y televisión, como la reciente The Stand (Apocalipsis), serie de la que hemos hablado en profundidad en las páginas de la revista. Además lleva años colaborando con J.J. Abrams, desde la serie 11.22.63 a las dos temporadas de Castle Rock, a la recientemente presentada Lisey’s Story, que estrenará Apple TV+ y que protagoniza Julianne Moore junto a Clive Owen, entre muchos otros. El reparto es espectacular y la serie promete ser un thriller magnífico, pero además ha servido para conocer un nuevo proyecto entre Abrams y King en el que están trabajando.

El cineasta vuelve a televisión de forma más directa con tres proyectos para HBO Max que incluyen el spin off de El Resplandor, Overlook, y una nueva serie con personajes DC.

Parece ser que el multimillonario acuerdo de Warner Bros. con JJ Abrams y su Bad Robot para producir todo tipo de contenido, empieza a dar sus frutos. Y los empieza a dar en forma de series de televisión con tres nuevos proyectos destinados a HBO Max, el servicio streaming de Warner que se estrena en breve en Estados Unidos y que contará con algunas de las ideas más interesantes del mercado. De momento, ya sabemos que, como bienvenida, tendremos el especial de Friends que reúne a creadores y protagonistas. Y ahora, además, tendremos las nuevas series de JJ. Abrams, quien seguía ligado al medio como productor ejecutivo pero que ahora estará más ligado a estos proyectos.

La productora de J.J. Abrams estaría cerca de ser la responsable en Warner de llevar a cabo los proyectos televisivos y cinematográficos ligados a la Justice League Dark de DC Comics..

Aunque muchos se han lanzado a asegurar que JJ Abrams será el responsable de los proyectos, no es así y se trataría de un clickbait de campeonato, así que permitidnos explicar la noticia, tal y como la ha narrado Deadline en completa exclusiva. Como sabemos, Warner Bros y DC Comics llevaban años detrás de lanzar una película de su Justice League Dark, un grupo de héroes ligados a lo sobrenatural que incluye personajes como John Constantine, Zatanna, Deadman o Madame Xanadu y que ya tuvo película de animación. En un momento determinado Guillermo del Toro estuvo ligado al proyecto antes de que se cancelase… Y por otro lado sabemos que Warner Media ha firmado un contrato exclusivo con Bad Robot, la productora de JJ Abrams, por un valor de 500 millones de dólares, según rumores, para desarrollar proyectos de cine y televisión.

Al parecer el director de los Episodios VII y IX de Star Wars tuvo a otra persona en mente para ser Rey.

Jessica Henwick es un nombre conocido entre los fans de Marvel. La actriz era una de las protagonistas de Iron Fist, la serie de Netflix, y también apareció en Juego de Tronos, lo que ha hecho su rostro uno conocido en el mundo del cine, además con su pequeño papel en la nueva trilogía de Star Wars. Ahora hemos descubierto que Henwick estuvo a punto de ser Rey, el papel que acabó siendo de Daisy Ridley en la saga.

En una reciente entrevista, el cineasta ha hablado de la importancia que tuvo ver en pantalla la película de Marvel a la hora de terminar la saga Skywalker en la gran pantalla.

Pese a la división de opiniones y pese a los ataques de parte de la crítica y el público, la última entrega de la saga Star Wars, El Ascenso de Skywalker, ya está generando millones de dólares en todo el mundo y, además, ha sido mejor acogida por la audiencia que entregas anteriores. Quizá esté dejando un sabor agridulce entre sus responsables, pero no ha sido un reto sencillo, y JJ Abrams, director, productor y coguionista de la película, ha hablado de ello y de la importancia que tuvo ver Vengadores Endgame a la hora de terminar el Episodio IX de Star Wars, porque el reto no era fácil, pero viendo la película de Marvel, se dio cuenta de que era posible, como ha comentado en una entrevista con BBC 5

"Sabíamos que cualquier decisión que tomáramos complacería a alguien y enfurecería a otra persona".

Star Wars : El Ascenso de Skywalker se estrenó el 20 de diciembre con críticas divididas, ferviente fandom y mucha guerra entre el público. Pero un tema que ha sido prioritario para muchos es si la cinta de J.J. Abrams está tratando de corregir los errores percibidos en Los últimos Jedi de Rian Johnson (2017). En una sesión de preguntas y respuestas de la Academia luego de la proyección de la película, el director desacreditó la idea de que existiera cierta perturbación en la fuerza entre él y Johnson. En cuanto a los fans que sienten que ha sido una película sin sustancia para un final de la saga, dijo: "tienen razón". Y con respecto a Los últimos Jedi, y a los que tienen una reacción positiva con este noveno episodio dijo, "las personas que lo aman más que nada también tienen razón". Y señalando que es imposible complacer a todos, Abrams contestó: "Sabíamos a partir de ésto que cualquier decisión que tomáramos (una decisión de diseño, una decisión musical, una decisión narrativa) complacería a alguien y enfurecería a otra persona", según Vanity Fair.

Star Wars: El Ascenso de Skywalker consigue cifras astronómicas en Norteamérica.

No creo que a nadie le sorprenda que la ganadora de la taquilla este fin de semana sea Star Wars: El Ascenso de Skywalker, el noveno episodio de la saga Skywalker que aparentemente concluye aquí y que nuevamente ha dividido a fans y crítica. La aprobación de los fans es muy superior a las tibias críticas que ha recibido de la prensa, justo a la inversa de lo vivido por Los Últimos Jedi. Está claro que la película no ha gustado a todo el mundo, pero el fan parece más dispuesto a abrazarla, o al menos eso indican las primeras reacciones y el boca a boca que se está transmitiendo. Pese a todo la caída del sábado al domingo ha sido exagerada y la película obtuvo más de la mitad de su recaudación inicial el viernes (contando con las proyecciones del jueves, claro), lo que hace pensar en un camino nada sencillo para la película con los días que tiene por delante. Aunque las navidades ayudarán mucho a que la cifra inicial se multiplique, como sucedió con Los Últimos Jedi.

Crítica de la película Star Wars. El Ascenso de Skywalker

Emocionante y épica por momentos, creada para los fans, fallida en muchos aspectos.

Da la sensación de que JJ Abrams estaba tan empeñado en contentar a todo el mundo, que por el camino se olvidó de hacer una buena película y nada más. El Episodio IX tiene momentos excepcionales, emotivos y vibrantes, pero también lagunas de guión espectaculares, un ritmo atropellado y giros imposibles sacados de la manga en lo que es el peor aspecto de la historia, un guión demasiado tramposo, demasiado acelerado y demasiado confiado en sus momentos impactantes. Como si el hecho de que algo nos devuelva a nuestra infancia, sirva y baste para que olvidemos que se trata de un despropósito sin sentido. No siempre, ojo, pero a veces sí que sucede. En determinados momentos y en aspectos que ahora conviene no mencionar.

Toda la primera parte de la película se pasa a la caza de un macguffin que conviene no revelar, pero que lleva a los personajes a danzar se un lado a otro en una búsqueda curiosa y llena de aventuras, pero demasiado atropellada. Demasiado acelerada quizá para que así no nos planteemos por qué sucede tal o cual cosa, porqué determinada otra ha sido ignorada, y por qué los personajes hablan muchas veces de lo que van a hacer sin tener muy claro nadie cómo van a conseguirlo. Al ser tan acelerado no nos da tiempo a pensar que nada encaja, que demasiadas cosas suceden por pura casualidad o chiripa (no, no se trata de la Fuerza, se trata de momentos que son clave pero no cuadran porque suceden demasiadas casualidades a la vez…).

El director de El Ascenso de Skywalker, el cierre a la saga de los Skywalker comenzada en 1977, asegura que Carrie Fisher adivinó que dirigiría esta película antes que él.

Para entender la situación, curiosa, a menos de un mes del estreno de la película, hay que recordar que Carrie Fisher falleció antes del estreno de Los Últimos Jedi, cuando todavía no se había anunciado que JJ Abrams volvería a la franquicia tras El Despertar de la Fuerza para ponerse a los mandos de la tercera película de la nueva trilogía y dar cierre a la historia. Incluyendo a Fisher en el reparto reutilizando las tomas no empleadas de la actriz en las dos películas anteriores y con todos los trucos que pudieron emplear para que ella estuviese en la película. Pero pese a eso, la actriz parecía saber que Abrams sería el elegido.

Página 1 de 2