Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Con Derecho a Roce ***



Sí, otra comedia romántica que llega a nuestras carteleras. Y sí, el género anda de capa caída desde hace ya bastante tiempo, aunque también es cierto que llevábamos varios meses sin una comedia que realmente se adecuara al género propiamente dicho. Sequía por todas partes para un género que ante todo sigue teniendo sus seguidores pese a los múltiples palos que le seguimos dando por parte de la crítica. Y normalmente son películas bastante agradecidas, porque nadie suele salir a defenderlas, y, con todo y con eso, suelen dar justo lo que se espera de ellas.

Lo que más me asustaba en principio de esta película eran los rumores que llegaban de aquellos que la habían visto asegurando que no era una mala película. Que era una buena comedia romántica que se sustentaba sobre sus dos jóvenes estrellas sin por ello dejar de tener momentos realmente inspirados en lo que respectaba al humor. Me daba miedo porque muchas veces las expectativas no se cumplen y lo prometido acaba por ser deuda a largo plazo. Y o los protagonistas realmente no tienen tanta química o al humor ni se le ha visto ni se le espera. Tengo que admitir que agradezco estar equivocado en mis temores. La película ha resultado ser mucho mejor de lo esperado.

También es cierto que existe cierto recelo ante cualquier cosa en la que aparezca Justin Timberlake, porque los cantantes que se convierten en actores suelen caer en lo mediocre en muchas ocasiones, y porque de Timberlake casi todo el mundo recuerda su etapa de estrella de pop juvenil junto a su grupo. Por si a alguien no le quedó claro que el chico tiene talento para actuar cuando vio La Red Social (una película que entre el director y el guionista que tenía haría trastabillar a cualquier actor que se despistase y él lo sacaba adelante con galones), que revise los papeles de Timberlake en SNL y compruebe su talento para la comedia. No sabemos si será una estrella o si se convertirá en algo pasajero. Pero no se le da mal esto, así que dejemos de atacar por atacar (yo el primero).

Con Derecho a Roce no revoluciona el género porque el género no tiene visos de ser revolucionado de aquí a mucho tiempo. Tampoco lo pretende. Pero sí que pretende ser más ácida y más cáustica con las relaciones sexuales y sentimentales que el resto de comedias románticas. Intenta dar una mirada descreída y honesta sobre los peligros de las parejas con respecto al sexo sin ningún tipo de compromiso. Es como un remake de Sin Compromiso, estrenada en primavera, sólo que tiene más sentido del humor y más mala uva.

No podemos engañarnos tampoco, todo su cinismo y sarcasmo le dura hasta el último tercio, que es cuando las cosas se ponen serias y la película vuelve a los derroteros comunes de la comedia romántica sin saltarse ni un solo paso en el camino y con una ausencia total de mala leche. Como si se le acabaran las fuerzas. O, mejor dicho, como si tuviera que plegar velas y rendirse incondicionalmente a los patrones preestablecidos por el género. Si en La Cruda Realidad el personaje de Gerard Butler quedaba poco a poco domesticado, en esta son ambos protagonistas los que se domestican según avanza la película hacia su tercer acto. De hecho hay una falsa comedia romántica dentro de la película, una que ven los protagonistas y que es la quintaesencia de la baba romántica, con un Jason Segel pasadísimo de vueltas, y a la que Con Derecho a Roce quiere ridiculizar. Y lo logra. Sólo que poco después se baja los pantalones para convertirse en un clon de esa falsa película.

Podríamos decir que dos tercios de Con Derecho a Roce son un ejemplo de lo que el género debe representar, con personajes divertidos, extraños y algo bizarros, empezando por los dos protagonistas y sus manías dentro y fuera de la cama, pero sin dejar de lado a, por ejemplo, Woody Harrelson como ese editor de deportes gay, o Patricia Clarkson como la madre de Mila Kunis. Ambos están magníficos dando vida a dos personajes… diferentes. Algo tendrá que ver que el director y coguionista de la película sea Will Gluck, quien ya nos sorprendió con Rumores y Mentiras hace un año, una película refrescante que, igual que esta, se edulcoraba en su tramo final.

Por supuesto la química entre Kunis y Timberlake es excelente, y ambos juegan con la ventaja de que sus personajes son interesantes. Sus escenas de sexo juntos son lo suficientemente divertidas como para que merezca la pena pagar la entrada, y la ausencia de humor escatológico ayuda bastante. Además Kunis es un torbellino y juega muy bien con el choque cultural que supone mudarse de Nueva York a Los Angeles y viceversa. Son motivos para ver la película y reírse un buen rato, sin más milongas.

Lo que realmente duele de Con Derecho a Roce es que cuando la mesa ha sido puesta y nos han presentado un aperitivo apetecible y un primero de buen ver, el plato principal es más de lo mismo. Es una vuelta a todos los tópicos del género, a la baba y a las mismas historias de siempre. La trama del padre del protagonista con Alzheimer es moñas a más no poder, y basta con compararla con la madurez de El Origen del Planeta de los Simios para ver en qué se han equivocado. Y eso que la saca adelante el siempre genial Richard Jenkins.

Al final lo que queda es un producto más que correcto dentro de su campo. Una buena comedia romántica que hará las delicias de las parejas que acudan a verla con algo más de acidez y mala baba que de costumbre (repito, las escenas de sexo son geniales), pero que se olvida en breve y que no termina de ser la revolución que necesita desesperadamente el género.

Le faltan agallas y le sobra baba. Pero sigue siendo muy divertida.

Jesús Usero

{youtube}Q9CpMeVWDaY{/youtube}

Modificado por última vez en Viernes, 30 Septiembre 2011 10:55
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp