Imprimir esta página

Paranormal Activity 3 ***

Jesús Usero Octubre 20, 2011
Valora este artículo
(0 votos)

No las llevaba todas conmigo cuando comenzó la proyección de la tercera entrega de esta popular saga de terror, entre otras cosas porque la segunda entrega me pareció un tostón soberano que ni añadía nada a la original ni era capaz de inquietar lo más mínimo, y que casi tenía más pinta de drama matrimonial que de película de terror. La original, sin ser nada del otro mundo, me había convencido mucho más y me había conseguido inquietar en suficientes ocasiones (valoro más el miedo y la incertidumbre que los sustos fáciles a base de ruido) como para tenerla en buena estima.

Pero ya una tercera entrega… No me parecía a mí que los responsables fuesen capaces de seguir exprimiendo el invento con algo de inteligencia, pero mira tú por donde lo han conseguido haciendo un triple salto mortal al pasado, a finales de los 80, para contar la historia de dos hermanas y su amigo imaginario, Toby. Y la propuesta funciona por varios motivos. Primero el estilo visual tiene más que ver con la primera entrega, sin tanta cámara de seguridad ni gaitas. Segundo, el ritmo es preciso y sabe administrar los sustos y el suspense para crear una sensación de pánico en torno a las dos niñas y quienes cuidan de ellas (la madre y el novio de ésta), que da mucho juego.

Valga como ejemplo la escena del tirón de pelos de la hija o el susto a la canguro. En ambos casos saben emplear muy bien la puesta en escena, tanto con una narración en paralelo como con un movimiento de cámara muy sutil que da mucho juego. La ausencia de tecnología punta y la invisibilidad de la amenaza suman muchos puntos a una trama de madre incrédula y “padre” curioso que nos lleva a plantearnos qué sucede realmente cuando dormimos, no sólo nosotros, sino nuestros hijos, llevando un paso más allá la propuesta de la original. El mayor miedo es que algo pueda suceder a nuestros retoños en mientras dormimos y la película lo explota con mucho acierto. Y si no, vean las charlas nocturnas de la hija pequeña y verán que sensación de malestar generan…

Han sido tan listos como parar hacer trampas en el tráiler, ya lo descubrirán, y jugando con el tema de Bloody Mary (bien subtitulado por la versión castellana, Verónica), los espejos y la cámara en primera persona del final. Esos espejos que llenan la casa y dan mucho juego, como lo da la tozudez de la madre.

Lo malo, como siempre, es lo previsible de la trama, que no se aleja ni un paso de lo visto en las dos anteriores. Vamos, que o cambian de registro o la cuerda no da más de sí. Con todo un ejemplar producto de terror que funciona casi sin efectismos de sonido ni música y que es perfecto para ver una noche de Halloween cualquiera. Yo no soy de miedo fácil y lo he pasado bastante mal, así que, pasen y disfruten.

Jesús Usero

Modificado por última vez en Lunes, 24 Octubre 2011 16:37

Artículos relacionados (por etiqueta)