La gran aventura de Winter el delfín ***

Jesús Usero Noviembre 11, 2011

Relato tradicional familiar apto para todos los públicos, La Gran Aventura de Winter, El Delfín, es una película perfecta para reunir a toda la familia un sábado por la tarde en el cine y emocionarlos con una de esas historias basadas en hechos reales, cercana, posible y real que tan bien se les da a los americanos poner en el horno a cocinar para llevar a las masas a verla. Es cine familiar entrañable y con un puntito de amargura, pero siempre con cierto sentido del humor, con esa continua lucha por la superación a la que se enfrentan sus personajes y con una meta, que es la de intercalar un mensaje de esperanza a la vez que hace pasar un buen rato.

He oído a mucha gente comparar la película con Liberad a Willy y cosas similares, y mientras que, al menos con el argumento, la cosa sí puede sonar a película con delfín o bicho acuático, luego tenemos algo bastante distinto entre sus imágenes. No porque no sea cine infantil, sino porque lo es menos. Durante su metraje siempre me pareció ver la sombra de otras películas como The Blind Side o Secretariat volar sobre esta con mucha mayor fuerza que la de Willy. Los valores que defiende la película, el tipo de cine que vende y donde mejor suele funcionar en USA, es mucho más cercano a esas películas. Ese niño introvertido y que tiene que pasar el verano estudiando, esas dos familias rotas que se conocen, todo el asunto del primo que va a la guerra y vuelve mutilado… todo ello va configurando una trama de buenos sentimientos y de apoyo a la familia que suena bastante a las otras películas, aunque argumentalmente pueda parecer tener más que ver con Willy.

Y eso está bien, hasta cierta medida, como integra con una mayor complejidad que en otras del género, las historias de las familias, los problemas de la madre, la tragedia del primo, la lucha por superarse, el sentimiento de sentirse parte de algo, la familia reunida… la película trabaja las claves dramáticas con mayor profundidad que muchas propuestas de género familiar. No es necesario que lo haga, pero lo hace y se agradece. Podía ser mucho más imple. Plana. Pero no lo es.

Entonces es cuando te das cuenta de lo bien que está el reparto, con Ashley Judd a la cabeza (cuánto tiempo sin verla…), Kris Kristofferson y, por supuesto, Morgan Freeman. Y los niños que nunca llegan a ser repelentes. La historia respira verdad y el delfín no se dedica a hacer cabriolas y movimientos “chulos” para hacer la película más divertida. Es honesta, no tiene cinismo alguno y en sus pequeños momentos se respira un aire de realidad bastante apetecible.

Aunque cargue las tintas en el mensaje y aunque Morgan Freeman (dueño y señor de la pantalla) tarde los suyo en aparecer, aunque sea conservadora y blandita. En los tiempos que corren es una película que merece mucho la pena ver en familia.

Jesús Usero

{youtube}Fh552eqfIlk{/youtube}

Modificado por última vez en Sábado, 12 Noviembre 2011 15:44