Attack the Block ★★★★

Miguel Juan Payán 05 Dic 2011

Crítica de la película Attack the Block

Buena ciencia ficción al estilo británico y en plena celebración de la serie B con su propia personalidad.

Siempre digo que la propuesta británica de géneros es interesante como alternativa al cine que nos llega de Estados Unidos, y esta película lo confirma plenamente. Los propios lectores pueden sacar sus propias conclusiones después de verla por un procedimiento relativamente sencillo: comparen sus resultados con los de Super 8, una de las películas más taquilleras y que mejor aceptación consiguieron el pasado verano. Ambas tienen a la chavalería como protagonistas. Pero, obviamente, la chavalería estadounidense estilo Spielberg y años ochenta, no tiene nada que ver con los descarados sinvergüenzas que habitan esta otra fábula británica, y por supuesto su encuentro con los extraterrestres es más del estilo La guerra de los mundos o Invasores de Marte, esto es, a tiro limpio, que el domesticado y edulcorado hijo bastardo de las bestezuelas Disney que fue E.T. Y si a ello le añadimos un sentido del humor perverso asentado firmemente sobre la autoparodia y un cinismo social que se revela esencial como motor del sarcasmo, tenemos un espectáculo ciertamente apetecible que además ha sido recibido con justificada expectación por los aficionados no sólo al cine de ciencia ficción, sino también por los amigos del cine capaz de sorprender y dar buen juego como espectáculo y diversión respetando la inteligencia que se le supone a los espectadores.

El Londres marginal, el que salió ardiendo el pasado verano por un mosqueo del personal, es el paisaje en el que se desarrolla un encuentro en la tercera fase entre unos bandarras posiblemente incluso más peligrosos que los bichos que deciden visitar nuestro planeta con intenciones de okupas recalcitrantes y no deseados. El argumento se desenvuelve además con unas claves que inevitablemente parecen esgrimidas por el director como una especie de guiño u homenaje a un título de culto de la serie B norteamericana, Asalto a la comisaría del distrito 13, dirigida por John Carpenter, con los chavales librando la batalla contra los alienígenas en un bloque de pisos que se convierte en su reducto sitiado para resistir la invasión. Desde esa clave, la película se sitúa en una línea de trabajo que le dio también muy buenos resultados a otras dos producciones europeas, más concretamente galas, igualmente emparentadas a título de homenaje con la película de Carpenter: Nido de avispas, dirigida por Florent Emilio Siri en 2002, que se movía más en clave policíaca, y  La horda, dirigida por Yannick Dahan y Benjamin Rocher en 2009, que se movía más en el territorio del terror, haciendo su particular y recomendable propuesta sobre el cine de zombis.

Ambas películas podrían formar una buena trilogía con Attack the Block, que jugando las bazas de la ciencia ficción ha conseguido enamorar a los aficionados al género y al cine de serie B mostrándose orgullosa de pertenecer al mismo. Además de dirigir, Joe Cornish también se ha ocupado de escribir el guión, área esa de guionista en la que vista su contribución a títulos como Zombies Party y Arma fatal y además este trabajo cabe esperar con interés cómo ha escrito para el cine las aventuras de uno de los superhéroes Marvel más singulares, El Hombre Hormiga, miembro de Los Vengadores que es además todo un homenaje a otro clásico del género de ciencia ficción de los años cincuenta, El hombre menguante. Pero como realizador ha sabido otorgarle a los personajes la parte del león en su propuesta, sin que ello signifique que el hecho de estar al mando de una producción de serie B orgullosa de serlo, esto es, con presupuesto limitado respecto a lo que suelen gastar los norteamericanos en estas mismas peripecias, le lleve a descuidar la presentación de los efectos visuales de la parte más fantástica de su fábula. Muy al contrario: los alienígenas están muy logrados, resultan temibles e inquietantes, nos meten totalmente en la película. Lo que ocurre es que el mejor efecto especial esgrimido por Cornish está en sus frases de guión desternillantes y en un reparto que inevitablemente me ha recordado el tono de la serie de televisión Misfits, también británica y que anda ya por su tercera temporada.

De la alianza de esos elementos se nutre el principal logro de esta comedia de ciencia ficción, en mi opinión superior a Super 8, o por lo menos más madura y, lo que es aún más importante, menos previsible en su desarrollo argumental. Más descarada y provocadora en su planteamiento de entretenimiento sin complejos. Te ríes y además continuamente la reconoces como una aventura muy conseguida en el marco de la ciencia ficción. Por otra parte, va a coincidir en fechas próximas con la llegada a nuestra cartelera de otras dos producciones que de alguna manera forman parte de una manera similar de entender el cine de ciencia ficción de serie B sin ambiciones de ser lo que no es. Me refiero a Trollhunter, divertida producción noruega de fantasía de André Ovredal, y Rare Exports, coproducción entre Noruega, Finlandia, Suecia y Francia dirigida en 2010 por Jalmari Helander. Sobre ambas espero poder hablar también en esta página, pero anticipo ya que el trío que forman con Attack the Block es un interesante retorno de la serie B a una cartelera agotada de las poco estimulantes propuestas de serie A en clave fantástica o de ciencia ficción más convencional que están llegando a nuestra cartelera en los últimos tiempos. Del mismo modo, aprovecho para reclamar un espacio necesario y muy saludable para la explotación cinematográfica de este tipo de productos llegados de cinematografías distintas a la estadounidense, capaces de abrir puertas que la producción nacida en Hollywood nunca se atrevería ni a tocar, sumida en su empeño de llegar al mayor número de espectadores posibles y con la calificación por edades más amplia, la de “todos los públicos”, tan castrante algunas veces para la madurez de las propuestas argumentales y de lenguaje y situaciones vividas por los personajes.

Frente a todo ello, ya digo que Attack the Block es la alternativa más madura, descarada y desternillante de Super 8, reconociéndole a cada una sus aciertos, pero sin olvidar que ésta es más atrevida y original.

Miguel Juan Payán

{youtube}_fYuGR5KGtc{/youtube}

Modificado por última vez en Sábado, 26 Enero 2019 13:55
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp