El Monje ***

Jesús Usero Enero 24, 2012

Curiosa y cuidada producción hispanofrancesa con el tema de la religión y las tentaciones como telón de fondo. Ambientada en la España del siglo XVII, la película tiene tantos puntos de interés como motivos para considerarse fallida, lo que deja al espectador un sabor de boca agridulce ante una rara avis cinematográfica que nunca termina de explotar sus puntos de interés, pero que tampoco deja que la historia languidezca por completo. Quizá sea que la novela en la que se basa, escrita en 1796 por Matthew Lewis y considerada una de las primeras novelas góticas, es demasiado compleja para atrapar su esencia en poco más de media hora de metraje. O quizá sea error del director y guionista Dominik Moll.

La película cuenta la vida de Ambrosio, un monje que fue abandonado de bebé en la puerta de un monasterio y que ahora como adulto predica en Madrid, siendo adalid de la fe, la rectitud y la verdad, con Dios siempre como poderoso aliado contra el pecado y la tentación, aunque parezca que el diablo tiene aún otros planes para él. La película navega entre la hipocresía de Ambrosio, sus creencias y su creciente deseo por Antonia, una joven que le admira, motivado por un joven monje que esconde su rostro deforme tras una máscara, Valerio.

Divaga demasiado la cinta, que a veces peca de contemplativa y derivativa, sin centrarse nunca en los muchos aspectos morales y narrativos que trata de abarcar. La trama de religión, hipocresía y misterio está bien trazada aunque no sorprenda a nadie, y los momentos en los que los personajes permanecen mirando a la nada se multiplican, mientras que no llega a explotar los elementos de terror o góticos propiamente dichos, como son la máscara de Valerio o las visiones de Ambrosio, por mucha luz de velas y mucho viaje al cementerio que nos encontremos. La escena en que Ambrosio ve el fantasma de una persona que él condenó es perfecto ejemplo. Tampoco ayudan en la narración esas transiciones con el ojo de cámara cerrándose poco a poco, que saben a cine caduco y pasado de moda, y no a clásico.

No aprovecha la España del siglo de Oro y las calles del supuesto Madrid parecen desiertas y abandonadas. Eso sí, la ambientación es soberbia, con esas calles de piedra y esos paisajes áridos que reflejan muy bien el alma de los personajes, la dualidad en el corazón de Ambrosio, las luces y las sombras de cualquier ser humano. El Monje tampoco se deja llevar por el morbo en las escenas de sexo o violencia, cosa que se agradece, y permite gozar de un Vincent Cassel soberbio, muy bien acompañado de un reparto con mucho sabor español (Sergi López, Jordi Dauder, Javivi…).

Nos queda un buen drama con tintes góticos pero que podía haber sido mucho mejor de dejarse llevar menos por la contemplación y más por la interesante y pasional historia de un hombre que siempre denunció el pecado hasta que se convirtió en pecado. Una historia sobre las miserias del alma humana y de la religión, que no llega a cuajar pero que resulta más que interesante en esta peculiar película.

Jesús Usero

{youtube}3PPL5MzX-6g{/youtube}

Modificado por última vez en Martes, 31 Enero 2012 15:15