En Tierra de Sangre y Miel ***

Jesús Usero Marzo 02, 2012


El estreno como directora de Angelina Jolie supone un duro drama sobre la Guerra en los Balcanes. Una historia centrada en las mujeres que sufrieron y padecieron aquel conflicto a través de las prisioneras de un campo de concentración en serbio, y sobre todo de la relación entre dos personajes, prisionera y guardia, que se reencuentran en mitad del conflicto con los papeles totalmente cambiados, sin ser capaces ninguno de los dos de comprender las líneas que los separan. Un buen debut para la estrella de Hollywood que cuenta una historia interesante y con un buen reparto, pero que no es capaz de hacer encajar todas las piezas del puzzle a la perfección.

Serán errores de novata, será un interés demasiado marcado por hacer su historia un melodrama, el caso es que la película funciona en gran medida, pero no termina de cuajar en su desarrollo. Une momentos de gran tensión y crudeza con otros que son más propios de una telenovela matinal americana, bordeando el ridículo de estos momentos con cierto pulso, pero no siempre consiguiéndolo. No ayuda el hecho de haber rodado la película en inglés con actores de Europa del Este, porque lo que se supone que le da credibilidad, el acento, realmente se la quita. Si quieres rodar con gente de allí, rueda en su idioma, si quieres inglés, hazlo con actores que dominen el inglés.

Digo esto porque la película bebe a mares de La Lista de Schindler, en su planteamiento y sus personajes, en su trama central y su enfoque de ciertos factores. Se sitúa del lado de las mujeres bosnias y coloca a los serbios como principales villanos. Es el mismo juego que Spielberg empleaba en su película, y éste optó por rodar en inglés con actores ingleses, no probar fórmulas raras. Y Jolie no es Spielberg, narrativamente hablando. Ella está aún aprendiendo. Por ese lado es por donde más cojea la película.

Luego brilla, mucho, al mostrar los horrores de una guerra que ha sido la más cruenta en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, una guerra entre hermanos, por motivos políticos y religiosos (dudosa la forma de emplear estos mismos en la película). Arturo Pérez Reverte suele recordar de cuando en cuando en sus artículos lo que vio y vivió en aquella guerra como periodista. Y la película refleja ese horror con excelente realismo. Un viandante asesinado de repente por un francotirador, una mujer violada frente a las demás en el campo de prisioneros, la inoperancia de Naciones Unidas, un bombardeo nocturno de morteros, una paliza a la protagonista que intenta escapar, los serbios usando a las mujeres como escudos humanos (escalofriante). El combate callejero final está filmado con un pulso sensacional. Un viaje a lo más mezquino y terrible de la condición humana. Nuestra naturaleza. Algo polarizado, sí, poco neutral. Pero no por ello menos real.

Lo que me queda claro es que hay madera de directora de lujo tras esta primera película. Hay mimbres. Si la dejan hacer y el público no la abuchea por atreverse a dirigir (parece que a algunos les duele en el alma que la señora de Brad Pitt tenga talento además de belleza).

Jesús Usero

{youtube}FWGFUbFlHRY{/youtube}
Modificado por última vez en Viernes, 02 Marzo 2012 22:47