Contraband ★★★★

Miguel Juan Payán 13 Mar 2012

Crítica de la película Contraband

Contrabando es una buena propuesta de cine policíaco con intriga creciente y elementos del cine de aventuras. Versión norteamericana de la coproducción europea Reykjavic Rotterdam, dirigido por el protagonista de aquélla, Baltasar Kormákur, Contrabando juega muy bien sus cartas para convertirse en una propuesta de cine policíaco con personalidad propia construida sobre su curioso argumento que acaba dando lugar a una de las propuestas de cine policíaco más interesante que he visto en los últimos años. Empieza como una trama más o menos convencional que les voy a resumir en lenguaje sencillo. En esencia: chico malo (Wahlberg en uno de sus papeles hechos a medida, como un traje, tipo Cinco hermanos), que se salió del mundo criminal y ahora es autónomo y está casado con un pibón (Kate Beckinsale, no hace falta decir más, señores), fue ladrón y se ha pasado a instalar sistemas de seguridad (eso suena bonito, pero es como poner a la zorra a cuidar gallinas). Pero el gilipuertas de su cuñado, un niñato que tiene dos buenos guantazos aplicados con la mano llena desde el principio de la película, se mete en una movida de contrabando de drogas y le obliga a volver al mundo criminal para salvarle el culo de un tipo muy chungo, interpretado por Giovanni Ribisi a medio camino entre una versión gótico-siniestra (como dirían en La chispa de la vida) del capitán Jack Sparrow de Johnny Depp y una traca valenciana. Ribisi es bueno, pero aquí está ligeramente pasado de vueltas y tan caricaturesco que acaba por hacer que la interpretación del otro destacado secundario del reparto, Ben Foster, nos recuerde el estilo contenido de Ryan Gosling en Drive, no digo más.

Así las cosas, nuestro protagonista, hombre con pelotas e ingenio, se nos presenta casi como una criatura que parece salida de las novelas de Elmore Leonard, un héroe que no quiere serlo pero que como se ponga a la tarea les va a dar sopas con ondas a todo el resto de pringados que hay metidos en el lío. Incluido el macarra de Ribisi, que también tiene, como el personaje de Sebastián interpretado por Foster, mucho en común con los personajes de antihéroes y villanos que componen la fauna criminal de las novelas de Elmore Leonard. Un ejemplo: la escena de paliza Wahlberg-Ribisi, con la niña mirando. Otro ejemplo: los problemas con el alcohol de Sebastian/Foster. En ambos casos, una muy astuta y talentosa manera de darle trasfondo a las vidas de esos personajes “secundarios”, construyendo más solidez y verosimilitud para la historia en general. Y con la máxima economía de planos, diálogo y metraje.

La construcción de personajes y la forma de tratarlos visualmente, alternando esos planos cercanos e incluso muy cercanos de los rostros, se asocia con una narración de las secuencias de acción creíble y trepidante para meternos de cabeza dentro del relato. En ese sentido, ojo al trabajo de iluminación sobre Kate Beckinsale, que rompe totalmente la imagen de heroína de fantasía que se ha ido construyendo sobre ella en la saga Underworld y le devuelve claves de actriz y belleza que no tienen nada que ver con ese estereotipo, sin hacer que deje de ser una de las mujeres más atractivas que se asoman al cine actual.

Hasta ahí la cosa les habría quedado como un aseado relato criminal, más o menos convencional en algunos momentos y personajes, algo previsible, pero visualmente bien servido y competente como entretenimiento. Pero llegados al punto en el que la fábula va camino de estancarse en el más de lo mismo, se produce un giro en la historia, nos subimos a un barco con el protagonista y sus socios, entre ellos Lukas Haas, que tiene papel breve pero significativo, y el argumento se aproxima más a un relato de aventuras, con viaje incluido, en el que se instala la acción, la intriga y lo novedoso con una fluidez que hacen crecer el relato en el momento preciso, para convertirlo, como he dicho antes, en una de las propuestas más interesantes que vamos a ver este año de cine policíaco con elementos de aventuras e intriga creciente que nos garantiza evasión y tensión creciente durante el resto del metraje. Incluye esa fase más aventurera una peripecia con atraco y tiroteo muy competente situada en el lugar idóneo para abrir paso a la fase final en la que el guión acumula acciones en paralelo acelerando los acontecimientos con Kate Beckinsale ganando protagonismo en el slalom final y haciendo crecer el personaje de Sebastian.

No es magia del cine, sino buena ingeniería de guión servida por un grupo de actores muy competentes. Ribisi no interpreta así de caricaturesco por su gusto. Es que le han marcado esa pauta a su personaje, precisamente para que contribuya al mejor funcionamiento de la evolución del personaje de Ben Foster, edificando una trama secundaria de relación entre ambos muy curiosa que refuerza la aventura central de Mark Wahlberg, proporcionando al espectador una subtrama complementaria a la que más tarde se unirá la del calvario que habrá de sufrir Kate Beckinsale en la parte final del relato. Si esto se hubiera quedado sólo en la peripecia de Wahlberg y la aventura en barco, el resultado sería mucho más limitado en eficacia, pero esa eficacia se multiplica cuando al final tenemos tres tramas en el aire que se complementan a la perfección y permiten hacer esa construcción narrativa de acciones en paralelo que dan lugar a una intriga creciente.

Se le podría reprochar un final excesivamente optimista para mi gusto que se corresponde más con el género de aventuras mezcladas con elementos policiales tipo Ocean´s Eleven, que con el cine negro de criminales vertiente crook story, pero se lo perdono porque me ha proporcionado una hora y media de evasión bien construida y novedosa, o por lo menos diferente a lo que nos tiene acostumbrados el cine norteamericano de acción. Así que no dudo en recomendarla con esas cuatro estrellas que le he puesto más arriba.

Miguel Juan Payán

Modificado por última vez en Martes, 30 Octubre 2018 20:28
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp