Lorax ***

Jesús Usero Marzo 29, 2012

Simpática comedia familiar con tintes ecologistas. Lorax nace de la mano de los creadores de otro éxito de taquilla enorme de la animación en 3D como fue Gru, Mi villano Favorito, basado en este caso en uno de los libros del popular Dr. Seuss, autor entre otros de El Grinch o Horton. Así que cualquiera que conozca el trabajo de Seuss, que en nuestro país es casi desconocido en su versión literaria, sabe perfectamente qué va a encontrarse cuando lleve a la chavalería a ver Lorax, porque son ellos los que realmente van a disfrutar y a sacarle provecho a la película, muy enfocada al público infantil y con poco o nada que rascar para los adultos que los acompañen.

Y sin embargo es el primer éxito real de animación que ha visto la taquilla americana en bastante tiempo, con un 2011 realmente mediocre en el que ninguna película de animación terminó por destacar, y en el que hasta la obra anual de Pixar, la más que fallida Cars 2, no dio los resultados a los que nos tienen acostumbrados. Ninguna alcanzó los 200 millones de dólares en USA, una cifra que Lorax parece dispuesta a destrozar de un momento a otro. Algo tendrá el invento cuando ha devuelto a la gente a las salas, y quizá sea el hecho de que han dejado de pensar en los adultos para centrarse casi exclusivamente en los niños de nuevo.

Aquí no encontraremos chistes sobre los huevos de oro, como en El Gato con Botas, ni una tragedia sobre padres e hijos como en Kung Fu Panda 2. Aquí todo se centra en la inventiva visual y en un mensaje ecologista que tira de espaldas por obvio desde el minuto uno, pero que a los más pequeños les encantará. La historia está dividida en dos, con la parte sobre cómo desaparecieron los árboles contada en flashback por un personaje que ocupa la mitad del metraje y que, hay que reconocerlo, es la parte más floja del mismo por la total ausencia de carisma de los protagonistas, incluyendo al Lorax del título.

En la otra parte del relato, la de la ciudad, el público adulto padecerá menos la sencillez del cuento merced a personajes como el de la abuela (brillante en todas y cada una de sus apariciones) y la aventura que supone recuperar y salvar la última semilla de árbol del mundo. Todo ello de forma casi simple, con una animación de presupuesto limitado (nada que ver con los prodigios Pixar o con algunas películas recientes de Dreamworks) pero mucha imaginación y mucha fuerza visual, llenando de luz y color la pantalla desde el primer minuto.

También se trata de una película musical, de esas plagadas de canciones y números musicales desde el primer minuto, casi un homenaje al Disney más clásico, pero sin su encanto ni su inteligencia. Las virtudes de Lorax están en ese poderío de diseño visual y en la sencillez de lo que sucede, lo que la hacen perfecta para los más pequeños de la casa, aunque quizá se haga algo más cuesta arriba para sus padres, sea por el cargante mensaje o por su ausencia de pretensiones.

Jesús Usero

{youtube}DdLV3whI8Uc{/youtube}

Modificado por última vez en Martes, 03 Abril 2012 10:39