Hombres de negro III ****

Miguel Juan Payán Mayo 22, 2012

Hombres de negro III es tan buena como la primera y personalmente me ha divertido más. Las terceras partes pueden ser mejores que las segundas.

Eso es lo que pensé mientras veía la película. Esta tercera parte es mejor que la segunda, principalmente porque el paso del tiempo ha permitido que la maniobra de explotación de la franquicia se maquille y justifique añadiendo nuevos elementos, incorporando un mayor número de oferta de evasión y espectáculo y sin perder en ese proceso la esencia de la saga.

Me refiero a que sigue habiendo humor como característica dominante, pero además tiene detrás un argumento que incorpora el viaje en el tiempo como herramienta para esquivar el riesgo de repetirse. Porque, no lo neguemos, Men in Black II demostró que Men in Black I ya lo había dicho todo y más allá de intentar extraer beneficio económico del asunto no requería secuela alguna.

Así que hasta ver Men in Black III estaba convencido de que ésta adaptación de un cómic era película de un solo disparo, el primero, y todo lo que viniera después iba a ser más flojo o repetitivo. Pero la tercera entrega me ha demostrado que la franquicia puede tener todavía cosas que contar siempre que los guionistas estén tan dispuestos a mover ficha como lo están en esta ocasión.

{youtube}bC3jKoAmxyg{/youtube}

Hay algunos detalles llamativos que dejan claro por qué me ha gustado más que la segunda entrega, e incluso me ha entretenido más que la primera. Para empezar, estamos ante un curioso ejercicio que es secuela pero al mismo tiempo cuenta con elementos que se encaminan más hacia la construcción de un reboot. Lo que han hecho es mezclar ambas cosas, de manera que retienen el personaje de K interpretado por Tommy Lee Jones al principio de la película, pero al mismo tiempo, organizan una peripecia de viaje en el tiempo para justificar la ausencia del veterano actor y su sutitución por la versión más joven del mismo personaje que interpreta Josh Brolin en un ejercicio camaleónico de Tommy Lee Jones que me temo pueda pasar desapercibido como trabajo de interpretación notable por estar enmarcado por un entorno de ciencia ficción y rodeado de trucos visuales, pero ciertamente pone de manifiesto el talento de este gran actor al que pronto veremos en Gangster Squad.

Además, ese juego propicia un protagonismo más claro en solitario de Will Smith, que no nos engañemos, desde el principio ha sido el alma de esta función, el motor de la franquicia. Astutamente no han caído en la trampa de convertir la película en un panfleto de alusiones contra el racismo de otras épocas aprovechando que la trama se traslada a finales de los años sesenta. Sólo han incluido un par de chistes sobre el tema, el primero ambientado en nuestra actualidad y realmente muy bueno por todo el significado que encierra: me refiero al niño, Will Smith y el batido. Es el mejor chiste de la película, más allá de los guiños habituales sobre figuras célebres, las modelos, Andy Warhol, Lady Gaga, los Rolling Stones y demás.

{youtube}EbA4ZIRFOAY{/youtube}

Lo mejor que siempre ha manejado la saga, desde su primera entrega, ha sido el ritmo. Las primera duraba 98 minutos con créditos, más de hora y media que sin embargo se hacía más corta, lo cual habla en su favor como producto de evasión y entretenimiento. La segunda fue la más corta, 88 minutos, y también la más escasa, produciendo una sensación como de cansancio y repetición de la fórmula, a pesar de que con la clave de darnos más de lo mismo resultara moderadamente entretenida y además tuviera a su favor a Lara Flynn Boyle en el papel de Serleena. Lo curioso es que la tercera dura ciento y poco minutos, es la más larga, pero me ha parecido más entretenida que las dos anteriores y se me ha hecho corta. Nos parece más corta porque es rápida. Hay una escena, el momento en el que Warhol empieza a explicarle al agente K Jr. un tema en el que el personaje de Brolin le corta y va al grano en el diálogo, justo en el momento en que el propio espectador estaba pensando lo mismo: corta y cuéntame lo que interesa para la trama de persecución contra el tiempo que estoy viendo, colega, no te enrolles. Esa secuencia es el mejor ejemplo del principal acierto de la franquicia, especialmente en su primera y su tercera entrega: la capacidad para entender qué busca su público, que en definitiva es el que paga. Por eso también han atenuado y aligerado el rollete romántico, pisando el acelerador en todo lo que resulta secundario frente al argumento principal.

No pierden el tiempo en tramas secundarias ni diálogos prescindibles y van tan al grano como requiere el interés y la preferencia del público cuando se sienta a ver este tipo de producto. Lástima que muchas otras películas de este mismo género no tengan esa habilidad para hacer algo parecido a tomarle el pulso al público y sintonizar de manera tan ajustada su ritmo al mismo. Porque esa sintonización es lo que garantiza el máximo entretenimiento sin perderse por caminos secundarios y acabar mandando la película a la cuneta por falta del ritmo apropiado a la historia y las expectativas del público frente a la misma.

Del ritmo perfectamente medido que tiene esta película tenemos noticias desde el principio de la misma, con una especie de prólogo de acción trepidante precedido por esa broma para alegrar la vista que nos da el tono perfecto para disfrutar del resto de la película: chica impresionante con escote pronunciado (Niciole Scherzinger) llevando una tarta a una prisión para un peligroso delincuente…

A partir de ahí, pisan el acelerador y entramos en una montaña rusa donde el propio viaje en el tiempo es como la caída por un tobogán de feria tecnológica dedicada al futurismo.

Otra cosa es que para ello sea necesario ponerse gafas y verla en 3D. Creo que la película no lo necesita.

Resumiendo: un perfecto producto de evasión y diversión sin complejos que se despliega como una especie de híbrido entre la secuela y el reboot.

Miguel Juan Payán

{youtube}4j3W7o71vGE{/youtube}

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Lunes, 04 Junio 2012 10:50