El Gran Año ***

Jesús Usero Junio 07, 2012

Simpática y entretenida comedia sobre los sueños y la obsesión. El Gran año es una película que, todo sea dicho, pasó sin pena ni gloria por la cartelera americana de forma algo injusta, no sólo por contar con un más que competente reparto para la comedia, sino porque la película en sí merecía mucha mejor suerte. Llega con bastante retraso a nuestro país, y eso no quiere decir que vaya a tener mucha mejor suerte en España, pero no estaría de más echarle un vistazo a la película, porque acaba sorprendiendo. No desde su inicio, sino poco a poco, dejando un poso más que interesante si se es paciente con ella.

La historia gira en torno a una competición anual que tienen lugar en Estados Unidos, en la que aficionados a la ornitología de todas partes del país buscan avistamientos de pájaros. Quien más haya visto al final del año, gana. Todo un año buscando pájaros por los diversos estados, para romper el récord que ostenta el personaje de Owen Wilson, un sueño que tiene un pobre diablo con un trabajo espantoso y divorciado (Jack Black) y un ejecutivo de éxito que busca retirarse y dejar su compañía para cumplir el sueño de hacer esa competición (Steve Martin), llamada El Gran Año.

Posiblemente sea la mejor película de Owen Wilson y Jack Black que vemos en años. Contenidos, centrados, interesados por dar vida a dos personajes que son más complejos de lo que a simple vista parecen, lejos de las payasadas y los excesos de ambos, mucho más en la línea de Steve Martin, y que además se encuentran respaldados por un reparto de secundarios simplemente sensacional, con nombres como Anjelica Huston, Rashida Jones, Kevin Pollack, Jim Parsons, Tim Blake Nelson, Dianne Wiest, Rosamund Pike, Brian Dennehy o Anthony Anderson.

Es una comedia, de tono agridulce a veces, pero simpática, que busca no sólo hacernos reír, cosa que consigue en los momentos adecuados, sino que nos interese la historia y los personajes, cada uno con su trasfondo y su drama personal, nada del otro mundo y realmente lo menos original de la película, pero bien servido y haciendo interesante lo que cuenta, algo que debemos también al ritmo impuesto por el director, David Frankel, quien dirige aquí posiblemente una de sus mejores películas. Aunque eso no sea mucho decir (Miami, Una Pareja de Tres…)

La película da un paseo por los sueños y las obsesiones, por lo que perdemos en el camino por estar demasiado ocupados buscando pájaros. Por lo que realmente supone triunfar, por los sueños y las traiciones, por la amistad y la familia. Con ternura y sentido del humor, haciendo que sus personajes nos interesen. Hay que darle cancha a la película para que nos atrape, y tiene un bajón de ritmo antes del tercer acto que casi hace que todo se tambalee. Pero tiene corazón, tiene sentido y tiene humor. Y un trío protagonista que nos convence de que sus personajes son personas, que es lo que, al final, hace que funcione tanto la comedia como el drama que habitan en esta pequeña película. Eso, los pájaros y los paisajes. Y un final agridulce… como la vida misma, con aves o no.

Jesús Usero.

{youtube}BRMMft0io-k{/youtube}

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Lunes, 11 Junio 2012 12:18