Desmadre de Padre **

Jesús Usero Agosto 28, 2012

 

Nueva comedia de Adam Sandler que termina por ofrecernos lo mismo de siempre. Quizá el mayor cambio respecto a anteriores trabajos de esta película sea que, además de la R con la que la censura la ha catalogado en USA, Sandler regresa a uno de sus personajes outsider, relativamente gamberro y bastante friki con los que se hizo popular hace tiempo, y que últimamente tenía algo abandonados para dar vida a padres de familia de clase media relativamente normales. Vamos, que el Donny de esta película tiene más en común con Zohan o El Aguador que con Click, Sígueme el Rollo, Niños Grandes o Ejecutivo Agresivo, por citar algunas. Como dedicar una película entera a la gemela de Jack y su Gemela, en lugar de a Jack.

Lo cierto es que cuando Sandler se acerca a este tipo de personajes frikis es bastante más divertido que cuando se vuelve más “normal”. Y no tiene que ver con la dichosa R de la censura. Que haya tacos y de cuando en cuando algún desnudo no hace una película más divertida, pero que el ingenio sustituya los habituales chistes sobre fluidos corporales y pedos del actor, sí. Creo que le ocurre desde los tiempos de la tristemente olvidada Little Nicky. Y ésta, como aquella, también ha sido un fracaso en la taquilla. Será que el público prefiere al Adam Sandler más regular…

La trama nos sitúa ante un adolescente que vive un idilio con su profesora y la deja embarazada (una espectacular Eva Amurri). Mientras ella va a la cárcel él se hace cargo del niño, algo que 25 años después ha provocado que, de adultos, Sandler, que se convirtió en una fugaz estrella de la televisión debido a su relación, y su hijo, Andy Samberg, no quiera saber nada de su padre en los días previos a su boda. Un inesperado suceso los volverá a unir. El resultado es, básicamente, lo mismo de siempre, engaños, enredos y similares para ensalzar los valores de la familia, la sangre y el cariño, incluso cuando nuestra familia no es como quisiéramos. La misma película que Adam Sandler lleva años haciendo, enmascarándola bajo diversas fórmulas. Nada nuevo bajo el sol.

Esa falta de riesgo es lo que termina por matar a la película, por mucho desnudo que haya y por mucho que los chistes hayan sido depurados evitando, en la mayoría de casos, la escatología más barata. Al final es la misma película de siempre. De lo que habla, cómo lo cuenta… Todo es lo mismo. Sí, tiene algunos momentos ciertamente divertidos, más que en anteriores películas, como el partido de beisbol, la historia inicial, todo lo que rodea a la abuela, la despedida de soltero, los criados chinos o el nombre original de Samberg, pero termina por ser insuficiente para justificar casi dos horas de metraje. Pasada la primera hora, todo se hace demasiado cuesta arriba, excepto para los más fans del actor. Y, sinceramente, habiendo visto este verano Ted o El Dictador, las dos comedias adultas del año, el listón está demasiado alto para Adam Sandler. Aunque ofenda menos que en anteriores ocasiones.

Jesús Usero.

{youtube}Ec3EdVj53bY{/youtube}

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Martes, 28 Agosto 2012 16:34