Eternamente Comprometidos ***

Jesús Usero Septiembre 04, 2012

 

Jason Segel nos trae una simpática comedia sobre el amor y el compromiso. Y digo Jason Segel porque el actor es el motor de la película junto a su compañero de correrías y director, Nicholas Stoller. A la sazón ambos firma el guión y producen la película junto al gurú Judd Apatow, mientras Stoller dirige y Segel protagoniza, lo mismo que hicieron en la mucho más exitosa (y mejor, para qué negarlo) Paso de Ti, que hablaba de las rupturas y lo difícil que resulta encontrar pareja tras una, mientras que aquí prefiere hablar del compromiso y de lo complicado que resulta encontrar a nuestra media naranja, mucho más conservarla.

La película nos presenta a una joven pareja que decide comprometerse y que, por diversos azares de la vida, ve como ese compromiso se alarga, y se alarga más, sin llegar nunca a concretarse, ya sea por otras bodas imprevistas o porque hay que mudarse debido a la aparición de un trabajo soñado. Llegados a un punto las amarguras y los sinsabores empiezan a aflorar en una pareja aparentemente perfecta, haciendo que los sueños se rompan quizá para siempre. O no, ¿quién sabe? Bueno, no creo que haya que ser un licenciado en escritura de guiones para saber cómo acaba esta. Tampoco es el problema, lo que interesa es si la película está bien contada o no.

Lo curioso de Jason Segel es que despierta tantos amores como odios, y la gente a veces acaba por cansarse de ciertas figuras (Seth Rogen sería otro ejemplo), cuando aparecen delante nuestra a todas horas. Aquí, quizá por trabajar con su propio material, el actor se las ingenia para destacar con una excelente interpretación de un tipo que ve como poco a poco todos sus sueños se escapan en pos del gran amor, mientras que del otro lado vemos a Emily Blunt, brillante, capaz de decirlo todo con una mirada, como la mujer por la que uno es capaz de renunciar a todos los sueños.

Sabe jugar con la ironía y con un sentido del humor a veces bizarro y único (las cacerías, los estudios de Blunt y sus compañeros…), aunque menos acertado que en Paso de Ti, más de sonrisa que de carcajadas muchas veces. Como si hacerse mayor supusiese que no te debes reír tanto. Pero funciona como lo hace el guión porque es una historia cercana, real, con la que podemos identificarnos todos. Sin problemas. Y con secundarios como Rhys Ifans… La cosa es aún más fácil.

El problema es cuando una película así dura más de dos horas. Casi dos horas y cuarto… Sobra material por todas partes. Uno se da cuenta de que a la hora y media de proyección se acaba la historia, y hubiese quedado una película sensacional. Pero no, deciden convertir la historia en Bambi, llenarla de babas y momentos embarazosos para el espectador buscando un happy end totalmente innecesario. Lo bueno es que todo lo construido anteriormente no es capaz de ser borrado por ese exceso final. Una pena, podía haber sido mucho mejor, y durar mucho menos.

Jesús Usero.

{youtube}RZBPEsgCmqs{/youtube}

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Miércoles, 05 Septiembre 2012 09:55