Hotel Transilvania ***

Jesús Usero Octubre 22, 2012

Divertida y gamberra revisión de los clásicos del terror para todos los públicos. Siempre he dicho que no soy muy fan del humor que predica Adam Sandler, que sus comedias me resultan demasiado buenrrollistas y basadas en humor escatológico, pero contenido, como para hacerme gracia. Seguramente es culpa mía, no lo sé, pero si de verdad se quiere ser salvaje, no basta con reír cada vez que sale una flatulencia en pantalla. Si te lanzas a ello, o vas hasta el final, o te quedas a medio gas. Por eso me ha sorprendido tanto Hotel Transilvania, una película de animación familiar, producida y protagonizada por el propio Sandler en versión original, que tiene menos chistes sobre el tema antes mencionado que de costumbre y que, sin ser una maravilla, divierte y entretiene a casi cualquier persona. Con un puntito de sano gamberrismo e irreverencia que no se lo salta un torero.

Porque aquí están todos los monstruos clásicos, habidos y por haber, desde brujas a zombies, pasando por el yeti, la gelatina de Blob, gremlins, armaduras poseídas, Quasimodo o cabezas reducidas… Y por supuesto los reyes del asunto, Drácula, el monstruo de Frankenstein, El Hombre Lobo, el Hombre Invisible y la Momia, aunque pasados por un tamiz muy peculiar, como que el Hombre Lobo es padre de familia numerosa, el Invisible un neurótico modelo Woody Allen y Frankenstein un tacaño que se autoenvía por correo para no pagar billetes. Y Drácula tiene una hija que va a cumplir la mayoría de edad y quiere conocer mundo, pese a los temores del padre. Todos ellos se refugian de los humanos en un curioso Hotel al que llega Jonathan, un mochilero muy peculiar que pondrá el hotel patas arriba.

Eso de que sean los monstruos los que temen a los humanos (salvajes y bestias), es suficientemente divertido como para llevar toda la película adelante, pese a la trama manida de cumplir los sueños y dejar crecer a los hijos. Pese a que esto no es Pixar y la animación es buena pero no excelente (ha costado la mitad que una de Pixar). El humor es el hilo conductor y hace que todo funcione y encaje, desde los ataques de ira de Drácula a unas pulgas en su nido de amor. Y los zombies… ellos solos ya se merecen un spin off. Así que aquí el humor Sandler funciona y funciona muy bien.

Si a eso le sumamos un brillante trabajo de doblaje en la versión española (cuesta reconocer a los dueños de cada voz, sabiendo quienes son, y personajes como el de Mario Vaquerizo son magníficos). Y todo ello en una película sin pretensiones, divertida e irreverente. Nostálgica a su manera, aunque quizá demasiado oscura para los más pequeños, sin llegar nunca al nivel de la reciente Frankenweenie, por ejemplo. Perfecta para ver en familia, pasar un buen rato juntos y divertirse junto a esta pandilla de monstruos (la peli tiene un puntito cercano a Una Pandilla Alucinante) y que te apetezca llegar a casa y revisarte de nuevo los clásicos del terror de la Universal.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Miércoles, 07 Noviembre 2012 16:24