Detachment (El Profesor) ***

Jesús Usero Noviembre 01, 2012

Amarga mirada al mundo de la educación, con un reparto de nombres consagrados. Detachment es una película dura, muy dura, de esas que tienen tanto drama que a veces resulta difícil de creer que tanta cosa mala pueda suceder en un solo sitio o a una sola persona. Pero, la verdad, sólo hay que asomar la cabeza a la ventana y observar el mundo un poquito para darse cuenta de que no anda nada desencaminada la película a la hora de dibujar los cimientos de una sociedad que parece derrumbarse un poquito cada día más. Y lo hace mirando en sus cimientos, en la educación de los jóvenes.

Adrien Brody da vida a un profesor de instituto suplente. Pese a su talento y a su forma de enseñar que hace que los alumnos se identifiquen con él y quieran aprender, nunca permanece demasiado tiempo en un sitio y así evita producir lazos sentimentales, sentirse parte de algo. Pero quizá todo eso tenga que cambiar cuando llegue a uno de los peores institutos de la ciudad, donde todos los alumnos parecen alienados por la sociedad, los profesores apáticos, amargados o deprimidos, y la directora en una guerra con la administración que no puede ganar. Y cuando acoja a una adolescente que vive sola en la calle, quizá sus ideas y su mundo perfectamente calculado, se derrumbe por su propio peso.

Hay que alabar la labor de la película a la hora de hacer creíbles muchas de las historias que nos cuenta. A la hora de hacer este instituto parte no sólo de la sociedad americana, sino de cualquier país occidental. Va dejando detalles que alimentan esa sensación de realismo, de lugar posible, de tristeza y desesperación. La reacción de los alumnos a un nuevo profesor, el modo en que éste se los gana, la llegada de una madre insultando porque han expulsado a su hija (la criatura se dedica a amenazar y escupir a los profesores…). Son medios que enganchan a la historia y nos hacen partícipe de ella porque lo vemos en muchos colegios e institutos propios.

Y cuando en un reparto además de Brody cuentas con nombres como Marcia Gay Harden, Christina Hendricks, Lucy Liu, William Petersen, Tim Blake Nelson, James Caan o Blythe Danner, tienes gran parte del trabajo hecho. Sobre todo jugando con esa relación con la joven que encuentra Brody en la calle y que se convierte en una especie de hija o hermana pequeña para el personaje. Aunque es cierto que acumula ciertos tópicos y que durante un buen rato la película deambula sin rumbo fijo, acumulando tragedias y momentos desgarradores, aunque interesen más cosas como el personaje de Blake Nelson, que se siente invisible.

Deja buen sabor la película pese a ese exceso de drama, por una resolución final firme y elegante, con esa lectura de Poe, por no conceder demasiado a la galería. Sabe manejar el material que tiene para hacer una buena película, un buen drama, que de haber sido pulido un poco más, podría haberse convertido en un referente para nuestros tiempos. Aun así, merece la pena.

Jesús Usero.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Sábado, 03 Noviembre 2012 20:56