Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Digno final para una de las sagas más taquilleras de los últimos años. La familia Cullen dice adiós a las salas para tristeza de sus millones de fans y lo hace con una entrega que es muy superior a la anterior y que anda más en la línea de Eclipse que en la de Luna Nueva. Y antes de que me lluevan palos hasta en el DNI aviso con lo de las estrellitas de rigor. Hay que tener muy claro cuando se ve una película qué tipo de película es y a quién va dirigida. Por eso siempre hay que leer la crítica además de guiarse por las estrellas que le ponemos. Película de fans para el fenómeno fans que ha sido Crepúsculo. Dentro de eso, es una buena película. Pero no llega a lo que nos ofreció por ejemplo Los Juegos del Hambre.

Llega el final, la conclusión de la trama, el enfrentamiento definitivo entre los protagonistas y los Vuituri, los personajes más interesantes de las películas, para qué engañarnos (quizá debido ante todo a los actores contratados para darles vida), y durante todo el metraje, que no pasa de la hora y tres cuartos, tiene uno la sensación de que está ante una película de los X-Men, aunque más cerca de X-Men 3 que de la segunda parte, por ejemplo. Hay entrenamientos y poderes varios y la sensación de que una batalla final se acerca para definir las cosas de una vez por todas. Ver a Bella probando sus poderes en el bosque, o afinándolos con la chica que produce electricidad… Suena a peli de mutantes. Y eso llega a más público.

Sobre todo porque también hay más sentido del humor (Jacob y el padre de Bella con una revelación que lo cambia todo, por ejemplo, o el primer abrazo de Bella y Edward), más sexo, nada explícito, y menos babas y ñoñadas. Más sensación de película de acción y aventuras a la que le faltan mimbres para ser una gran película del género, hay diálogos algo pobres y personajes subdesarrollados para llenar una serie de televisión. Pero entretiene sobre todo a quien no es fan de la saga, está bien filmada y la batalla final es de lo más salvaje que se ha visto en un tiempo. Con muchas cabezas volando y mucha violencia, aunque no sangre.

Y llega un punto en que los actores no necesitan ya ni esforzarse con su personaje. Las pullas constantes entre Jake y Edward, Bella corrigiendo su postura para volver a parecer humana, Dakota Fanning en plan sádica… Se les nota tan cómodos en sus papeles, tan habituados a ellos que con muy poco tienen conquistado al público, a su público. Además que sabe “piratear” otras fuentes, y no es difícil encontrar chistes sacados hasta de Serenity, como el comentario entre la nueva pareja surgida de la espera, una pareja que, por cierto, es bastante más interesante que algunas de las que hemos conocido a lo largo de la saga. Y que tiene química. Y que hace el trayecto para aquél ajeno a la saga y sus fans la mar de entretenido. Porque hay que reconocerles eso, han hecho una última película con elementos que pueden resultar muy apetecibles y simpáticos a cualquiera, no sólo a los fans. Han vuelto a intentar abrir la saga, y Bill Condon parece haber pillado el punto a la misma para conseguir que esta segunda parte nos haga más tilín a cualquiera que tenga que ver la película o que acabe viéndola por casualidad. Como será el caso de muchas parejas.

Sí, se deja en el tintero lo más jugoso a nivel de guión y personajes, como es la sed de sangre de Bella, resuelta en dos patadas, la unión entre Jacob y Renesme, algo que va más allá de lo sentimental, que pasa a lo animal, o los verdaderos motivos de los villanos y de algunos de los héroes, como esa peculiar pareja rusa que luego reparte guantadas como panes de hogaza. Vamos que no indaga en lo que podría convertirla en mucho más que un fenómeno fan. Pero tampoco se regodea en planos eternos de la protagonista llorando la ausencia de su amor, en comedia romántica de medio pelo, en escenas de miradas intensas sin fin entre los protagonistas y en demás vacíos sin sentido de otras entregas. Hay acción y la trama sucede con ritmo, avanza continuamente preparándote para una batalla final que además está muy bien. ¿Se le puede pedir más a esta película en concreto?

Si hay que criticarla realmente, además de lo mencionado antes sobre su guión y las múltiples influencias, el problema está en la producción. Y no me refiero a cosas como la fotografía, muy buena, o la banda sonora del excelente Alexander Desplat. Me refiero a esos efectos visuales que en cualquier serie de televisión están mejor hechos en la mayoría de los casos. Carreras en el bosque, saltos, el bebé (dios mío el bebé… que vergüenza produce, sobre todo esa cara congelada en un plano en movimiento…), hasta cuando conducen se nota la pantalla verde y unas limitaciones de presupuesto enormes. Y con todo el dinero que ha generado la saga… suenan a risa las limitaciones. Y cantan por soleares muchos efectos.

Así que el resultado final es una digna película con romance, acción y aventuras, que tiene un final que no voy a decir pero que resulta un poco… de chiste. A tomadura de pelo. Tanta gaita, tanta batalla… en fin. Que supongo que será heredado del libro. Así que tampoco es culpa de la película. Pero no cuela. Es sin duda lo más lamentable de una decente película, más que correcta, que consigue hacerse interesante de principio a fin. Los fans la van a adorar. Los no fans, como un servidor, no sólo no se sentirán ofendidos, sino que hasta se lo pasarán bien. Lo dicho, más Eclipse que Luna Nueva. Y mucho mejor que la primera parte.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Viernes, 23 Noviembre 2012 12:32
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp