Asterix y Obelix al Servicio de su Majestad ***

Jesús Usero 30 Nov 2012

Cuarta y divertida entrega de uno de los personajes más populares del cómic. Asterix y Obelix regresan a la gran pantalla con la cuarta parte de sus aventuras, en este caso basadas en dos cómics, Asterix y los Bretones y Asterix y los Normandos, para animar las salas previamente al puente de diciembre. Como siempre desde hace tiempo, el único que repite es Gerard Depardieu, que ha encontrado en el orondo galo a su personaje fetiche, y del que parece no cansarse. En este tipo de producciones es donde se nota el apoyo del público al cine galo en su país, donde la saga arrasa en taquilla y además permite unos gastos en producción que no tienen nada que envidiar en su resultado a ninguna película americana.

En esta entrega toca viajar a Britania, cuando Julio César dirige su plan de conquista a las islas y la reine se ve obligada a pedir ayuda a los irreductibles galos y su poción mágica para repeler a las huestes romanas. Una misión que embarca a los dos personajes que dan título a la película junto al bretón Buentorax y al sobrino del jefe de la aldea gala, un piernas de mucho cuidado, con aires de ligón y que tiene los rasgos de Vincent Lacoste, al que recordamos de la muy divertida The French Kissers. El resultado son casi dos horas de humor y aventuras para casi toda la familia.

Y es que si bien los críos se lo tan bien como en anteriores entregas, es más que posible que no entiendan todos los chistes que trae la película y que, por una vez, merece la pena ver doblada para disfrutarlos todos, muy bien localizados al castellano. Las referencias y choques a la cultura gala y británica, con unos como guarros y cobardes y otros como estirados y algo memos, hacen que te rías a base de bien. Esa suerte de señorita Rottenmeier que es Miss McIntosh, tratando de educar a un normando, el viaje en bote, el inmigrante indio sin papiros, la hora del té o el partido de rugby son sólo unas pocas, por no hablar de las coñas cinéfilas como ese homenaje/parodia a 300 hacia el final, simplemente sublime. O sobre la extraña relación entre Asterix y Obelix, dos hombres adultos que viven solos… Bastante gamberrete y muy divertido.

La mayor pega tiene que ver con la duración de una película que sólo pretende entretener, pero que se va a las casi dos horas de duración, que en determinados momentos menos divertidos de lo habitual, se hace un poco cuesta arriba. Vamos, que uno está más pendiente del próximo chiste o golpe (los españoles en la película, Tristán Ulloa y Javivi lo saben bien), que de la trama. Lo que no sé es lo que durará el nuevo Astérix, Edouard Baer en el nuevo papel. O el nuevo y genial César, Fabrice Luchini, que sólo con su chiste de Star Wars y el de las orgías y el senado ya hacen que ver la peli merezca la pena.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Lunes, 03 Diciembre 2012 15:36
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp