Así Somos ***

Jesús Usero 03 Ene 2013

Alex Kurtzman debuta en la dirección con un sólido drama familiar. Un Kurtzman al que le reconocemos sus muchos guiones para cine y televisión, siempre ligado al de su compañero Roberto Orci, y casi siempre bajo la tutela de J.J. Abrams, su descubridor prácticamente. O quien les llevó a la fama. Suyos son los guiones de películas como Star Trek, Transformers, Misión Imposible III o las series Alias, Fringe o Hawaii Cinco-0. Por nombrar sólo unas pocas. A la sombra de Abrams o no, el dúo se ha convertido en una de las parejas de guionistas más importantes de Hollywood, casi siempre cerca del género fantástico. Por eso sorprende que la primera película como director de Kurtzman, con guión propio y de Orci, por supuesto, sea un pequeño drama familiar, lejos de efectos especiales y explosiones. Lejos de lo que estamos habituados a ver salir de sus plumas.

La historia nos presenta a un joven que va de triunfador por la vida, pero que en realidad es un tipo endeudado hasta el cuello y a punto de perder su trabajo, con una novia a la que no aprecia, y con un padre que acaba de fallecer y al que no soportaba. A partir del entierro descubre que su padre deja todo su dinero a un crío que podría ser el hijo de una hermana ilegítima, toda una revolución en su vida que le hace querer descubrir quién es realmente ese niño y que supone todo ello en su existencia que va a la deriva.

Una historia de redención de casi todos sus personajes, bien construida, aunque demasiado tópica (uno sabe lo que va a suceder paso por paso, sabe de inicio todos los pasos que van a ocurrir y dar los personajes porque lo ha visto en dos mil películas idénticas a ésta). De hecho si los personajes no estuviesen interpretados por grandes actores, si el guión no fuese sólido y decidiese no forzar casi nunca la mano, o si el director no pusiese de su parte visualmente, podría ser, perfectamente un dramón hecho para televisión con cuatro duros. Y se salva de la quema por lo mencionado.

Chris Pine aporta solvencia y carisma al protagonista, aunque el inicio de la película sea titubeante, hasta la aparición de la siempre brillante Elizabeth Banks (ojo a su aparición en el colegio del hijo y cómo lo soluciona), Michelle Pfeiffer que se come a cualquiera que le pongan delante sin despeinarse, Olivia Wilde que sigue creciendo día a día, o la experiencia de Phillip Baker Hall en un personaje pequeño pero importante. Eso hace que momentos como el reencuentro entre Pine y Pfeiffer, la relación casi incestuosa llevada con extrema elegancia… Todo hace funcionar la película, la hace ser emotiva y sincera.

No, no es memorable. Todo el empeño por atar todos los cabos sueltos y al final deja más de uno porque la película se va casi a las dos horas. Y por mucho empeño del reparto, por mucha solidez del guión y por mucho trabajo de dirección sigue siendo previsible y vista mil veces. Buen drama, pero demasiado visto.

Jesús Usero.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Lunes, 07 Enero 2013 13:47
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp